Crítica de Elysium

El buen cine de ciencia ficción es algo difícil de encontrar, últimamente y, con Elysium parecía que quizás tuviéramos un buen ejemplo de cómo hacer ciencia ficción. Tras verla, tengo sentimientos encontrados. Elysium es una gran película, una gran película de acción. Su premisa original es muy interesante. La tierra, en el año 2154, sufre de sobrepoblación, de falta de recursos y de pobreza generalizada. Los poseedores de grandes fortunas se refugian en Elysium, una base espacial con todo tipo de lujos y en la que no falta de nada. Como en la buena ciencia ficción, esto sirve para discutir sobre los efectos de la polarización del mundo entre ricos y pobres y para hacer crítica social sobre cómo funciona el mundo hoy en día. Una premisa como ésta podía dar lugar a muchos tipos de películas, dentro del género de la ciencia ficción, pero el director Neil Blomkamp prefiere hacer una película de acción con este mundo de trasfondo y, voy a ser sincero, le ha funcionado de maravilla. En su primera película, District 9, ya usaba el género de la ciencia ficción del mismo modo, haciendo crítica social mientras desarrollaba una película más bien de acción y fue todo un éxito. Esta vez, ha hecho una película de corte más tradicional, pero siguiendo con esa interesante mezcla de acción y ciencia ficción.

elysium

Visualmente, la película es todo un portento, las escenas de acción se siguen de maravilla y no resultan confusas. Los pequeños detalles del futuro distópico de la película son excelentes. Todo tiene una pátina de suciedad, de viejo, de descolorido en la tierra mientras que en Elysium todo brilla y es lujoso. Los efectos especiales son sublimes, tanto en las peleas como en las escasas escenas de vuelo en el espacio. La banda sonora, orquestal y electrónica, cumple su cometido. Transmite la épica del relato que quiere contar a la perfección. No se impone a la narración, pero ayuda a que fluya mejor. A mí me ha recordado un poco a la de Prometheus, que también abusa un poco de los graves.

En los primeros minutos de la película se nos presenta el mundo, con grandes panorámicas de paisajes urbanos desolados, de favelas que se extienden quilómetros y quilómetros, de suciedad y basura por todas partes. Son imágenes impactantes de una tierra empobrecida que contrastan con fuerza con las mansiones, los jardines y la alta tecnología de Elysium. Dicho contraste se mantiene durante toda la película: todo lo que pertenece a Elysium es impecable, futurista y bonito mientras que en la tierra todo tiene ese punto destartalado, de tecnología obsoleta pero funcional. Yo hubiera querido que durara un poco más, la presentación del mundo, porque realmente estaba disfrutando, aunque no me puedo quejar, luego la acción trepidante del film me ha mantenido enganchado de principio a fin. Pero volvamos una vez más a las diferencias entre los dos mundos. En la tierra sigue habiendo hospitales muy parecidos a los que tenemos hoy en día, llenos de gente, sucios, con apenas recursos pero en Elysium tienen la máquina definitiva: un aparato que cura cualquier enfermedad y te mantiene joven. Obviamente, eso atrae a los oprimidos habitantes de la tierra que, buscando una vida mejor o simplemente una cura para su enfermedad, gastan grandes sumas de dinero y ponen sus vidas en riesgo para llegar a Elysium. Por supuesto, los habitantes de Elysium hacen lo posible para que no invadan su santuario particular. Una crítica transparente a las políticas de inmigración de muchos países del mundo.

elysium nave

La lujosa E;ysium contrasta con las favelas de la tierra
La lujosa Elysium contrasta con las favelas de la tierra
Matt Damon encarna a Max en Elysium
Matt Damon encarna a Max en Elysium

Es aquí cuando entra en juego el papel de Matt Damon: Max es un joven que vive en las chabolas de lo que antes era Los Ángeles, trabaja construyendo los robots policías que abusan de la población de la tierra a diario a la vez que protegen los intereses de Elysium. Al principio es un joven que intenta rehacerse de su pasado criminal con un trabajo honrado pero cuando, después de un accidente con radiación en su trabajo, se da cuenta de que le queda muy poco de vida y despiertan en él las ganas de vivir y el único sitio en el que podría salvarse es Elysium. Para ello se embarca en lo que primero es su odisea personal y egoísta para salvarse pero que se va convirtiendo en mucho más. La evolución del personaje, aunque previsible, es digna de mención: su transformación de trabajador alienado a héroe se desarrolla de forma muy interesante. Menos brillante es el papel de Jodie Foster en esta película: Delacourt, la secretaria de defensa de Elysium, es un personaje despiadado, que hace todo lo necesario para conseguir el poder que necesita, que simboliza a toda esa clase política a la que Blomkamp quiere criticar. El tercer personaje al que hay que hacer mención especial es el de Sharlto Copley (el papel protagonista de District 9), que encarna a Kruger, un mercenario que no está muy bien de la cabeza, que trabaja desde la tierra para los intereses de Delacourt. Es un personaje curioso, muy contradictorio, cruel pero con ciertos toques de extraña piedad, un antagonista con mucho carácter.

Kruger, el personaje de Sharlto Copley y Delacourt, el personaje de Jodie Foster
Kruger, el personaje de Sharlto Copley y Delacourt, el personaje de Jodie Foster

Esta película, como muchas otras del género, peca de centrarse un poco demasiado en la realidad norteamericana. En el Los Angeles de esta película se habla castellano e inglés y se parece mucho a un suburbio mexicano (porque en realidad lo es, esta parte de la película se ha grabado en México). En ningún momento, pese a que se supone que toda la tierra se encuentra en el mismo estado, nos encontramos con nada que no sea claramente americano. Incluso Elysium es un mundo muy occidental, pese a que multimillonarios se supone que los los hay de todas partes. Además, la gente de Elysium habla inglés y francés con acento afectado, tanto que parecen una caricatura de los ricos de hoy en día, incluso visten igual. La crítica social a las clases altas de nuestra sociedad es tan obvia que resulta incluso ligeramente burda, a veces. En algunas cosas se parece demasiado este mundo de dentro de más de 100 años en el futuro a nuestra realidad, yo he hecho un esfuerzo por obviarlo y disfrutar de la película.

Hay que decir que he visto la película en versión original subtitulada y creo que será una lástima que se pierda la mezcla de inglés y castellano que se habla en Los Angeles. Más grave aún será perderse oír a Matt Damon hablar en nuestro idioma, con resultados regulares.

Un film de acción con muchas escenas de combate
Un film de acción con muchas escenas de combate

En fin,  como he dicho al principio, estamos ante una gran película de acción. No te deja un solo segundo de tranquilidad, todo fluye rápidamente y el ritmo no decae. El trasfondo distópico y de crítica social es también una parte importante del relato, pero pronto quedan relegados a un segundo plano. Por lo demás, la película está muy bien trabada, te deja pegado al sillón hasta el final. Las actuaciones de los actores no son las mejores de sus carreras, pero el film no está enfocado en los personajes ni lo necesita. La ambientación me ha parecido muy interesante y me ha sabido mal que no la hayan explotado un poco más. He salido del cine satisfecho, me esperaba una película de ciencia ficción más madura pero en su lugar he disfrutado de una película de acción muy entretenida y, claro está, mucho más fácil de seguir. Si tenéis dudas sobre si verla o no este verano, yo la recomiendo, ya que es bastante mejor que la mayoría de las películas que hay ahora en cartelera.

[xrr rating=4/5]

¡No te vayas sin comentar!