De las cenizas de Batgirl al perfeccionismo moral de Oráculo

Más valen dos que uno solo, porque logran mejor el fruto de su trabajo. Si uno cae, el otro se levanta; pero ¡ay del solo, que si cae, no tiene quien le levante!

 Eclesiastés

Batgirl

Desde siempre se ha considerado a Batman el más solitario de los superhéroes, y quizás lo pareciese en sus primeras historietas, vacías de diálogo y que fueron lo que hizo posible la aparición de Robin, un amigo con quien hablar mientras desempeñaba sus aventuras.

Son otros los superhéroes que suelen desempeñar sus labores en solitario, como Spiderman o DareDevil, no pasando más allá de la mera colaboración con otros héroes. Ninguno de ellos tiene un socio que lo ayude regularmente, pero sin embargo, tienen numerosos amigos en sus vidas normales, algo casi inimaginable para nuestro amigo Bruce Wayne.

Pero el alma de nuestro héroe no es tan solitaria, ya que está rodeada de un importante círculo de amigos. Hace siglos, el gran filósofo Aristóteles, comprendió que los seres humanos éramos criaturas sociales, y nos habló en su Ética nicomáquea sobre esta cuestión, tratada incluso en cómics de la talla de “Silencio” de Jeph Loeb: “Sin amigos nadie querría vivir aunque tuviera todos los otros bienes”.

Pensando en esto, no son muchos los amigos que inundan las historietas de Batman, pero uno de ellos es Barbara Gordon, Batgirl o como se llamaría más tarde: Oráculo. Quizás uno de los sucesos mas importantes de la carrera de este personaje sea el que nos narra Alan Moore en “La broma asesina”, y donde el Joker abre fuego contra Barbara, dándole en la columna, y provocándole una parálisis que acabaría con su carrera como Batgirl. No obstante, de las cenizas de esta desgracia, al igual que el ave fénix, surge un nuevo héroe, Oráculo. Este personaje es una extraordinaria gestora de información, que usa su enorme habilidad informática para luchar contra el crimen en Gotham. Desde que se convirtió en Oráculo, también ha desarrollado diversos grupos contra la delincuencia como el conocido Aves de Presa (Birds of prey) y sobre el cual existe una serie de tan solo 13 capítulos que narra las pericias de este equipo.

Aves de Presa - de izquierda a derecha podemos ver a Barbara Gordon, la hija de Canario Negro y Huntress
Aves de Presa – de izquierda a derecha podemos ver a Barbara Gordon, la hija de Canario Negro y Huntress

La historia de Barbara, no solo nos habla de una aventurera y guerrera nata, sino que también ilustran temas claves del “perfeccionismo moral”. Un rasgo muy importante de esta teoría filosófica, donde el tema central es que el yo puede tornarse mejor y que una vida volcada en lo moral es aquella en la que uno siempre está intentando autosuperarse, siendo en definitiva esta teoría una forma de hablar de desarrollo definitivo del yo moral.

Si indagamos en la historia de Barbara, podemos ver cómo la sobrina/hija adoptiva del comisario Gordon, trabaja de bibliotecaria en sus comienzos, rodeada de toneladas de libros sobre criminología, y donde siempre ha residido la idea de trabajar junto a su tío en la comisaría de policía. Pero estos hechos no son más que un preludio de lo que acabara siendo el nacimiento de Batgirl. Quizás ese nacimiento se produjese cuando Barbara cae por accidente en el papel de esta heroína aún non nata. Barbara decide ir a una fiesta de disfraces con su padre, vestida de murciélago, con el fin primordial de pinchar a su padre, y no con el de convertirse el la ayudante del caballero oscuro de Gotham. Su padre harto de frustrar su ambición de convertirse en una agente de la ley, con una vida más activa y emocionante, prefería destinarla a un futuro mediocre como bibliotecaria.

Pero la elección de este disfraz no es solo un método con el que pinchar a su padre, sino que nos habla de algo más, de una cierta atracción por la particular vida de Batman y cómo este lucha de una manera más activa contra los males de su ciudad. Mientras Barbara, disfrazada de murciélago, disfrutaba de la fiesta, un malvado intenta secuestrar a Bruce Wayne, el cual se ha separado de las labores extracurriculares fuera de la empresa, para disfrutar de este acontecimiento. Barbara entrará en acción y rescatando a Bruce. En medio de estos hechos, es interesante cómo el criminal llama a Barbara “Batgirl”, y esto según ella, vendría a suponer su bautizo casi oficial como nueva superheroína de Gotham.

Durante el transcurso de esta pelea, podemos ver lo que pasa por la mente de Barbara, y todo entra en perfecta unión con la ética de Aristóteles que ya hemos hablado: “Puedo ser algo más. Algo más noble. Del cascarón que fui, saldré siendo mejor. Me levantaré con nuevas alas. Como una mariposa de la luz. O como un murciélago”. Es en este momento, que tras la huida de Bruce, casualmente aparece Batman. Desde ese día Barbara tomará a Batman como su paradigma, siendo él, la persona gracias a la que Barbara encuentra  un tramo más adelantado de su camino y el cual aspira recorrer con el fin de calibrar el progreso de su vida y desarrollar a medida que intentamos descubrir nuevos mundos, consiguiendo crear entonces una versión mejorada de nuestro propio yo.

¡No te vayas sin comentar!