Y, el último hombre #3

Una de las frases más importantes de la historia es esa que reza: “Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad”. ¿Por qué digo esta obviedad que en principio no viene a cuento? Pues por el título del tomo, “Un pequeño paso”. Nótese que no termina la frase y no contiene la palabra “hombre”… Todo este circo es para entrar de nuevo en el contexto del nuevo arco argumental de Y, el último hombre, en el que tres astronautas, dos varones y una mujer, consiguen regresar a la Tierra. Todo esto viene del final del segundo tomo, así que si estáis faltos de memoria ya sabéis, os dejo el link para refrescaros la memoria.

Portada de Y, el último hombre #3
Portada de Y, el último hombre #3

Volvemos a encontrarnos con las soldados israelíes, quienes quieren repoblar la Tierra (más bien solo su país) solo con Yorick. De hecho consiguen incluso secuestrarlo y todo parece perdido cuando la Agente 355 les propone un intercambio bastante favorable, los dos astronautas varones por Yorick. Obviamente las soldados acceden y es ahí donde se demuestra todo el buen hacer de nuestra Agente preferida, quien es cada vez menos fría para incluso confesar que ama a Yorick… aunque luego se desdiga e intente disimular diciendo que era parte del plan para que la creyeran.

Lo realmente interesante no son los dos astronautas, sino lo que esconde la chica y lo que podría significar para la humanidad.

La segunda parte del tomo consiste en una historia centrada en Ampersand, quien se escapa y llega hasta unas mujeres que deciden que quieren terminar las series que no tuvieron final… aunque finalmente terminan haciendo una obra de piratas, en la que obviamente un mono queda perfecto. Esta historia no aporta NADA a la trama y quizás sirva de interludio para seguir viendo el mundo en el que viven ahora, lleno de mujeres y en el que las actrices deben vestirse de hombres para interpretar esos papeles.

En el último capítulo tenemos a un Yorick atado en una silla, desnudo ante lo que parece ser una dominatrix…

Página de Y, el último hombre #3
Página de Y, el último hombre #3

El señor Vaughan es el Dios de los Cliffhangers y creo que va a vivir de ello toda la vida. Los que visteis Perdidos sabéis de lo que hablo. En este tomo ya estoy un poco más molesto con la actuación de Vaughan, y no es que sus tramas pierdan fuera, el problema es que no desarrolla la principal y se recrea en su mundo. Parece que se limita a contar las diferentes posibilidades de convivencia en las que nos podríamos encontrar en un mundo poblado solo por mujeres. De hecho Vaughan demuestra, no sé si decir odio pero si que me atreveré a decir que quiere mostrarnos como en un mundo donde el hombre no existe que la mujer puede llegar a ser igual o más cruel y brutal que los varones. Es además un tema recurrente la falta de sexo de los personajes femeninos del cómic y muchas de las bromas y comentarios van por ese camino, y debo decir que ya cansa un poco después de 18 capítulos iguales.

No me malinterpretéis, Vaughan es un genio, pero creo que está sobrexplotando demasiado el querer mostrar el trasfondo del mundo que ha creado y del que tan orgulloso está. Si de verdad Y, el último hombre es ese cómic que tanto ha dado que hablar, que tantos premios cosecha y del que tan bien habla la gente ya puede cambiar a partir del siguiente tomo, pues sino me sentiré defraudado.

Hay poco que decir de Pia Guerra, pues su trabajo me tiene enamorado y su sobriedad y juego de sombras consiguen sorprenderme a cada página. La verdad que releyendo el tercer tomo he pensado en Fábulas y en Mark Buckingham, con ese estilo tan noventero a la par que bien llevado. No quiero comparar a los dos artistas y que los fans de Fábulas se me echen al cuello, pero hay que admitir que hay similitudes, como mínimo en el estilo.

Para mi lo más destacable de este tercer tomo es J.G. Jones y su portada principal, la del astronauta, me parece de un gran gusto y detalle impagable. Es una suerte que ECC haya elegido conservar las portadas.

ECC nos presenta otro tomo de 144 páginas a color y con una encuadernación rústica a un precio de 13,95. Es un tomo anticrisis de los que nos tiene acostumbrado la editorial aunque entiendo poco la manera de distribuir los capítulos, pues nos dejan con un Cliffhanger a cada tomo a pesar de ser el último capítulo del mismo un capítulo del siguiente arco argumental…

Y, el último hombre es sin duda un gran cómic, pero de momento no es ese que todo el mundo aclama. Espero con ansias el cuarto tomo para ver si la cosa mejora o se queda estancado en este muestrario del mundo de Vaughan. No es un mal cómic, pero no sorprende.

[xrr rating=3/5]

¡No te vayas sin comentar!