Tom Clancy’s Splinter Cell: Blacklist [Wii U]

Hablar de la saga Splinter Cell de Tom Clancy es casi innecesario, pues sus filas de fans y su trayectoria avalan de sobras a la serie. Aun así, aquí estamos para esto y vamos a explicar qué es Splinter Cell. Tanto esta como Assassin’s Creed se consideran las dos sagas insignia de Ubisoft, vendiendo más de 20 millones de copias en todo el mundo. Podríamos decir también que es la respuesta al Metal Gear de Kojima, pues la infiltración es un factor muy importante dentro de la saga. Además, por su fuera poco, es una saga que ha sabido explotar bien su historia con casi 10 novelas todas ellas bestsellers.

Splinter Cell: Blacklist

El protagonista, Sam Fisher, es un agente altamente entrenado de una división de la NSA que tiene por nombre Third Echelon. La misión de esta división es la de detener a grupos terroristas altamente peligrosos. Aunque las tramas son muy parecidas en todos los juegos en los dos últimos, Splinter Cell: Conviction y este Blacklist han querido desmarcarse un poco para hacer menos monótono el desarrollo. De hecho Blacklist es una secuela directa de Conviction, apareciendo personajes importantes en la trama de este nuevo juego. Es bastante importante haber jugado a Conviction para hacerse una idea clara de todo el desarrollo, pues aunque se nos hacen referencias al juego mediante conversaciones es más que posible que se nos escapen detalles importantes.

En este Splinter Cell volveremos a controlar a Sam Fisher después de un ataque terrorista que casi deja a su amigo Victor fuera de combate. Los autores de tal ataque son Los Ingenieros, un grupo que pretende atacar a varias localizaciones de los Estados Unidos. Estas localizaciones están dictadas por lo que se conoce como La Blacklist (Lista Negra) y serán atacadas una a una cada semana a menos que América retire sus tropas de todos los países que no son el suyo. Patricia Caldwell, presidente de los Estados Unidos, reforma la Third Echelon que clausurase en su día como la Fourth Echelon con Sam, Charlie (un divertido hacker), Isaac Briggs (un nuevo personaje) y Anna Grim. Sam, como su comandante, deberá dar caza a Los Ingenieros y detener la Lista Negra antes de que la cuenta atrás llegue a cero.

Durante las primeras misiones volveremos a encontrarnos con un personaje del juego anterior con el que Sam tiene cuentas pendientes. Este personaje y la inclusión de Grim harán que haber jugado a juegos anteriores aumente gratamente la experiencia del juego en lo que a nivel narrativo se refiere. Así pues os dejamos una lista de todos los juegos y novelas que han salido hasta ahora en su orden de publicación:

Videojuegos

  • Tom Clancy’s Splinter Cell
  • Tom Clancy’s Splinter Cell: Pandora Tomorrow
  • Tom Clancy’s Splinter Cell: Chaos Theory
  • Tom Clancy’s Splinter Cell: Essentials
  • Tom Clancy’s Splinter Cell: Double Agent
  • Tom Clancy’s Splinter Cell: Conviction
  • Tom Clancy’s Splinter Cell: Blacklist

Novelas

  • Tom Clancy’s Splinter Cell
  • Tom Clancy’s Splinter Cell: Operation Barracuda
  • Tom Clancy’s Splinter Cell: Checkmate
  • Tom Clancy’s Splinter Cell: Fallout
  • Tom Clancy’s Splinter Cell: Fallout
  • Tom Clancy’s Splinter Cell: Conviction
  • Tom Clancy’s Splinter Cell: Endgame
  • Tom Clancy’s Splinter Cell Blacklist: Aftermath

Dejando la historia a un lado, teniendo en cuenta que suele ser bastante lineal y con pocas sorpresas, la jugabilidad sí que suele ser la que da sorpresas y de las buenas. Blacklist ofrece pocas novedades pero interesantes, como el Killing in Motion… Este nuevo sistema es una respuesta a las dificultades de poder matar a los enemigos con armas sin ser detectados. Para usarlo deberemos marcar a los objetivos y pulsar el botón de acción según la consola, aunque para ello deberemos llenar el medidor necesario para ejecutar la acción. Para rellenar el medidor solo hay que dejar fuera de combate a algún enemigo de forma sigilosa con el cuchillo o los puños.

Splinter Cell: Blacklist
Vuelve la infiltración y la acción con Blacklist

En la versión de Wii U, que es la que nos ocupa hoy, podemos usar el Gamepad para poder seleccionar los gadgets y armas que Sam utilitzará. Además, cuando usemos alguna de las cámaras o en misiones donde debamos usar algún tipo de mira (como en una donde Briggs está en un helicóptero) toda la acción pasará a la pantalla táctil donde podremos hacer uso de las marcas, disparos y demás útiles. Aunque se nos antoja algo escueto el número de posibilidades del Gamepad en este juego es verdad que los que hay están bien implementados y se agradecen, añadiendo una fluidez y mejor interacción con el entorno.

Gamepad en Splinter Cell: Blacklist
Gamepad en Splinter Cell: Blacklist

Todas las novedades jugables que pudimos ver en Conviction también son vigentes en Blacklist, tanto en los movimientos de sigilo bastante guiados como en la manera de moverse de Sam.

Vuelve el modo Spies vs. Mercs de Pandora Tomorrow y muchas más misiones cooperativas que nos las irán dando Briggs, Charlie y Grimm, de una dificultad mayor a la de la historia principal y bastante entretenidas aunque poco variadas.

Spies vs. Mercs
Vuelve Spies vs. Mercs

El aspecto visual del juego es realmente alto y el rendimiento de la consola de Nintendo se hace notar, aunque los tiempos de carga son incomprensible altos, haciéndose la espera entre la historia y la misión infinitamente larga, podemos hablar de casi 5 minutos. A pesar de no haber casi diferencias en los gráficos en las tres consolas principales me quedo con esta de Wii U, pues aunque a veces (muy pocas) bajen los frames de 30 FPS se demuestran muy estables en general.

Ubisoft ha hecho un gran trabajo con Splinter Cell: Blacklist, siendo uno de los mejores Splinter Cells jamás creados. Con una dificultad bastante ajustada incluso en nivel medio y con un montón de misiones secundarias que realizar Blacklist es bastante extenso a pesar de que la campaña principal no dure 20 horas. Splinter Cell es una de las mejores opciones a los juegos en tercera persona de disparos de todos los tiempos, así que no dudéis, Blacklist es bueno, muy bueno.

¡No te vayas sin comentar!