Battle Royale (libro)

battle-royale-portadaHan tenido que pasar catorce años para que finalmente se publique en nuestro país una de las novelas más polémicas de la historia moderna. Muchos de nosotros conocimos su existencia tras buscar información sobre la película, la cual sí que cruzó la frontera de Japón con más facilidad, y tuvimos que conformarnos con el manga, publicado en España gracias a la editorial Ivrea. Pero ahora, de mano de Planeta y bajo su sello Booket (y gracias, supongo, al éxito cosechado por la saga Los Juegos del Hambre) tenemos la oportunidad de disfrutar en nuestro idioma de la historia original, una ucronía/distopía emocionante, salvaje y sobre todo polémica (¿Qué esperar de una novela recomendada por Quentin Tarantino, Chuck Palahnuik o Stephen King?). Bienvenidos a Battle Royale.

En la República del Gran Oriente Asiático está prohibido el rock, esa música decadente. Los jóvenes crecen en un estado totalitario y controlador que promueve la competitividad. Como medida de control de rebeliones, la administración pone en marcha el Programa: cada año, 50 clases de distintos institutos son elegidas para luchar a muerte en la BATTLE ROYALE.
Los alumnos elegidos son aislados en una isla. Las normas del juego son estrictas: no pueden escapar, no pueden contactar con el exterior, y solo puede quedar uno.
Todo está permitido para sobrevivir.
Empieza el juego.
Empieza BATTLE ROYALE.

Publicada en 1999 en Japón y escrita por Koushun Takami Battle Royale ha estado siempre rodeada de la polémica, siendo prohibida incluso en países como los Estados Unidos. No es para menos teniendo en cuenta su historia: 42 estudiantes de quince años son encerrados en una isla bajo una serie de normas que les obligan a matarse entre ellos, una obra cruel y sádica por momentos que al igual que “El señor de las moscas” se trata de una alegoría de la naturaleza humana, siendo encarnados los distintos personajes sociales y juveniles en cada uno de los estudiantes: el niño de mamá, el deportista, la delegada, el otaku…

Así, durante casi setecientas páginas vemos como esos estudiantes dejan atrás su inocencia infantil (aunque como descubriremos algunos de ellos ya hacía tiempo que se habían dejado llevar por su lado adulto y salvaje), viviendo la situación extrema de verse obligados a matar a los que hasta unas horas atrás eran sus amigos, compañeros y parejas. Se trata de una lectura no recomendada para menores o mentes sensibles, ya que si bien gracias a su naturaleza literaria no cuenta con la crueldad que si tienen la película o el manga, si que cuenta con algunos momentos no exentos de detalles y descripciones. De forma coral nos van narrando las diferentes muertes, ya que si bien la historia cuenta con una serie de personajes sobre los que recae mayor protagonismo, la narración salta constantemente de punto de vista con tal de que en todo momento sepamos lo que ocurre en la isla.

La película adaptaba de manera libre alguna de sus tramas, dando más protagonismo a la figura del profesor, interpretado por Takeshi Kitano
La película adaptaba de manera libre alguna de sus tramas, dando más protagonismo a la figura del profesor, interpretado por Takeshi Kitano

Cada alumno reacciona al juego según su forma de ser, sus convicciones o simplemente dejándose llevar por su instinto, algo que el autor consigue retratar a la perfección. Los personajes, a pesar de ser en ocasiones simples clichés de la sociedad, se mantienen fieles en todo momento a su papel, con lo cual es fácil empatizar con algunos de ellos (y consiguiendo con ello que suframos más al conocer su destino). La narración es amena, con descripciones justas y ayudándose incluso en ocasiones de un lenguaje juvenil, de manera que la atención se centra en todo momento en la tensión que rodea a los personajes, trasladándose a nuestra persona y provocando que, si no conocemos la historia, nos empujemos a leer una página tras otra devorando las casi setecientas páginas en un santiamén.

Sin embargo, si eres de los que han visto la película el libro consigue sorprenderte igual, gracias a la importancia que adquieren muchos personajes secundarios, con muchas de sus tramas mejor desarrolladas (aquellos que en la película aparecían simplemente muertos sin explicación alguna más que su nombre, en el libro todos terminan teniendo su pequeño protagonismo en algún momento). El manga se trata de una adaptación más literal (no obstante el propio autor estuvo implicado en su guion), con cambios menores más allá de profundizar un poco en algunas situaciones y el nombre del profesor.

Las ilustraciones del manga se recrean más en el lado salvaje y gore de la historia
Las ilustraciones del manga se recrean más en el lado salvaje y gore de la historia

Y dejando de lado su calidad, otro motivo para hacerse con este libro es su precio. A pesar de tratarse de una novedad esperada durante muchos años Planeta edita sus 683 páginas en edición de bolsillo a únicamente 12.95 €uros… casi que ha compensado la espera. Además incluye un mapa a doble página de la isla donde Shuya Nanahara y los demás deberán matarse los unos a los otros, un extra curioso y útil al mismo tiempo para ir situando a los personajes en todo momento.

Finalizamos pues la reseña recordando que estamos ante una historia para adultos debido a su argumento aunque no a su estilo narrativo, el cual se hace ameno a pesar de su extensión consiguiendo amortizar cada uno de los euros invertidos.

Cuentista. Aficionado a muchas cosas, experto en pocas. Quizá algún día la suerte esté de mi lado y engatuse alguna editorial para que me paguen por una de las cosas que más me gusta: escribir. De momento lo hago gratis, pero las donaciones en forma de patatas fritas y un helado ocasional se agradecen.

¡No te vayas sin comentar!