40 años sin Bruce Lee

Bruce Lee

Bruce Lee es el más grande. Una vez dicho esto, podemos continuar.

El 20 de julio de 1973 fallecía, en extrañas circunstancias, el maestro Bruce Lee. Su influencia y leyenda en todos los aspectos de la cultura popular ha dejado, y dejará, huella. Bruce Lee fue más que un luchador, fue un filósofo, un rebelde, un innovador y aplicó sus conocimientos en todos los ámbitos de la vida. En sus primeros años estudió la filosofía taoista y su interés por el pensamiento le llevo a estudar filosofía en la Universidad de Washington. Allí, influenciado por los movimientos sociales que surgieron en las universidades norteamericanas a principios de los sesenta, se interesó por pensadores occidentales como Hegel, Marx y Spinoza. Todo este flujo de pensamiento influyó en su proceso vital y lo reflejó en el estilo de lucha que creó: el Jeet Kune Do. Este estilo se basaba en una idea simple:

No tener ningún camino como camino, no tener ninguna limitación como limitación.

Bruce Lee creía en la capacidad casi infinita el individuo para mejorar en todos los aspectos, incluído el físico, aunque cada persona tenga que partir de puntos distintos o avanzar mediante métodos diferentes. Se busca la opción más práctica y simple para lograr nuestro objetivo, explorarnos a nosotros mismos, escuchar nuestro cuerpo y seguir creciendo siempre. Como podéis ver esta filosofía no solo abarca la lucha sino que viene a ser un estilo de vida.

Frente a la vida o el combate debemos mantener una mentalidad “positiva”, sin anticiparnos al resultado del combate, dejando que la naturaleza fluya. Una técnica tan compleja puede deformarse si quien la práctica comete y se deja influenciar puno de estos seis errores fundamentales tanto en la vida como en el combate:

  1. El deseo de victoria.
  2. El deseo de recurrir a la astucia técnica.
  3. El deseo de mostrar todo lo aprendido.
  4. El deseo de atemorizar al enemigo.
  5. El deseo de jugar un papel pasivo.
  6. El deseo de librarse de cualquier enfermedad que nos afecte.

No te establezcas en una forma, adáptala y construye la tuya propia, y déjala crecer, sé como el agua. Vacía tu mente, se amorfo, moldeable, como el agua. Si pones agua en una taza se convierte en la taza. Si pones agua en una botella se convierte en la botella. Si la pones en una tetera se convierte en la tetera. El agua puede fluir o puede chocar. Sé agua amigo mío.

Esta frase, que gracias a un anuncio de televisión ha pasado a formar parte de la cultura popular, resume el pensamiento de Bruce Lee y hace referencia al principio taoísta del Wu wei o principio de la acción natural no forzada. De ahí que el Jeet Kune Do sea un arte de combate muy flexible, sin posturas fijas que se adapta a las circunstancias del combate. También podemos aplicar este método o ideas en nuestra vida para combatir las dificultades cotidianas.

El Jeet Kune Do tiene las siguientes bases:

1. Ser como el agua

Como hemos visto anteriormente, el Jeet Kune Do se orienta para ser un grupo de conceptos dinámico que están en constante cambio, siendo así extremadamente flexible.

2. Economía del movimiento

En Jeet Kune Do la economía del movimiento puede ser vital, ya que fija como objetivos combinaciones de gestos concretas y altamente efectivas sin realizar movimientos muy artísticos como en la mayoria de las artes marciales tradicionales, lo que da como resultado el ahorro de energía, con lo cual la persona cuenta con mayor capacidad para mantener por un mayor período de tiempo una actividad física intensa prolongada.

3. Aprender y desarrollar las 4 gamas/ alternativas del combate

El golpear o alejar con el pie–Perforación o golpeo–Interceptación o atrapes, presas–Ataque.

Esto resulta rompedor respecto al resto de las artes marciales que sólo se entrenan en dos distancias.

4. Cinco maneras de ataque

  • Único ataque angular (SAA) e inversos (SDA).
  • Ataque de la inmovilización de la mano (HIA), ataque de la inmovilización del pie de las contrapartes, que hacen uso de la “interceptación” para limitar al opositor para el uso de ciertas partes del cuerpo.
  • Ataque indirecto progresivo (PIA). Atacar a una parte del cuerpo del opositor, a continuación seguir atacando pero en otra parte para intentar crear una abertura.
  • Ataque de Combinaciones (ABC). Utiliza múltiples ataques rápidos para superar al opositor.
  • Ataque dibujando (ABD). El objetivo es crear una abertura y utilizarla como medio de atacar al contrario.

5. Las tres bases de los conceptos de las técnicas y tacticas del Jeet Kune Do

  • Eficacia: el ataque debe alcanzar su meta.
  • Franqueza: las ideas deben de venir de forma natural y de una manera espontánea.
  • Simplicidad: pensando de una manera sencilla; sin ornamentación.

6. Línea central

La línea central se refiere a una línea imaginaria que está justo en el centro de nuestro cuerpo. La teoría es explotar, controlar y dominar esa línea central del oponente. Todos los ataques, defensas y trabajo de pasos se diseñan para preservar tú propia línea central y para abrir la del contrario. Esta noción se relaciona de cerca con el control que se mantiene en un tablero de ajedrez, siguiendo el JKD una estrategía proactiva.

  • Quién controla la línea central controlará la lucha.
  • Proteger y mantener tú propia línea central mientras que controlas y explotas la de tú opositor.
  • Controlar la línea del centro ocupándola.

Como podéis ver muchas de las ideas del Jeet Kune Do son para el combate, pero muchas de ellas las podemos aplicar en nuestra vida cotidiana.

Bruce Lee influyó en muchos de los actores y personalidades de su época. Siendo Kareem Abdul Jabbar, James Coburn, Steve McQueen o, el filósofo, Noam Chomsky (evidentemente no en la lucha) algunos de los que reconocen ser influidos su filosofía.

Revolucionó las coreografías de las películas de acción y podemos decir, sin dudarlo, que el cine de acción actual está influido por su arte. Nada sería igual sin su peculiar estilo. Vamos a enumerar sus principales películas:

Karate a muerte en Bangkok

Cheng Chao-An (Bruce Lee) es un joven chino experto en artes marciales que llega a una pequeña aldea tailandesa para vivir con sus primos. Allí encuentra trabajo en una fábrica de hielo que en realidad sirve como fachada para un negocio de tráfico de drogas. Cuando uno a uno sus primos van desapareciendo de forma misteriosa, Cheng decide tomar cartas en el asunto y hacer algunas averiguaciones que le llevan a descubrir un complot más complejo de lo que se había imaginado y que sus parientes han sido en realidad asesinados por los tailandeses. Tras perder a casi todos sus parientes, descubrir que su hermosa prima es secuestrada y sin importarle ya lo que pueda sucederle, decide ir en busca del gran jefe para acabar con él y todos aquellos que se interpongan en su camino.

Furia oriental

En el Shangai de 1908, Chen (Bruce Lee) es un estudiante de artes marciales que al regresar a su escuela descubre que su maestro ha fallecido repentinamente, suceso que lo altera demasiado. Tras las insultante visita durante el funeral de los representantes de una escuela japonesa de artes marciales, en la cual les dan un cartel que dice: “Enfermos de Asia”, Chen acude a darles una humillante lección y hacerles tragar sus palabras. Sintiéndose el hazmerreir de todos, los japoneses desatan una espiral de violencia contra los chinos durante la cual se descubre que en realidad su maestro murió envenenado. Decidido a vengar su muerte acabando con todos los responsables, Chen emprende una cruzada contra la escuela japonesa y su aliado ruso Petrov, en la cual necesitará de toda su habilidad marcial para salir victorioso.

El furor del dragón

Tang Lung (Bruce Lee) llega a Roma para ayudar a Chen Ching-Hua (Nora Miao), una amiga de su familia que está siendo amenazada por la mafía local que pretende controlar su restaurante. Al principio, a Tang le chocan un montón las costumbres europeas y por su pinta de campesino, Chen y sus compañeros de restaurante creen que Tang no es más que un paleto que no les servirá de ayuda. Pero todos cambian pronto de opinión cuando durante una de las visitas de los mafiosos, Tang se revela como un maestro de las artes marciales despachando a sus oponentes en cuestión de segundos. Como consecuencia, comienzan una serie de violentos ataques contra el personal del restaurante que culminan con la llegada de un asesino americano llamado Colt (Chuck Norris) que reta a Tang a una lucha a muerte.

Operación dragón

Lee (Bruce Lee) es un experto artista marcial dedicado en un templo budista. Un servicio de espionaje extranjero le solicita que asista a un particular torneo de artes marciales en una isla privada cuyo dueño, Han (Kien Shih), es sospechoso de trata de blancas y narcotráfico, Lee debe reunir las pruebas necesarias. El objetivo del torneo es la contratación de expertos en artes marciales para el ejército privado de Han y por otro lado es una pantalla para encubrir sus acciones delictivas. Lee acepta no porque quiera entrar en el ejército de Han, sino por motivos más bien personales.

Él asiste a la isla junto a otros luchadores extranjeros y participa en el torneo vengándose del agresor de su hermana, O´Hara (Robert Wall), quien la obligó a cometer suicidio en el pasado. Se descubre la muerte de su amigo Williams (Kelly), otro artista marcial y es conminado a unirse al bando opuesto, a lo que se niega. Multitudes de presos son liberados por otra agente china Su Lin y se desata un combate entre los contendientes. Mientras Lee tiene su particular y épico combate con el dueño de la isla, Han.

Jugando con la muerte

Billy Lo (Bruce Lee) es un astro del cine de acción y experto artista marcial, con películas exitosas y taquilleras. De esto tiene conocimiento un sindicato del crimen que le acosa para que trabaje para ellos. Tras la negativa de Lo, los mafiosos deciden deshacerse de él y entonces empieza una guerra sin cuartel entre el sindicato y Billy, primero tratando de amedrentarlo y luego atentando contra su vida. La aparente muerte de Billy conmociona al mundo entero, pero en realidad él ha sobrevivido y planea su revancha.

Después de su muerte, su filosofía y estilo de lucha han sido reconocidas en muchas películas. Vamos a recordar alguna de ellas.

The Matrix

Kill Bill

Karate a muerte en Torremolinos

Además ha influido en la concepción de bastantes cómics, sobre todo estéticamente, aunque el afán de superación y el entrenamiento se puede ver en muchos cómics. Incluso podemos detectar su influencia en el clásico Daredevil de Frank Miller, pese a estar más influenciado por la cultura japonesa. Aquí os mostramos algunos ejemplos.

shang-chi
Shang-Chi, maestro del Kung-Fu
IronFist_8
Puño de Hierro
Spider-Island_Deadly_Hands_of_Kung_Fu_Vol_1_2
Para combatir la invasión arácnida de Nueva York, Spiderman tuvo que echar mano de técnicas ancestrales de Kung-Fu
Charlton-Comics-Yang-5-Kung-Fu-1974-Mint
El bizarro Yang de la Charlton
Dragon1
Kung-Fu Figther de DC Comics

Dentro del ámbito musical, la cultura del hip hop ha sido la que más culto ha rendido a la figura de Bruce Lee. Un miembro de Beastie Boys hizo las siguientes declaraciones:

Bruce diseccionó las disciplinas clásicas y rígidas y las reconstruyó con mejoras más fluidas y prácticas… Las técnicas clásicas no tenían en cuenta la realidad de la lucha callejera. El Jeet Kune Do sí. Era pragmático, basado en la realidad, empírico -no un montón de postureo y tonterías llegadas desde el pasado. Bruce utilizaba todas las maneras pero no estaba limitado a ninguna. “La eficiencia es aquello que funciona”. Resulta que la perspectiva de Bruce era extremadamente similar a la de los artistas modernos de rap.

Además, establece similitudes entre el hip hop y el Jeet Kune Do:

Desde los comienzos del desarrollo del hip hop, antes de que existiese una palabra para describirlo, el hip hop se basaba en la búsqueda por el break perfecto y moverlo alante y atrás en dos platos… Y ese break perfecto podría venir de cualquier lugar: Funk, Bebop, Clásica o Rock -cualquier músico capaz de marcar un ritmo-… Es una música hecha de partes y trozos de sonidos ya existentes y loopeados, hechos collage y mezclados hasta que han tomado su propia identidad.

Otro ejemplo, nos lo da Ken Swift, uno de los pioneros del break dance y que considera a Bruce Lee como una de sus referencias:

Todas las películas de kung fu eran de nuestro estilo. La gente se llevaba palizas, y volvían y se vengaban. Eso era guay, y quizá era algo que veíamos como chicos del barrio como algo con lo que lidiábamos cada día en nuestras vidas, lidiar con la forma en la que teníamos que vivir, en la escuela y en casa.

RZA de Wu Tang Clan es uno de los músicos que nombra a  Bruce Lee como su principal influencia. Recientemente ha cumplido su sueño de protagonizar una película de artes marciales: The Man With The Iron Fists. Además su disco más conocido, Enter the Wu Tang Clan 36 Chambers, es un claro homenaje a Enter the Dragon, la película más conocida de Bruce Lee.

Espero que este pequeño artículo sirva de recuerdo y homenaje al más grande. A la persona que supo combinar la tradición ancestral con la modernidad y cuya influencia se hace notar después de cuarenta años. La mayoría sólo verán en él a un luchador pero si investigamos un poco podremos introducirnos en su pensamiento e ideas, descubriremos cómo vencer la adversidad y que debemos ser como el agua. Be water my friend!

¡No te vayas sin comentar!