Estado de Caos

estado-de-caos-vertigo-ecc-ediciones-mat-johnson-andrea-muti-novela-grafica-comicVertigo, el sello adulto de DC Comics, no está en su mejor momento. Las causas de este fenómeno son varias, pero dos de las principales son el auge de las editoriales independientes, tales como Image, en las que se da mayor libertad a los autores para trabajar; y, relacionado con lo anterior, una política editorial que deja bastante que desear. Pese a estos hecho, la línea adulta de la casa de Batman o Superman todavía es capaz de ofrecernos buenas obras. La que vamos a tratar, concretamente, es una de ellas.

Si habéis mirado la portada del volumen situada a la izquierda de estas líneas, habréis notado algo interesante: este tomo se cataloga como una novela gráfica. Ciertamente, este es un concepto del que hemos oído hablar en ocasiones, pero quizá no sepáis muy bien qué significa. Esta palabra es muy controvertida pero, en esencia, se refiere a cómics que se publican íntegramente en recopilatorios -no en grapas o comic-books- y de temática adulta. Dado que Estado de Caos cumple ambos requisitos, es considerado como tal.

Aclarado esto, Mat Johnson, el guionista de la obra, nos sitúa en el año 2020 a siete días de un importante discurso presidencial. Más en detalle, el orador del mismo será segundo presidente afroamericano de los Estados Unidos, y tendrá lugar a pocos días de las elecciones. El problema de ese acto radica en las milicias de extrema derecha esparcidas por todo el país, que han ido cobrando fuerza durante los últimos años. A raíz de esa amenaza, el servicio secreto, el equipo que protege al presidente, sospecha que una de ellas podría atacar al líder de la nación.

estado-de-caos-andrea-mutti-vertigo-comics-ecc-ediciones-mat-johnsonDado que no tienen a ningún infiltrado en ella, deciden contactar con un veterano de guerra convertido en un tertuliano de televisión para los medios conservadores:  Ted Akers. Él, a regañadientes, acepta la misión, dando comienzo así a un interesante thriller político. De este modo, Akers dispondrá de tan sólo de siete días para determinar si Raíces de Libertad, la milicia en cuestión, es una amenaza o no. Y, en caso de serlo, deberá proporcionar información que permita detener el ataque.

Uno de los mayores puntos a favor de la obra, a mi entender, es la verosimilitud de todo el aspecto político que la rodea. Es decir, los discursos o debates que leemos en ella podrían ser perfectamente de un político norteamericano. En consecuencia, el volumen refleja muy bien la situación actual de Estados Unido en ese aspecto. Quizá su marcada presencia política pueda resultar aburrida para algunas personas, pero, aunque es cierto que la obra gustará más si tenemos interés o conocimientos en la política estadounidense, no es impedimento para acercarnos a ella si nos gustan los thrillers.

Por otro lado, Estado de Caos nos sirve para ayudarnos a conocer algo desconocido para nosotros: las milicias norteamericanas, de las que en ocasiones oímos hablar en varias series y películas estadounidenses. Además de este aspecto, también es interesante poder contemplar el funcionamiento de los medios de comunicación estadounidenses. Concretamente, de los programas de debate, notablemente manipulados para garantizar su parcialidad. Un sistema, por cierto, que no dista mucho del que podemos apreciar en países en España, por ejemplo.

El mayor problema de la obra radica en la recta final, pues los acontecimientos surgen muy deprisa dándonos la sensación de que todo está bastante forzado. Además, esto se acrecienta cuando se ve contrastado con el desarrollo de la trama que, a diferencia del desenlace, es relativamente pausado.  Y es que el guión juega más con la sensación de incertidumbre o de intriga que no con múltiples vueltas de tuerca o numerosos sucesos. Esto último, el hecho de reflejar la permanente inseguridad en la que se ve sumido el protagonista, es una de las mayores virtudes de la trama.

Sinceramente, creo que unas cuántas páginas más habrían sido necesarias para que el guionista pudiera desarrollar bien el final, ya que, como es todo tan repentino, algunos aspectos resultan confusos. Si bien es cierto que la vuelta de tuerca es bastante buena, y las últimas páginas también lo son, sobre todo por el mensaje presente en ellas, se echa en falta algo más de explicación respecto a los motivos de la milicia.

estado-de-caos-2-andrea-mutti-vertigo-comics-ecc-ediciones-mat-johnson

En lo referente al dibujo, el italiano Andrea Mutti se ocupa de los lápices del volumen, ofreciéndonos un estilo realista en rostros y escenarios muy acorde con la temática de la obra. Destacar el juego que realiza con las sombras, ocultándonos así la identidad de varios personajes, hecho que sirve para aumentar la sensación de incertidumbre que he comentado antes. En este sentido, considero todo un acierto el hecho de que la obra esté publicado en blanco y negro, ya que aumenta la intriga presente en el tomo.

Respecto a la edición, ECC Ediciones recopila la novela gráfica íntegra en un tomo de 144 páginas en blanco y negro a un precio de 11,95€. En definitiva, nos encontramos ante un volumen notable que, si bien pasará bastante desapercibido, no debéis perderos si os gustan las intrigas políticas y los thrillers en general. Pese a que es cierto que el final no me convenció del todo, tiene suficientes puntos fuertes como para compensar este hecho.

[xrr rating=3.5/5]

¡No te vayas sin comentar!