Análisis de Bazinga! The Big Bang Theory

Portada_TBBT

He de confesar que cuando vi por primera vez un episodio de The Big Bang Theory pensé que la serie no iba a triunfar. Pensé que los chistes eran demasiado complicados para que el público común los entendiera y que, al igual que otra de mis series preferidas The Young Ones (Los jóvenes), su humor sólo era apto para iniciados.

El primer episodio contaba la llegada de Penny, una joven aspirante a actriz, al 2311 de North Robles Avenue, Pasadena. Justamente al piso de enfrente del hogar de dos de las mentes más brillantes del momento en lo que al campo de la Física se refiere, Sheldon Cooper y Leonard Hofstadter. En este episodio, tal y como nos recuerda José Ángel de Dios (autor de este libro), encontrábamos referencias a Star Trek, Forbidden Planet, Star Wars, Battlestar Galactica o Guía del Autoestopista Galáctico. Las continuas referencias o el homenaje disfrazado de parodia hacia los temas que nos interesan (cine, televisión, series tv, videojuegos o cómics) hicieron que la serie captase mi atención.

Como os he dicho antes, pensaba que poco a poco se iría transformando en una serie de culto y pasaría a ser seguida por un público fiel pero minoritario. Como en muchas otras cosas, agradezco haberme equivocado.

Nada surge de la nada

En 1999, los británicos Simon Pegg, al que recordamos por su maravillosa Shaun of the Dead (Zombies Party), y Jessica Hynes, que ha participado en Skins o Doctor Who, deciden contar en la serie Spaced, la historia de un grupo de jóvenes británicos obsesionados con la música, cómics, cultura popular y, sobre todo, Star Wars. Las referencias que surgen a lo largo de los catorce episodios, repartidos en dos maravillosas temporadas, son constantes. El mundo de los seguidores de Star Wars y la cultura de las tiendas de cómics quedaba fielmente reflejado.

Esta serie supuso la unión de una pareja singular Simon Pegg y Nick Frost que bajo la batuta de Edward Wright (que les había dirigido en Spaced) realizarían dos películas que pueden considerarse un grandioso homenaje a las películas de zombies y al cine de Michael Bay (Dos policías rebeldes, Armageddon), nos referimos, respectivamente a Shaun of the Dead (Zombies Party) y Hot Fuzz.

Con estos ejemplos, considero que The Big Bang Theory no es la primera serie que ha utilizado y ha basado su humor en referencias a películas o series de culto. Su origen se encuentra en Spaced. No quiero decir que la serie sea poco original o que plagie a la serie británica, sino quiero resaltar que Chuck Lorre, creador de la serie junto a Bill Prady,consiguió magistralmente mezclar el humor británico de Spaced con la mejor sitcom norteamericana.

En 2004, acabó una de las mejores sitcoms norteamericanas: Friends y el trono quedó vacío. Así que numerosas series intentaron acaparar la atención de la audiencia mostrando un argumento similar: contar las vivencias de un grupo de amigos en una gran ciudad que, pese a las excentrecidades de cada uno de los personajes, mantienen una solida relación. Hubo muchos intentos, algunos notables como Dharma y Greg y otros no tan buenos, hasta que a mediados de la primera década de este siglo se emitieron las dos series que, aún en la actualidad, se disputan el trono: ¿Cómo conocí a vuestra madre? y The Big Bang Theory.

Bazinga! The Big Bang Theory

Antes de analizar el libro de José Ángel de Dios, debemos felicitar a Dolmen Editorial por el magnífico y arriesgado trabajo que está realizando. Tal y como recordaréis todos aquellos que hayáis leído algunas de mis reseñas, Dolmen está publicando numerosos títulos centrados en el análisis, casi enciclopédico, de temas que forman parte de nuestra cultura popular. Por ejemplo: Resident Evil: Pandemia o Los Vengadores: poder absoluto, dos joyas que deben de estar en la estantería de cualquier fan. Debéis valorar la arriesgada apuesta que están realizando en un país como España, donde nuestras aficiones son objeto de burla y son infravaloradas.

the-big-bang-theory

José Ángel de Dios nos ofrece, en este libro, un análisis minucioso de una serie que combina humor inteligente y referencias muy restrictivas que son muy difíciles de captar, incluso para los geeks más avezados. Entonces, ¿cómo puede una serie centrada en un grupo de frikis integristas captar la atención del público y lograr unas altísimas cuotas de pantalla?

En una entrevista concedida al periodista Jesús Jiménez de  RTVE, el autor nos da su opinión al respecto:

A mi entender, son varios los factores que han catapultado a la serie hasta lo más alto. Sin duda alguna, el más relevante de todos sea la capacidad que atesora para que nos sintamos identificados con unos personajes que, a priori, pueden ser bastante diferentes de nosotros. La capacidad de creación de personajes que tienen sus creadores, Lorre y Prady, para que empaticemos con ellos, es asombrosa, lo que nos lleva a otro punto: unos personajes construidos al milímetro, con unas personalidades muy definidas y que, a pesar de sus múltiples manías y rarezas, han sabido hacerse mayores y evolucionar (a su manera y unos más que otros, claro).

Otro elemento a tener en cuenta y de vital importancia, es la facilidad con la que nos hacen volver a ser niños, a soñar, a convertirnos en Peter Pan. Al igual que muchos de nosotros, los personajes de la serie siguen disfrutando de sus cómics preferidos, sus videojuegos más adictivos, sus películas más impresionantes, sus muñecos más raros… Creo que a esto ha ayudado, y mucho, el que todo lo que hasta hace no mucho tiempo se consideraba subcultura o elementos de entretenimiento minoritarios, ha pasado a ser algo cool y de moda. Por fortuna, ahora nadie se va a meter contigo por llevar una camiseta de Flash! También la serie hace gala de unos diálogos frescos, originales y divertidos que están repletos de momentos magistrales.

Chuck Lorre y Bill Prady, han construido unos personajes que gozan de una personalidad propia, tienen su propia escala de valores y sus propios códigos lingüísticos; además de una inocencia infantil que conquista al espectador.

jim-parsons
Jim Parsons interpreta a Sheldon Cooper

No hay nada al azar en la serie, por ejemplo, han contratado a un físico para que asesore a los guionistas, de esta manera las parrafadas de Sheldon no son incoherentes. Jim Parsons, intérprete de Sheldon Cooper, ensaya continuamente con este físico y modula su voz para parecer más “académico”. En una entrevista, Parsons se muestra claro sobre este tema:

Los diálogos relacionados con la ciencia son muy fáciles si sabes qué es auténtico, para ello contamos con David Saltzberg, que es un físico que da clases en UCLA. Proporciona una gran cantidad de material que necesitamos para que Sheldon hable de algo o ilustre a Penny sobre algún tema.

El compromiso del actor y su talento ha provocado que haya sido galardonado en dos ocasiones con el premio Emmy al Mejor Actor de Comedia.

La fama el doctor Sheldon Cooper, y su famoso Knock… knock.. knock… Penny  ha trascendido la serie y ha conseguido tener su hueco en la cultura popular actual, pero, tal y como el autor nos cuenta en el libro, el éxito no hubiera sido posible sin el gran trío protagonista que le acompaña (Leonard Hofstadter, Howard Wolowitz y Rajesh Koothrappali), la atractiva vecina (Penny) y el gran elenco de secundarios (Bernadette Rostenkowski, Amy Farrah Fowler, Leslie Winkle, etc…).

El libro está dividido en cuatro partes bien diferenciadas.

La primera parte, The History of Everything, cuenta la gestación de la serie y como los creadores de la serie, Chuck Lorre y Bill Prady, construyeron el show. Como anéctoda nos cuenta el primer piloto que se rodó, en el que Penny se llamaba Katie, estaba interpretado por otra actriz y tenía un caracter totalmente diferente. Los productores se dieron cuenta de que la serie no funcionaba y decidieron llamar a Kaley Cuoco para el nuevo personaje: Penny. También en esta primera parte, se analiza el título de la serie y su relación con la ciencia, esbozando la teoría del Big Bang. Por último, el autor habla del grupo Barenaked Ladies que pone música a la cabecera de la serie y compone uno de los openings más pegadizos de la historia.

En este curioso vídeo que ponemos a continuación podemos ver y escuchar al grupo actuando en la Comic Con, presentados por el magnífico Will Weathon (Cuenta conmigo, Star Trek: la Nueva Generación).

El segundo, No estoy loco, mi madre me hizo pruebas, se centra en la figura de Sheldon Cooper. Como todos sabéis, Sheldon es un personaje complejo, con sus manías y fobias, hobbies y pasiones. En esta parte, recorreremos la biografía ficticia del personaje y se analizará la carrera de Jim Parsons, actor que da vida al genio.

Sheldon y Penny
Sheldon y Penny

El tercero, ¡Piedra, papel, tijera, lagarto, Spock! gira en torno al resto de personajes de la serie. En mi opinión, al igual que con Sheldon Cooper, se debía de haber dedicado un capítulo a Leonard Hofstadter, Howard Wolowitz y Rajesh Koothrappali e incluso a la bella Penny, pues no son personajes secundarios sino enteramente protagonistas. En este mismo capítulo, se habla de los otros personajes femeninos que forman parte de la vida de nuestros protagonistas: Bernadette Rostenkowski, Amy Farrah Fowler y, en menor medida, Leslie Winkle. 

El grueso del libro está conformado por Guía del autoestopista galáctico queconforma una excelente y detallada guía de episodios. Con una excelente diagramación, sello característico de Dolmen, cada uno de los episodios es desmenuzado, con los siguientes apartados:

  • Una quote de Sheldon que nos cuenta curiosidades o frases del mundo de la cultura popular.
  • Una breve, pero funcional, ficha técnica de cada episodio.
  • ¿De qué va? Esboza el argumento principal.
  • Sobre el título. Nos da pistas sobre el origen del título y el porqué de su elección.
  • Diálogo. En el que se nos ofrece un diálogo extraído del episodio.
  • Hablando de Ciencia. Se nos explica las curiosidades científicas que salen en el episodio.
  • Referencias Geek. Todo aquello relacionado con la cultura popular, cómics, cine o fantasía.

Para que valoréis este trabajo en su totalidad debéis saber que The Big Bang Theory tiene, hasta la sexta temporada, 135 episodios. El autor ha hecho un trabajo excelente y una gran labor de investigación.

El cuarteto protagonista
El cuarteto protagonista

En el 2311 de North Robles Avenue, Pasadena, viven dos de las mentes más brillantes del momento en lo que al campo de la Física se refiere, Sheldon Cooper y Leonard Hofstadter. Junto a sus dos inseparables amigos, Howard Wolowitz y Rajesh Koothrappali, son capaces de descifrar los secretos del universo, pero también de cualquier serie de televisión de culto que se precie, del más extraño de los cómics que puedas imaginar, del más adictivo de los videojuegos que seas capaz de “pasarte”, del juego de tablero más complejo te quite el sueño…

Pero cuando se trata de mujeres, su envidiable coeficiente intelectual parece encogerse hasta la desaparición. Por eso, su hermético y pautado universo se verá fuertemente alterado con la llegada de una joven al piso de enfrente, Penny. Un libro que analiza todo lo correspondiente a una de las series más inteligentes y divertidas de la historia de la televisión.

Autor: José Ángel De Dios Editor: Dolmen ISBN: 9788415296904 Precio: 22,00

[xrr rating=4/5]

3 Comentarios

  1. Muchas gracias por las buenas palabras que habéis dedicado hacia mi libro. Espero que disfrutéis de él tanto como yo.
    Un abrazo y miles de gracias.

¡No te vayas sin comentar!