Bosque Mitago

En julio de 2005, mucho antes de que la editorial Gigamesh se viera colapsada por la adaptación de Canción de Hielo y Fuego a la pequeña pantalla, la colección Gigamesh Ficción publicaba su libro número 33. En aquel momento, Bosque Mitago de Robert Holdstock. cumplía veintiún años desde su primera edición en inglés (Mythago Wood) y Alejo Cuervo insistía en hacerla conocida.

Bosque Mitago de Roberth Holdstock edición Gigamesh

La novela, que originalmente había sido una novella de mismo nombre publicada en 1984, es ya una de esas joyas ocultas que solamente se llegan a conocer a través de recomendaciones personales y que parece contar con todas las bendiciones que se le pueden pedir a una obra de ficción: tiene un planteamiento interesante y un desarrollo impecable, el estilo es ágil y la historia absorbente, hasta el punto que sus 272 páginas se hacen cortas, aborda temas interesantes y complejos, y está llena de imágenes que perduran en la memoria.

Bosque Mitago comienza con el regreso del inglés Steven Huxley, que ha luchado en la Segunda Guerra Mundial, a su hogar en Refugio del Roble. Allí teóricamente le esperan su hermano Christian y la misteriosa joven Guiwenneth de la que se ha enamorado, además del recuerdo de su padre recientemente muerto, un hombre distante que en sus últimos años parecía haber enloquecido en sus investigaciones del bosque virgen de Ryhope, que linda con la casa. Lo que encuentra en realidad al llegar es a su hermano descuidado y aquejado por los mismos miedos y obsesiones que había sentido su padre, a la chica desaparecida y al bosque tan inquietante como lo recordaba. A partir de las explicaciones de Christian y del diario de su padre, Steven empieza a comprender la naturaleza de Ryhope, las obsesiones de su familia con los mitagos (mito imagos, imágenes de un mito) y su papel en el misterio, mientras la imaginación colectiva influye en el origen del folklore y las leyendas pueblan el día a día en Refugio del Roble.

Un lugar cerrado, inexplorado y salvaje que enfrenta a hombre y naturaleza, como metáfora del crecimiento personal a través de los giros oscuros de la psique. Una atmósfera cargada, con el peligro de presencias desconocidas. Relaciones familiares difíciles, marcadas por el miedo y la rivalidad, en especial con la figura paterna. Si los ingredientes resultan familiares es porque esta fórmula ha demostrado ser de gran éxito, como prueba el gran reconocimiento que tuvo en su momento la serie Perdidos (Lost). Y, de nuevo, veinte años separan el estreno de la rompedora serie y la publicación de Bosque Mitago.

Bosque Mitago Mythago WoodEl ambiente de la novela es inquietante, como Cristina Macía menciona en el prólogo, que podéis encontrar aquí, en la página de Gigamesh. En el mismo, la traductora y prologuista expone algunas de las reflexiones de sus compañeros de editorial acerca de temas clave de la novela. No podría estar más de acuerdo con comentarios como «Pues para mí es una novela de terror» y «Es la novela más claustrofóbica que he leído, y se desarrolla entera al aire libre». La novela, en especial en su primera parte, bien diferenciada de la segunda por el tono y el ritmo, juega con elementos un tanto lovecraftianos: un caserón mal conservado situado en un lugar aislado, indómito y lúgubre, los escritos de la lenta caída en la locura de un  familiar como herencia de dudosa conveniencia… Aunque conocidos, estos elementos funcionan, atrapando al lector. En otras ocasiones, en el contexto de la narración principal se relatan leyendas antiguas y resulta muy disfrutable ver cómo el registro cambia ligeramente y se arcaíza, sin ser en absoluto forzado.

Y es que el lenguaje de la novela es una de sus grandes bazas, puesto que las ideas se transmiten de manera increíblemente directa y sencilla, pero sin dejar por ello el aspecto literario/poético. Bosque Mitago no acusa el paso del tiempo, su estilo sigue siendo actual, cosa que representa un punto a favor para hacer de un libro un clásico. Los conceptos y descubrimientos de la novela se establecen poco a poco, más que establecerse como verdades absolutas y aceptadas, son teorías cambiantes y sujetas a discusión. Es decir, no encontraréis info dumps, páginas y páginas de explicaciones y predicciones para poneros en contexto, sino que iréis descifrando los misterios junto con Steven. Habrá teorías que queden como simples ideas incompletas, muchas y a veces compatibles entre ellas, relacionadas con lo que podríamos llamar meta-fantasía, que exploran el origen de los mitos. El lector atento tendrá la posibilidad de conjeturar mucho, a menudo tiempo después de haber leído el libro (veis, ya dije que me recordaba a Lost). En este sentido, se trata de un libro muy poco predecible, cuyos giros argumentales recuerdan a un laberinto o, muy acertadamente, a un bosque.

Robert Holdstock autor de Bosque MitagoRobert Holdstock (1948 – 2009) fue un escritor prolífico, cuya bibliografía incluye géneros como la ciencia ficción, la fantasía y el terror, además de novelizar guiones cinematográficos y escribir ensayo. Entre sus pseudónimos, se encuentran Robert Black, Chris Carlsen, Ken Blake o Richard Kirk. Sus obras más conocidas, sin embargo, forman parte precisamente del Ciclo Mitago o Serie del Bosque de Ryhope, que llegó a extenderse hasta siete volúmenes, la mayoría novelas pero también algún tomo de historias cortas. Su acercamiento desde una perspectiva psicológica, antropológica y filosófica a las culturas precristianas y a los mitos celtas o artúricos fueron muy bien recibidos. La novella Bosque Mitago ganó el British Science Fiction Association Award en 1981 y el World Fantasy Award en 1982. Como novela, Bosque Mitago volvería a ser premiada, en 1984 por el BSFA Award y por el Word Fantasy Award en 1985. En 2003, se le concedería un premio especial del Grand Prix de l’Imaginaire. El segundo tomo del Ciclo, la novela Lavondyss, también ganaría el BSFA Award en el año 1988. Sin embargo, y ésta es la gran tragedia de haber disfrutado tanto de Bosque Mitago en nuestra lengua, en castellano solamente se llegó a traducir hasta Lavondyss y la obra, editada en el 1992 por la editorial Martínez Roca, se encuentra hoy descatalogada.

Gigamesh se ha encargado de hacer perdurar este clásico del género y en 2011 reeditó la obra, que cuenta con un equipo editorial de confianza, con Alejo Cuervo en cabeza. A la traducción, Cristina Macía, que ha traducido cómic (Los 4 Fantásticos, Omaha o Conan el Bárbaro) y fantasía (varios de los primeros libros de la saga Mundodisco y Canción de Hielo y Fuego). La portada es obra de Enrique Corominas, con su estilo fluido reconocible, y personalmente la prefiero a portadas extranjeras porque parece encajar mucho mejor con el tono de la obra.

Recomiendo Bosque Mitago a todo aquel que tenga poco tiempo para leer y mucho para reflexionar. A fans de Lost y Lovecraft, pero también a lectores de Marion Zimmer Bradley y T.H. White. Lee Bosque Mitago para disfrutar de los mitos de bretones, sajones y pictos. Léelo si estás cansado de ver la fantasía como un “género agotado” que abusa de clichés y quieres darle una última oportunidad, o si crees que pasados unos años los libros pierden necesariamente frescura. Dale una oportunidad, porque es muy posible que en Bosque Mitago encuentres con una lectura inolvidable y, sobre todo, diferente.

ediciones internacionales de Bosque Mitago de Robert Holdstock

Traductora y asidua a bibliotecas. La ficción me entra mejor con sagas familiares, cabezología, juegos de palabras y relatos de venganza. Disfruto al leer fantasía épica, ver ciencia ficción, rolear fantasía urbana y escribir realismo mágico.

¡No te vayas sin comentar!