Batman R.I.P.

batman-rip-ecc-ediciones-grant-morrison-lee-garbett-tonyt-s-daniel-dc-comicsA lo largo de los años, la cabecera regular Batman ha tenido muchos guionistas que han aportado su propia visión del Caballero Oscuro a la colección. No obstante, si nos remontamos a lo más reciente del personaje, pese al cambio que supuso el Nuevo Universo DC, encontraremos un nombre que, sin duda, destaca sobre los demás: Grant Morrison. Ya sea por su larga etapa al frente del personaje, que se remonta desde 2006 hasta nuestros días, o por los continuos cambios que aportó en ella, tales como la creación del personaje de Damian Wayne o de la organización internacional Batman Incorporated, su estancia al frente del Cruzado de la Capa merece ser recordada.

Otro de los hechos importantes que sufrió Bruce Wayne bajo la batuta de Morrison es el que hoy nos ocupa: los sucesos acaecidos en Batman R.I.P. Y es que el guionista escocés pone al Hombre Murciélago en un grave aprieto, tanto que, por primera vez en bastante tiempo, dudamos de la integridad física y mental del Caballero Oscuro -sensación que se acrecienta más aún al ver el nombre del tomo-. Es decir, la duda no es cómo va a salir de esta el héroe de Gotham, sino si lo va a conseguir. Pero empecemos por el principio.

En el volumen, una organización de villanos llamada el Guante Negro urde un meticuloso plan para destrozar física y mentalmente a Batman. Esto es, arrebatarle absolutamente todo lo que posee. De este modo, a lo largo de los episodios que componen este arco argumental, seremos testigos de cómo todo lo ocurrido en el pasado es utilizado en contra del Caballero Oscuro. Dicho de otro modo, el plan de esta malvada asociación viene gestándose desde el inicio de las aventuras del Cruzado de la Capa.

Quizá debido a todo lo anterior, el tomo puede resultar algo confuso si, como en mi caso, desconoces gran parte de lo acaecido antes de Los Nuevos 52. Esto, unido al inconfundible estilo del guionista escocés, propenso a hacer múltiples saltos temporales y en el espacio, incrementa aún más la sensación de perplejidad o desconocimiento de lo que sucede. Si bien es cierto que normalmente sería un punto negativo, en esta ocasión lo veo como un recurso narrativo más que nos permite conectar con lo que siente Bruce Wayne, lo que está pasando en su mente. En otras palabras, provoca que nos sintamos tan perdidos como él.

batman-rip-ecc-ediciones-grant-morrison-lee-garbett-tonyt-s-daniel-dc-comics-zur-en-arrh

Sin desvelar mucho, el plan del Doctor Hurt, líder del Guante Negro, consiste en desestabilizar mentalmente a Batman, haciéndole dudar de su madurez y su cordura. Este aspecto es, a mi entender, uno de los que mejor tratados están en el cómic, puesto que, si lo pensamos bien, ¿qué adulto se vestiría de murciélago? No parece algo muy normal que digamos. Así, consigue que nos planteemos algo en lo que tal vez nunca hayamos pensado: la estabilidad psicológica del justiciero de Gotham. Destacar también el interesante contraste entre la “locura” del Caballero Oscuro y la del Joker, quien ejerce un papel importante en el desarrollo de la trama.

batman-rip-ecc-ediciones-grant-morrison-lee-garbett-tony-s-daniel-dc-joker-comics

Por otro lado, a lo largo de la lectura del volumen, nos percatamos de la gran fortaleza del Hombre Murciélago, ya que una persona común no sería capaz de soportar tal nivel de estrés y, no digamos ya, de someterse a múltiples situaciones peligrosas cada día. Aun así, también observamos el coste de esa resistencia: un hombre encerrado en sí mismo y protegido de cualquier contingencia con la finalidad de volver a enfrentarse a la maldad en Gotham. En suma, el cómic retrata muy bien la mente del Caballero Murciélago.

Más allá de la historia principal, el volumen incluye unos complementos notables. O, mejor dicho, son números que amplían lo ya visto en el arco argumental. Por un lado, tenemos dos episodios en los que encarnamos a Alfred Pennyworth para hacer un muy interesante repaso a toda la vida de Batman. De este modo, aspectos como la preocupación del mayordomo por las actividades de su señor,  la adopción de los Robins, la muerte de Jason Todd a manos del Joker o el encuentro entre Bane y Batman, donde el villano le rompe la espalda, son algunos de los sucesos de los que seremos testigos.

A su vez, en estos dos números también observaremos una curiosa historia que podría estar vinculada a “elseworlds” o mundos alternativos, Extremaunción, en la que Morrison nos muestra qué sería de la vida de Bruce Wayne si sus padres no hubieran muerto aquella fatídica noche en el Callejón del Crimen. Ciertamente, conoceremos una visión del heredero de los Wayne que no habíamos visto antes: una parecida a la de un joven rico y mimado. Tras este breve pero necesario paréntesis, el tomo concluye con dos episodios finales, R.I.P el Capítulo Perdido, que pueden considerarse la verdadera clausura de Batman R.I.P. Sin dar apenas tiempo para recuperarnos de lo sucedido, Morrison pone el broche final a este arco, marcando un verdadero punto de inflexión en la vida del Caballero Oscuro.

batman-rip-ecc-ediciones-grant-morrison-lee-garbett-tony-s-daniel-dc-comicsRespecto al dibujo, Tony Daniel, quien se ocupó de Detective Comics en el Nuevo Universo DC, se ocupa de prácticamente la totalidad de los lápices. Como es natural en él, nos ofrece un trabajo correcto, destacando a mi parecer en las páginas con una sola viñeta, donde nos ofrece ilustraciones realmente notables. También me gustó su peculiar representación del Joker, puesto que estamos acostumbrados a verlo bajo su indumentaria habitual y ese Payaso con el torso descubierto resulta más inquietante todavía. Además, Lee Garbett, quien trabaja actualmente para Valiant Comics, se ocupa de los lápices de Extremaunción ofreciendo también un buen nivel. Destacar las portadas del genial Alex Ross, incluidas en el recopilatorio.

En cuanto a la edición, ECC Ediciones recopila Batman R.I.P junto a Extremaunción y R.I.P el capítulo perdido en un tomo encuadernado en cartoné de 272 páginas a color a un precio de 25€. Además de esto, el volumen incluye, como he comentado, las portadas de Alex Ross y Tony Daniel, así como unos interesantes bocetos al final del recopilatorio, junto a un artículo introductorio de David Fernández.

En suma, nos encontramos ante un tomo imprescindible para entender la etapa de Morrison en Batman, que ECC está publicando gradualmente, y también con un interesante volumen del personaje, con una historia que juega muy bien con su psicología y sabe adentrarnos muy bien en la mente del Cruzado de la Capa. Aún así, peca de cierta confusión en su narrativa que, si bien es un buen recurso narrativo, hay ciertas cosas que no acaban de quedar del todo claras, por lo que es posible que la obra gane enteros al ser releída.

[xrr rating=3.5/5]

2 Comentarios

  1. AMO. ESTE. CÓMIC.
    Me encanta el ritmo, me encanta el tratamiento que se le da a los personajes, me encanta el guión, me encanta el Joker, y sobre todo, me encanta el Batman del Zur-En-Arrh, creo que es el concepto más alucinante que han creado nunca para el personaje y aquí está llevado magistralmente. A la gente le encanta el #5 del Batman de Snyder por el laberinto y el impacto que causa en la psique del personaje. Pero para mí, ningún cómic (que yo haya leído) ha puesto al personaje tan al límite a nivel mental como este.

    Por eso me gusta tanto Morrison, por lo arriesgado que es y por lo loco que está, porque este tipo de cosas él las hace de un modo esperpéntico y alocado que he visto en pocos autores.

    Por cierto, yo lo leí solo, sin saber nada posterior o anterior de la etapa de Morrison, y aún así lo disfruté mucho.

    • Yo el guión, como no podía ser de otra forma, lo veo confuso, pero es algo intrínseco a Morrison: no sabe conectar lo que narra. Es decir, hay muchas cosas que quedan en el aire o no están explicadas lo suficiente, a saber, lo del aislamiento, la creación del Batman del Zur-En-Arrh, las motivaciones de Hurt -bueno, vale, quiere destruir a Batman, ¿por qué?-….
      Aún así, coincido en que el personaje es llevado al límite, pero me pareció bastante mejor tratado en el número de Snyder, porque lo ocurrido afecta solo a Batman, a diferencia de aquí que afecta al de Zurr en Arrh . Aunque, bueno, Morrison no es de mi agrado precisamente: tiene buenas ideas pero si me entero de poco o nada de poco sirve.
      Pero, eso sí, me gustó mucho el Joker que creó, en parte por el diseño de Daniel.

      Muchas gracias por comentar 🙂

¡No te vayas sin comentar!