Un paseo por Eorzea, Final Fantasy XIV: A Realm Reborn [FF XIV 1.0]

Final Fantasy XIV

Mediante una serie de especiales pretendo crear una fuente sólida de información de la que informarse de la historia, la jugabilidad, el lore (mitología), las curiosidades, etc. de Final Fantasy XIV. En este primer especial nos meteremos de lleno en la primera versión del juego, tanto en el fracaso del mismo como en la historia que conduce directamente a su secuela.

Final Fantasy XIV: A Realm Reborn es una versión nueva de Final Fantasy XIV. El segundo MMORPG (juego de rol multijugador masivo) de la exitosa franquicia Final Fantasy de Square Enix.

La versión original de Final Fantasy XIV recibió grandes críticas en su lanzamiento en el 2010, incluso provocando una disculpa por parte del equipo de desarrollo. En Octubre de 2011 Square Enix anunció que el juego sería relanzado como Final Fantasy: A Realm Reborn, una nueva versión totalmente reconstruida. A Realm Reborn recuperaría toda la historia y el background pero con un nuevo cliente, estructura de servidores, gráficos, interface, contenido y zonas… es decir, un buen lavado de cara.

La primera versión del juego, conocida como versión 1.0, terminó su servicio en Diciembre, revelando un vídeo en el que daba a entender que habría una nueva actualización del juego, que más tarde se confirmaría, con una Alpha en Noviembre de 2012, para ser publicado finalmente el 27 de Agosto de 2013 en PC y Playstation 3.

En el E3 de 2013 se reveló que el juego también saldría para Playstation 4 durante el 2014. Microsoft en cambio no recibirá de momento el juego en ninguna de sus consolas, pues Microsoft no es muy partidaria de tener un crosserver de servidores con usuarios de Playstation.

DESARROLLO DE FINAL FANTASY XIV

Final Fantasy XIV empezó su desarrollo bajo el nombre en clave Rapture durante 2004 y 2005. El juego se anunció oficialmente en 2009 con el motor gráfico Crystal Tools, el cual se usó anteriormente en Final Fantasy XIII. Esta versión fue dirigida por Nobuaki Komoto y producida por Hiromichi Tanaka, quien también era el productor de Final Fantasy XI. Akihiko Yoshida era el director artístico y Nobuo Uematsu el compositor. Las pruebas Alpha se llevaron a cabo de Abril a Junio del 2010 y las Beta de Julio a Agosto, 3 meses en pruebas. Muchas fuentes comentaban que el juego no estaba en condiciones de lanzamiento con un montón de bugs. Durante Septiembre lanzaron una open Beta hasta el día de su lanzamiento, el día 22 de Septiembre de 2010. Después de varios tiempos de prueba, el presidente de Square Enix, Yoichi Wada, se disculpó formalmente a los jugadores en Diciembre de 2010. En el comunicado anunció que el equipo de desarrollo estaría en suspensión hasta nuevo avisoNaoki Yoshida tomó finalmente el rol de productor y director.

Naoki Yoshida
Naoki Yoshida

En un intento por mejorar Final Fantasy XIV, Yoshida empezó a trabajar sobre algunos temas clave. Primero tuvo que restaurar la fe en los jugadores base mientras mejoraba la jugabilidad. Para mejorar esto Yoshida empezó a lanzar sus “Letter from the Producer” en los que iba mostrando los cambios, la dirección y el feedback de los usuarios, añadiendo transparencia en el desarrollo. Debido a las malas elecciones en la programación se vio obligado a lanzar una nueva versión que empezó en Enero de 2011, aunque el desarrollo no empezó hasta Abril, con un nuevo motor gráfico y estructura de servidores. Mientras tanto se iba mejorando el juego original con parches que mejoraban la jugabilidad y eliminaron el malogrado sistema de fatiga. Además añadieron una nueva historia dentro del juego en el que se introducía las Grand Companies. Finalmente los parches llevarían al juego hasta el estado final con los eventos de la Séptima Era Umbral.

En el aniversario de la salida del juego Wada comentó que el lanzamiento de Final Fantasy XIV dañó la imagen de Final Fantasy en gran medida. Así, Wada y Yoshida anunciaron en Octubre de 2011 una nueva versión de Final Fantasy XIV con el sobrenombre de Versión 2.0. Los jugadores anteriores podrían jugar sin tener que comprar el juego y además podrían recuperar a sus personajes. Además, para los antiguos usuarios se lanzó la Campaña Legacy, que recompensaba a los jugadores que habían pagado como mínimo 3 meses de suscripción con un descuento en las mensualidades, una montura exclusiva y sus nombres en los créditos de la Version 2.0.

En Julio de 2012 Square Enix reveló que el nombre oficial del juego sería Final Fantasy XIV: A Realm Reborn. Yoshida decidió cerrar los servidores en Noviembre de 2012, para ofrecer un gran final con un vídeo espectacular llamado End of an Era. Las pruebas Alpha dieron comienzo poco después del final del juego. Durante ese periodo Yoichi Wada reveló que el desarrollo de A Realm Reborn había causado retraso a muchos juegos de Square Enix. Yoshida publicó una imagen con todo el timeline de las pruebas hasta el lanzamiento.

Roadmap de la Beta de Final Fantasy XIV
Roadmap de la Beta de Final Fantasy XIV

Yoshida explicó que el juego no saldría hasta que estuviera preparado y que no quería apresurar su salida y mandar a la compañía a la ruina. En Mayo de 2013 Square Enix anunció la salida del juego, el 27 de Agosto de 2013.  Además se anunció una edición coleccionista y unos extras pre-order. En Junio de 2013 la empresa reveló que se estaba preparando una versión para Playstation 4 para 2014. Cuando empezó la fase 4 de la beta el 17 de Agosto 150.000 usuarios se conectaron, todo un récord, aunque causando problemas de congestión incluso en los foros y los servidores. Square Enix ha creado varios servidores nuevos para evitar esos problemas el día de la salida.

Así pues ya solo queda que empiece el Early Access, mañana día 24 hasta el día 27, día oficial del lanzamiento.

EL FRACASO DE FINAL FANTASY XIV

Naoki Yoshida, el actual productor del juego (A Realm Reborn) explicó el porqué del fracaso de Final Fantasy XIV justo cuando él recogió el testigo del anterior equipo.

Yoshida comentó que el juego estaba destinado a fracasar incluso antes de su salida. Después de la mala reacción de los jugadores durante la Beta y aunque el staff sabía que el juego no estaba preparado lo lanzaron igualmente.

“Cuando supe que se iba a poner a la venta incluso después de todo eso pensé que era un gran error.”

Para Yoshida el mayor de los problemas con el juego original fue el desarrollo. Final Fantasy XI, el otro MMO de Square Enix se desarrolló como un Final Fantasy meets EverQuest, el mejor MMORPG de esa época. De hecho, según Yoshida, el staff entero jugó a EverQuest durante un año mientras desarrollaban FFXI, intentando descubrir qué era lo que hacía que funcionase tan bien.

“Creo que hubiese estado bien haber hecho lo mismo con el FFXIV original. Al intentar crear algo tan diferente de FFXI terminaron haciendo algo que no tenía nada de ningún sitio.”

Según la opinión de Yoshida la razón por la cual FFXI fue un éxito es porque se llevaron a su terreno el juego, con vídeos espectaculares, escenas dramáticas y una historia bien conducida.

Aspecto de Final Fantasy XIV 1.0
Aspecto de Final Fantasy XIV 1.0

Cuando el FFXIV se estaba desarrollando la meta del proyecto era simplemente crear un juego diferente a FFXI. Yoshida cree que sus creadores no supieron ver que los MMO actuales han cambiado mucho. Él hubiera sugerido un planteamiento similar al de FFXI.

“Creo que hubiese estado bien probar World of Warcraft e intentar mezclarlo con Final Fantasy. ¿Por qué no jugar a WoW durante un año?

Al querer crear algo tan diferente terminaron haciendo una chapuza.

HISTORIA  de FINAL FANTASY XIV 1.0 (texto original Suikun)

Final Fantasy XIV se caracteriza por ser un juego online con una historia que atrapa desde el primer minuto. Además, los hechos acaecidos en la primera versión sirven para entender muchas cosas de la historia del actual Final Fantasy XIV: A Realm Reborn, pues el juego sucede 5 años después de su primera versión.

Hydaelin, el mundo de FFXIV, es un mundo que ha sufrido ciclos de prosperidad (llamados Eras Astrales) y ciclos de destrucción (llamados Eras Umbrales). A lo largo de su historia, siempre tras una Era Astral, ha venido una Era Umbral, que acabaron con la existencia de las civilizaciones que florecieron en la Era Astral anterior. Hasta ahora, Hydaelin ha vivido 6 Eras Umbrales (cada una asociada a un elemento. La primera Era Umbral acabó con la Era de los Dioses, 12 deidades que son los que se adoran en Eorzea. La 6ª Era umbral, la última, fue una inundación que, una vez más, acabó con cualquier rastro de civilización).

El juego se ambienta en la 7ª Era Astral, la cual se creía que sería eterna, pues una vez cumplido el ciclo de todos los elementos, se creía que no volvería a suceder una Era Umbral.

Hace 15 años, el Imperio de Garlemald prosperó de tal manera con la tecnología Magitek que vio que conquistar todas las naciones próximas era una posibilidad bastante jugosa, así que se alzó a las armas y se dedicó a ello. Cuando llegaron a Eorzea (el continente donde ocurre el juego), no tardaron en conquistar Ala Mihgo, la ciudad de Eorzea más cercana al Imperio. Tras esto, las naciones restantes formaron la Gran Alianza de Eorzea, y se preparó para la batalla por su nación… batalla que nunca ocurrió, porque cuando la flota Garlean avanzaba hacia Gridania, fue interceptada por el gran dragón Midgardsorm y otros dragones. Midgardsorm murió en el ataque, pero se llevó por delante a la aeronave más poderosa de los Garleans, y después los Primals (las famosas invocaciones de la saga) fueron invocados por sus adoradores (las razas de Beastmen. Cada una adora a un Primal), así que finalmente los Garleans se retiraron, dejando Eorzea sin conquistar, a excepción de la ciudad ya capturada.

Según la ciudad que elijas los primeros compases de la historia son distintos, pero todas tienen algo en común: los Garleans, tras 15 años inactivos, han vuelto a Eorzea. En determinado punto, se descubre que nuestro personaje tiene un poder divino llamado “Echo“, que le permite presenciar de primera mano eventos del pasado que ocurrieron a otras personas (esto es lo que le pasa al protagonista de la intro, que al mirar la carta viaja al pasado y puede ver la guerra de 15 años atrás, antes de volver en sí mismo). La líder de un grupo de personas que poseen el Echo nos encuentra y nos pide unirnos a su grupo. Se nos considera unos elegidos por los dioses por nuestro poder, así que se cree que tenemos una misión, la cual se supone que es detener al Imperio. Aquí ocurren varias cosas, pero quizá lo más relevante es que intentamos hacernos aliados de los Beastmen, para luchar todos juntos contra los Garleans, pero estos no confían en los humanos (gatas, elfos, etc.), así que prefieren luchar a su manera, invocando a los Primals. Al parecer, el problema es que la invocación de un Primal drena la Tierra de Éter (fuente de vida del planeta), así que invocar primals de forma continuada podría acabar siendo peor que una posible invasión del imperio. Así que, al final no hay trato y los Beastmen se convierten oficialmente en nuestros enemigos declarados. En la última quest de la historia original conocemos al General Gaius, uno de los principales generales del ejército Garlean, que nos derrota con una facilidad pasmosa, dejándonos claro que no podemos luchar contra el Imperio sin ayuda.

(Hasta aquí se cuenta la historia que venía en FFXIV cuando salió. Había planes de seguirla expandiendo de manera natural, pero ocurrió algo: FFXIV fue un fiasco de proporciones bíblicas 3 meses después de ser lanzado, todo el equipo al mando cambió y decidieron que preferían arreglar el juego a seguir avanzando la historia original con el juego en su estado actual. Tras muchos meses de parches arreglando la jugabilidad pero sin tocar la historia, por fin vuelve a haber contenido de historia en julio de 2011. Aquí comienza la segunda parte de la historia del juego, que ya está pensada para acabar desembocando en A Realm Reborn.)

Tras varias quest en las que comienza a oírse el rumor de que va a volver a formarse la Gran Alianza de Eorzea (todas las ciudades unidas luchando juntas, en lugar de ser 3 entidades independientes que se odian entre ellas, como hasta ahora), se nos revela que el grupo del “Circle of Knowledge“, unos misteriosos personajes aliados que estaban en la historia principal anterior (según la ciudad en la que empieces, tienes un aliado distinto) está en Eorzea precisamente para eso, para instigar a los líderes de cada ciudad a formar de nuevo la alianza.

Finalmente se forman las Grand Companies de Eorzea y hacemos diversas misiones menores para ellos. En determinado momento aparece Cid, un científico Garlean que hizo que en los años recientes el imperio avanzara aún más en el campo de la tecnología magitek. Viendo que el uso que se le dio a su avance científico se usó siempre para la guerra, Cid reniega del Imperio y huye a Eorzea, conviertiéndose en figura clave para la historia. Como imperial que es, lo conoce todo sobre ellos, y nos ayudará en todo lo que está en su mano. Con sus investigaciones, ha descubierto que alguien del imperio ha “invocado” a Dalamud, una de las lunas de Eorzea, para que colisione contra la Tierra como un meteorito.

Durante esta historia por fin se nos pide que además de luchar contra el Imperio debemos acabar con los Primals, pues cada vez que son invocados drenan la vida de Eorzea. El encargado de darnos las misiones de matar a los Primals es Louisoix, un anciano que es líder del “Circle of Knowledge”. Tras matar a Ifrit, aparece otro General Imperial, Darnus (que es el enemigo principal de esta nueva historia), que al ver lo que hemos hecho nos da las gracias y confiesa que ha sido él quien ha invocado a Dalamud, precisamente para librar a Eorzea de los falsos dioses que considera que son los Primals.

Tras volver a informar de lo sucedido y tras hacer algunas misiones que recaban más información, Cid nos confiesa que Dalamud no es una luna, sino un satélite artificial que creó el Imperio de Allag hace miles de años (Allag fue una nación que consiguió un nivel tecnológico inimaginable a día de hoy y que fue destruída en una previa Era Umbral) y que puso en el cielo por motivos que se desconocen.

Cid se siente doblemente culpable, porque cuando trabajaba para el imperio él participó en el proyecto para conseguir que descendiera Dalamud, que acabó, de alguna manera, con la destrucción de una ciudad del imperio, paralizándose después ese proyecto. Y ha vuelto a ver como sus conocimientos se van a usar para la guerra, esta vez para acabar con Eorzea. Es decir, que la Sexta Era Astral está a punto de acabar, cuando Dalamud impacte contra Eorzea, borrará todo rastro de vida y comenzará la Séptima Era Umbral.

Tras matar al segundo Primal, Garuda, Darnus vuelve a aparecer ante nosotros, y nos agradece de nuevo hacerle el trabajo sucio y dice que, además, al haber matado a los Primals su éter no está volviendo a la Tierra, sino que está siendo absorbido por Dalamud, dándole más fuerza en su descenso.

Cuando Dalamud está relativamente cerca del planeta, los Garleans construyen una base que sirve para dirigir la trayectoria de la luna, para conseguir un punto de impacto concreto, Mor Dhona, la zona donde el ejército garlean se vio derrotado hace 15 años por dragones y Primals y tuvo que retirarse. Mientras exploramos la zona para recabar información nos volvemos a encontrar con Gaius, el general Garlean que fue nuestro último enemigo en la historia original y que llevaba desaparecido desde entonces. Nos pide que acabemos con Darnus, pues lo que él busca es la destrucción, algo totalmente distinto a lo que desea el Imperio. Se revela que Darnus y su legión de soldados está actuando por su cuenta, al margen del Imperio, así que nuestro futuro enemigo nos ruega que acabemos con su compañero.

Nael Van Darnus
Nael Van Darnus

Tras oír esto, finalmente las tres Grand Companies deciden unirse en una sola, la Gran Alianza de Eorzea, para frenar el advenimiento de Dalamud.

Tras conseguir entrar en dicha base, derrotar a todos los soldados y Magiteks y destruir el generador que dirigía la trayectoria, Darnus aparece de nuevo y nos dice que ya da igual, que él mismo usará su cuerpo como guía para Dalamud. En este momento habla con Dalamud como si fuese algo vivo, y no una luna artificial y comienza a brillar. Sus ojos se convierten en puntos brillantes, ha sido poseído por ¿la luna? Ya solo depende de él que Dalamud caiga sobre Eorzea.

Tras esto, Darnus huye y comienza a canalizar el poder de Dalamud, haciendo que comience a descender cada vez más rápido. Cid nos lleva en su barco hacia la isla voladora donde está el general, y tras luchar con él le derrotamos. Tras vencer a Darnus este vuelve a suplicarle a Dalamud que le ceda su poder, con lo que comienza un nuevo combate con una versión de Darnus poseído aún más por Dalamud. Como curiosidad, este jefe usa una vez, poco antes de morir un ataque (letal si no se sabe cómo actuar para aliviar sus efectos) muy particular: Mega Fulgor (fue una de las pistas para que cierta gente intuyera lo que se confirmaría más tarde).

Cuando por fin matamos a Darnus, este se deshace y su éter es absorbido, de nuevo, por Dalamud.

Al volver a reunirnos con la Alianza se realiza una celebración de nuestra victoria sobre Darnus para evitar el descenso de la luna. Cid incluso nos comenta que fue una suerte no tener que recurrir al “último recurso” que tenía en la mano Louisoix. Pero malas noticias, poco después, Lousoix nos dice que Dalamud no se ha detenido. Sigue cayendo. Pero que ya no hay nada que podamos hacer, porque su enlace con la tierra, Darnus, ya ha sido eliminado. Quizá lo hicimos demasiado tarde, o quizá hay algo más que lo hace descender.

Final Fantasy XIV: Dalamud
Descenso de Dalamud en cada actualización

Lo único que está en nuestras manos es encomendarnos a los 12 dioses de Eorzea, e ir a rezar a una piedras que tienen sus símbolos, repartidas por todo el mapa. Según hacemos la peregrinación, nos encontramos con distintos personajes que nos aportan su punto de vista de todo lo que está ocurriendo, entre ellos, Gaius de nuevo, que nos agradece haber matado a Darnus, pero se ríe de que nuestra última opción sea rezar a los dioses (los Garleans son ateos). Se va diciéndonos que pase lo que pase, procuremos dejarle un reino que conquistar. Cuando acabamos de rezar en todas las piedras, Louisoix nos dice que si todos los habitantes de Eorzea rezan con fervor podríamos invocar a los 12 dioses y que ellos podrían impedir el impacto. Nos dice también, que como toda invocación, drenará el planeta de éter, sobre todo al ser 12 dioses que invocar a la vez, pero que más vale un planeta sin éter que un planeta sin vida.

(Aquí acaba la historia de FFXIV)

A todo esto, y fuera de la historia principal, en estos últimos momentos aparece Atomos en distintas regiones de Eorzea y se dedica a drenar todo el éter de los Aetherytes (unas piedras muy ricas en éter, que tienen un papel fundamental en el juego en el aspecto del gameplay).

Atomos
Atomos

Llegamos al 31 de octubre, cuando se hace el último guardado del estado de los jugadores. Todo lo que consigan a partir de aquí no se trasladará a A Realm Reborn. Desde ese día han ocurrido muchísimas locuras: las ciudades, hasta ahora el único seguro, han sido invadidas de monstruos de nivel altísimo, por soldados imperiales y por clones del propio Darnus. Los dioses empiezan a escuchar nuestras oraciones y aparecen las armas Relic (las más poderosos del juego que se consiguen tras completar una quest muy larga y difícil) bajo las camas de los jugadores. Todo el mundo tiene una y la Alianza nos avisa que en Mor Dhona tendrá lugar la última batalla contra las fuerzas de los seguidores de Darnus que estaban convencidos de que Dalamud caería allí como su general había prometido.

Estamos en Mor Dhona, donde se está librando la última batalla. Dalamud finalmente llega a Eorzea, pero… no es una luna… es una prisión, la prisión donde está encerrado Bahamut (por eso Darnus le hablaba como si estuviera vivo, por eso Dalamud podía cederle su poder, por eso Darnus usaba Mega Fulgor). El imperio de Allag había encerrado a Bahamut y lo envió al espacio, no se sabe ni cómo, ni cuándo, ni por qué. Cuando Bahamut se libera, lo destruye todo a su paso. La Séptima Era Umbral ha comenzado. Todo parece perdido, pero entonces llega Louisoix, que con la ayuda de los rezos de todos los habitantes de eorzea (y, en estos últimos momentos, de sus discípulos del “Circle of Knowledge“), consigue invocar a los Doce para sellar de nuevo a Bahamut y acabar con su amenaza. Pero a estas alturas Bahamut había aborsbido el poder de Ifrit, de Garuda y de Darnus. Además el Éter de Eorzea estaba muy mermado debido a la repentina aparición de Atomos poco antes, por lo que Bahamut consigue evitar ser sellado y anula la invocación de los Doce en el último momento. Bahamut se prepara para lanzar Mega Fulgor, cuando a Louisoix no le queda más remedio que poner en marcha el último recurso del que hablaba Cid. Utiliza una magia espacio temporal y nos saca del campo de batalla, transportándonos 5 años al futuro.

FIN

¿Por qué sonríe Louisoix antes de ser, en teoría, engullido por el ataque de Bahamut? ¿Por qué Eorzea no solo no ha sido destruída por Bahamut, sino que dentro de 5 años es más hermosa de lo que jamás ha sido? Todo eso y mucho más en FFXIV: A Realm Reborn.

Ahora es nuestra hora, la de volver al mundo del que fuimos arrebatados para volver a defender Eorzea de las fuerzas maléficas.

Cada fin marca un nuevo comienzo…

2 Comentarios

  1. Realmente el principio de la 1.0 fue bastante apoteósico, muchos aguantamos porqué somos fans de la saga.

    Se ha de agradecer el gran trabajo de Naoki Yoshida, un gran Producer/Director que ha sabido lidiar perfectamente con los players que habían perdido toda esperanza, y manteniéndonos entretenidos mientras la 2.0 se moldeaba. En cuanto Yoshida se puso al mando se pudo comprobar de primera mano como iban a cambiar las cosas, gracias a el aparecieron los Advanced Jobs, las quests de GC tal y como habéis comentado, además de mucho más contenido.

    Gran articulo, espero impaciente los demás.

  2. Muy buen articulo, excelente y muy completo. ¿Me permitirías el permiso para publicarlo en mi pagina para complementar contenidos?, te lo agradecería mucho, es una pagina completamente dedicada a Final Fantasy sin ningún fin de lucro, mera pasión por la saga, saludos!

¡No te vayas sin comentar!