Superman: Avistamiento en Kansas

Superman: Avistamiento en Kansas¿Es un pájaro? ¿Es un avión? No, es un OVNI. Uno de los temas que suscitan más discrepancias entre la comunidad científica e incluso entre la sociedad en sí, es el hecho de si existe o no vida extraterrestre. La verdad es que muchas veces, al observar el vasto cielo repleto de millones de puntos luminosos, nos vienen a la cabeza este tipo de incógnitas, más si cabe cuando en innumerables ocasiones hemos escuchado historias o visto imágenes de extraños objetos que pululan por el cielo sin razón aparente y que están en principio desligados de toda creación humana. Existen quienes creen con fe ciega en la vida extraterrestre, y por el contrario, los que se oponen rotundamente a esta creencia, pero a día de hoy, toda presencia de un ser vivo ajeno a nuestra planeta sigue sin estar probada, por lo que la incógnita seguirá perdurando.

Basándose en esta premisa, el guionista J.M. Dematteis ideó en el 2003 un relato centrado en el Hombre de Acero donde nos muestra un punto de vista bastante diferente acerca de la llegada del joven Kal-El a la Tierra. No es que esta historia se convierta en un “elseworld”, que es como se conoce a los relatos que suceden al margen de la línea temporal principal, sino que trata de dar un enfoque más realista sobre los sentimientos que pudieron suscitar en los habitantes de nuestro planeta la aparición de Superman. Porque sinceramente, si un día despertásemos con la noticia de que ha aparecido un ser inteligente prácticamente indestructible en nuestro planeta, por mucho bien que se dedique a hacer, ¿cuántos de nosotros pensaríamos en si esconde otros deseos en su interior? Sobre todo tras conocer que no pertenece a este mundo, sino que viene de un planeta lejano, y aunque este esté ya extinto, ¿será veraz su palabra o estarán preparando una invasión?

La verdad es que tras pensarlo fríamente, muchos de nosotros comenzaremos a ver que el villano Lex Luthor, pese a haber cometido atrocidades, tiene una forma de pensar bastante fría, que a su vez podría convertirlo incluso en el salvador de la Tierra, siempre y cuando la versión contada por Superman no fuese la correcta.

Superman: Avistamiento en Kansas

Un planteamiento similar a este debió ocurrírsele a Dematteis cuando se propuso hacer el guion de este cómic. En él nos mostrará la faceta alienígena del último hijo de Krypton a través dos relatos relacionados el primero con el avistamiento de OVNIs y el segundo con las abducciones extraterrestres. La historia comienza mostrándonos como un programa de televisión al más puro estilo “Cuarto Milenio” está recabando información sobre el fenómeno OVNI, y para ello han decidido contar la historia de un granjero de Smallville que llegó a vislumbrar dichos vehículos extraterrestres bastantes años atrás. Este hecho llevará a Superman a volver a su granja para mantener una muy interesante conversación con su padre adoptivo, Jonathan Kent, sobre el que veremos una faceta hasta ahora desconocida del plácido granjero.

Superman: Avistamiento en KansasA partir de aquí, iremos viendo una selección de flashbacks que irán arrojando nueva información acerca de los métodos que Jor-El utilizó para conocer la vida en la Tierra, tornándose así la primera parte del tomo en un cúmulo de ideas y premisas más que interesantes, las cuales asombrarán de buena forma al lector, sobre todo por permitirle conocer detalles bastante escabrosos sobre el pasado del padre natural de Superman. Como os podéis imaginar, todos estos hechos relacionados con extraterrestres comenzarán mostrándose bastante distantes entre sí, pero poco a poco irán acercándose entre ellos, hasta mostrar un nexo de unión que quedará vigente hasta el final. La gran mayoría de los hechos los conoceremos desde el lado más humano de Superman, el del periodista Clark Kent, ya que será él el encargado de cubrir la historia ligada a las apariciones extraterrestres que se han ido comunicando desde años atrás en el pequeño pueblo de Kansas.

Pero, pese a la buena labor argumental que había realizado su guionista en el inicio, la segunda parte del tomo va tornándose bastante confusa con el paso de las páginas, llegando en ciertos momentos a perder el hilo conductor, cosa que le ocurre hasta al propio Superman en las viñetas, ya que este no encuentra una lógica en las respuestas que se le otorgan. De esta forma observamos como un muy buen enfoque que había comenzado de forma prometedora, se va desinflando poco a poco, llegando a un final menos prometedor y esclarecedor de lo esperado.

Al guion le acompaña el trabajo de Jamie Tolagson, quien realiza un dibujo lineal y claro, sin exceso de detalles, los cuales ayudan a que esta extraña historia pueda ser llevada de una forma más clara por el lector. Aun así, el cómic tiene muy buenos matices y apreciaciones, pese a que su final no sea tan bueno como se apuntaba en un principio.

En cuanto a la edición, ECC publica por primera vez en España bajo un solo volumen los dos relatos publicados en el año 2003, comprendiendo 136 páginas a color bajo un formato rústica y un precio recomendado de 12,95€. Como ya he comentado, la primera parte del volumen tiene muy buenas apreciaciones acerca lo que pudo suponer la llegada de Superman a las personas más cercanas a este, e incluso a toda la humanidad, pero la resolución de los hechos finales no consigue mantener el excelente buen inicio que tenía. Aun así, solo por los planteamientos que podemos encontrar en su inicio, merece ser leído detenidamente.

¡No te vayas sin comentar!