Y, el último hombre #1

Hay series que se convierten en clásicos instantáneos, sin tener que esperar una decena de años como Sandman, V de Vendetta y tantas otras, obras maestras atemporales y aclamadas por la crítica. Con Y, el último hombre ha pasado algo muy parecido, y aunque muchos piensen que es una obra de los 90, o principios del 2000, esta obra es de 2008 y ha sido galardonada con un sin fin de premios. Esta vez editada bajo el sello de ECC con un total de 10 volúmenes y en principio sin cambios de licencia, pues recordamos que su primera edición fue compartida entre Norma y Planeta, algo errática y con una disposición de los capítulos más que extraña.

Portada de Y, el último hombre
Portada de Y, el último hombre

Así pues nos encontramos ante un mundo muy parecido al nuestro, de hecho casi todo es igual, exceptuando, eso sí, que todos los machos de todas las especies han muerto… bueno, excepto un humano, Yorick, y su mono, Ampersand (sí, el símbolo &). ¿Por qué ha sucedido esto? Pues ahí está la gracia de la serie (creo…), y es que no sabemos nada sobre el tema. El mundo ha cambiado en tan solo un par de meses y la Casa Blanca es un caos, la nueva presidenta es la Ministra de Agricultura y la madre del protagonista una senadora. Durante este tiempo el protagonista, Yorick, intenta llegar hasta su madre para comunicarle que está bien, pues a parte de la ausencia de hombres parece ser que la electricidad, teléfonos, etc. no funcionan.

Obviamente el caos se hace patente en los primeros días y empiezan a aparecer grupos antihombres, quienes creen que la extinción de los mismos es una intervención divina. Esto dificulta el movimiento de Yorick, aunque finalmente consigue llegar junto a su madre, quién le sugiere que se quede para repoblar la especie humana, pues en unos años estará abocada a la extinción. Él tiene otros planes, y es que su novia está trabajando en Australia y quiere ir en su búsqueda, pues justo antes que todas las líneas fallaran le pidió matrimonio.

El protagonista, aunque no lo he comentado, es un chico cualquiera, un licenciado sin trabajo aunque con un hobby un tanto peculiar: le gusta el escapismo. Sí, un Houdini actual. Su mono más que ayudarle, en los primeros capítulos le hará un poco de estorbo y pondrá el punto divertido. Otra de las protagonistas es la agente 355, una mujer (obviamente) muy capacitada y con la misión de llevar a Yorick hasta la doctora que puede encontrar las causas de la extinción de los machos. La agente 355, sin nombre, parece saber mucho sobre el tema y tener algunas pistas sobre lo que está ocurriendo. Por otro lado tendremos a las fuerzas Israelíes, quienes buscan a Yorick todavía por motivos desconocidos… Al final parece ser que todos le buscan para una cosa u otra, pero seguro que todas las organizaciones metidas en el ajo pretenden utilizarle de un modo u otro.

Todos los hombres han muerto...
Todos los hombres han muerto…

Brian K. Vaughan juega sus cartas inteligentemente y durante el primer tramo del tomo nos lleva hacia adelante y hacia atrás de forma magistral además de dosificar la información hábilmente. Estos primeros 6 capítulos solo sirven de introducción y puede que nadie se sorprenda en demasía con la serie, pero eso es porque hace falta leer más para comprender lo magnífico de la colección. Los giros argumentales están garantizados y los misterios bien dosificados. Un autor con grandes dotes que ya ha demostrado su valía en series como Saga, Ex Machina o los Runaways de Marvel.

En los lápices tenemos a Pia Guerra, una mujer que ganó el premio Eisner justamente por su trabajo en Y, el último hombre. Sus dibujos son sobrios y definidos aunque con mucho movimiento (mucho “flow”…) y con un gran juego de sombras. Por otro lado el portadista, J. G. Jones, hace un trabajo excepcional y con un gusto exquisito, uno de los mejores trabajas que he visto. Por suerte ECC recoge todas las portadas de los primeros número en un epílogo que lleva por nombre Galería de Portadas, muy descriptivo.

Ampersand con la calavera de Yorick (referencia a Hamlet)
Ampersand con la calavera de Yorick (referencia a Hamlet)

Este primer tomito consta de los 6 primeros capítulos, bajo el nombre de “Sin hombres” y presentándonos el mundo sin hombres del que os he hablado. El total de la edición constará de 10 números con un precio recomendado de 14,95 euros por número y unas 160 páginas a color. Creo ECC ha acertado con este tipo de ediciones teniendo en cuenta los días que corren, pues no todo el mundo se puede hacer con las colecciones de 40 euros el tomo en tapa dura por muy bonitas que sean.

¿Vale la pena? Por supuesto, un clásico instantáneo como ya he comentado antes. El primer número es sin duda el más flojo aunque necesario para ponernos a todos en situación. Dadle una oportunidad y tendréis ante vosotros una de las historias mejor contadas y con un potente dibujo lleno de expresividad y movimiento.

¿Y si fuerais el último hombre vivo sobre la Tierra?

1 Comentario

  1. “pues a parte de la ausencia de hombres parece ser que la electricidad, teléfonos, etc. no funcionan”

    ¿Qué esperas de un mundo gobernado por mujeres?
    Seguro que se pasan todo el día hablando de ir de compras y poniendo a parir a las amigas…

¡No te vayas sin comentar!