American Vampire: El Señor de las Pesadillas

American Vampire: El Señor de las PesadillasLa editorial ECC nos trae un nuevo volumen de la serie American Vampire, aunque en este caso, vuelve a alejarse de la línea principal para mostrarnos un arco argumental que podría considerarse secuela de lo visto en el tomo Selección Natural (podéis leer aquí la reseña). Si bien en aquel volumen se nos hablaba del interés que tenían los nazis por conseguir dominar al mundo mediante un arma secreta, que no era otra cosa que la búsqueda de una raza vampírica pura, ahora la historia nos sitúa unos cuantos años después del final de la Segunda Guerra Mundial, concretamente en el Londres de 1954.

Como habréis visto, este volumen lleva por título “El Señor de las Pesadillas”, haciendo referencia al vampiro más famoso de la historia, Drácula. La verdad es que pese a ser una serie que trata sobre estos seres nocturnos, no había habido constancia ni mención que yo recuerde sobre el padre de los vampiros, ya que hasta ahora, nos habían ido presentando las distintas razas que existían, dando como es lógico una mayor importancia al recién creado vampiro americano. Aun así, Scott Snyder había ido sutilmente sembrando en los lectores diferentes menciones sobre los chupasangres caucásicos y sus características más comunes, para llegar el momento en el que nos presentaría de forma oficial al padre de todos.

Pero, ¿en qué Drácula se basa? Sobre dicho ser existen numerosas historias y leyendas, de hecho el conocido escritor Bram Stoker fue el “creador” del célebre personaje como lo vemos hoy en día en numerosas películas, libros, etc. Aun así, la historia real en la que se basa nos habla de un noble de Valaquia (actualmente Rumania) llamado Vlad Tepes, quien se ganó el sobrenombre de Vlad El Empalador, debido a que utilizaba este método de tortura para acabar con sus víctimas. Si a dicha forma de actuar le añadimos que existen grabados en los que se le ve mojando el pan en la sangre de sus víctimas, que tenía una fascinación morbosa desde niño con las mazmorras del castillo de su padre, y que este vestía con una capa negra, tenemos todos los ingredientes necesarios para idear una de las mayores historias de terror.

Por otro lado, el término Drácula significa “diablo” (en la lengua nativa de Valaquia), aunque no con la connotación que nosotros tenemos hoy en día, sino con el significado de ser “experto” o “fenómeno” en algo. Casualmente, en una referencia que Stoker encontró sobre Valaquia y Moldavia aparecía escrito este término, el cual gustó al escritor, por lo que pasó a llamar así a su nueva creación literaria: Conde Drácula.

American Vampire: El Señor de las Pesadillas

Tras este breve resumen sobre el origen de este personaje de ficción y volviendo al cómic en cuestión, encontramos con que en las primeras páginas, Snyder basa el origen del vampiro más poderoso en una incógnita, dejando al lector que sea él quien decida qué creer, aunque entre los grabados y relatos que se cuentan de forma rápida, aparece como es lógico el de Vlad Tepes y todos ellos apuntan hacia la zona de la actual Rumania. Además, el guionista se acoge a las bases de Stoker para añadir que este ser es capaz de controlar a los vampiros cárpatos, como si de una reina y sus zánganos se tratase, llevando a cabo una guerra contra el resto de chupasangres a lo largo del siglo XVIII.

American Vampire: El Señor de las PesadillasFinalmente, en 1872 los Vasallos del Lucero del Alba lograron atraparlo mientras se dirigía a Inglaterra, momento a partir del cual lo tuvieron escondido bajo el conocido Puente de Londres. Al respecto, es bastante interesante la referencia que se hace hacia Jack el Destripador, la cual no contaré para que podáis leerla vosotros mismos. Toda esta historia es contada por el Agente Hobbes al inicio del tomo con motivo de explicar la importancia del asunto a la Agente Felicia Book, a quien ya conocemos de la serie regular. A partir de este momento, ambos personajes se encomendarán hacia una aventura por lograr detener las intenciones de hacer resurgir a Drácula, para la que contarán con la ayuda de Gus, el hijo de Felicia, aunque este esconde un oscuro secreto…

Un relato que nos llevará desde Londres hasta los abruptos bosques nevados de Rumania, donde encontraremos a nuevos personajes y seres, alguno de los cuales seguramente vuelvan a aparecer en la serie regular. Scott Snyder se encarga personalmente de llevar a cabo el guion de esta historia, algo muy de agradecer debido a su excelente propuesta, la cual sabe plantear de tal forma que el arco pueda ser leído de forma individual y que a su vez se mantenga estrechamente ligado a la serie regular. Junto a este tenemos el trabajo de Dustin Nguyen a los lápices, quien plasma la oscuridad de los hechos de forma clara, siendo perfectamente entendible todo lo mostrado para el lector final.

En cuanto a la edición, ECC ha publicado este número en dos formatos, por un lado la versión económica (rústica) y por otro lado la versión cartoné, para la que han decidido darle un toque más oscuro que a las anteriores publicados, manteniendo eso sí, el mismo estilo. El volumen consta de 112 páginas a color que incluyen los números #1-5 de este arco que fue publicado entre junio y octubre de 2012 en EEUU, teniendo en su parte final las ilustraciones pertenecientes a cada portada original. Este tomo se presenta como un excelente relato centrado en el padre de todos los vampiros, convirtiéndose así en un elemento indispensable dentro de la serie American Vampire.

¡No te vayas sin comentar!