El nacimiento del “Comic Book” – parte 2

Después de ver cómo el cómic pasaba de las páginas de los periódicos al formato Comic Book, y cómo “The Funnies”, configuraba un nuevo tipo de publicación, vamos a continuar con la evolución cronológica de este formato. Recomendamos antes de leer esta reseña que leáis la de la semana pasada El nacimiento del “Comic Book” – parte 1.

“The Funnies” de Delacorte, gracias a la colaboración de varias personas empezaba a dar los pasos que acabarían con el largo proceso del nacimiento del Comic Book moderno. Lo más importante en este momento fue que alguien de la Eastern Color se dio cuenta por fin del formato que debían tener los Comic Books. Coulton Waugh, autor de “The Comics”, un libro que habla sobre la historia de los cómics y en concreto sobre el comic book, se entrevistó con los dos hombres que estuvieron presentes en el nacimiento de este nuevo formato de cómic y en un fragmento de su libro nos cuenta lo que ocurrió:

La Eastern Color había impreso varias hojas sueltas para el Ledger Syndicate de Filadelfia, hojas que eran reducciones de la plancha dominical que publicaba el “Ledger”. Estas planchas medían 17 × 22 cm y alguien del taller de imprenta cuyo nombre no ha pasado a la historia comentó que dos de ellas llenarían una página formato tabloide. Lo importante era que las rotativas a cuatro colores de la Eastern Color ya estaban adaptadas para imprimir la página a todo color en un formato tabloide, que no es más que una página normal doblada por el medio. Si el formato tabloide se doblaba otra vez, por cada página impresa y grande que se utiliza en las grandes secciones de los domingos, saldrían cuatro páginas pequeñas de un libro que cabría en el bolsillo. Por consiguiente, tales libros podrían producirse de modo muy económico y sin ningún cambio básico de las prensas en color. Un problema técnico que parecía difícil, consistía en que las hojas grandes salieran con las páginas pequeñas en correcto orden. El problema lo resolvió brillantemente Morris Margolis de la Charlton Company, al que se pidió que se encargara de la encuadernación.

En 1933 la Eastern Color publicó  “Comic Books” de formato y forma aproximados a los modernos, pero se trataba solamente de obsequios que minoristas y fabricantes darían a sus clientes. Además estos Comic Books –el primero lleva el título de “Funnies on Parade” al que siguieron “Famous Funnies” y “Century Comics”- los formaban reimpresiones de cómics publicados por la prensa incluyendo Mutt and Jeff, Skippy y Joe Palooka. Al principio la Eastern no quiso seguir el ejemplo de Delacorte y publicar material original que se vendería en los quioscos.

Famous Funnies
Famous Funnies

Por aquel entonces, la Eastern Color tenía un vendedor encargado de sus cómics, Max Charles Gaimes, que visitaba las compañías que eran posibles consumidoras de cómics y volvía a la Eastern Color con el pedido de centenares de miles de ejemplares, pedidos que le pasaban compañías como Procter and Gamble, zapatos Kinney, los grandes almacenes John Wanamaker y el cereal Wheatena. A Gaines le impresionó el entusiasmo del público por aquellos cómics que se daban como obsequio y, según más tarde contaría a Coulton Waugh, hizo el experimento de pegar unas etiquetas que decían 0,10 $ en las tapas de varias docenas de ejemplares de uno de sus cómics. Luego persuadió a un par de quioscos a que exhibieran los cómics durante un fin de semana: el lunes por la mañana se habían agotado todos los ejemplares.

En vista de ello, se hizo una tirada de prueba de 35.000 ejemplares de otro número de “Famous Funnies”; este número fue distribuido a cadenas de almacenes como F. W. Woolworth por la Dell Publishing Company de Delacorte a principios de 1934. Estos cómics se vendieron muy bien, pero Delacorte decidió continuar con “Famous Funnies”; los anunciantes miran con recelo aquella revistilla burda y sin duda el propio Delacorte estaba mal posicionado hacia los cómics después de su desgraciada experiencia con “The Funnies”.

La Eastern Color, decidió continuar ella misma “Famous Funnies” y firmó contrato con un gran distribuidor para que suministrase 250.000 ejemplares del número siguiente para su venta en los quioscos. Si bien ya se habían publicado dos números de “Famous Funnies” – uno como cómic de obsequio y el otro para su venta en los grandes almacenes -, ninguno de ellos se había distribuido a los quioscos, de modo que el primer número destinados a los quioscos se le dio número uno.

El número uno de “ The Funnies” que lleva la fecha de julio de 1934, fue publicado en mayo del mismo año y se vendió en los quioscos al precio de 0,10 $. A partir el segundo número “Famous Funnies” empezó a publicarse mensualmente.

Pero como ya hemos mencionado, “Famous Funnies” estaba compuesto por cómics reimprimidos. El primer Comic Book a cuatro colores y contenido material totalmente nuevo no vio la luz hasta principios de 1935. Se trataba del número uno de “New Fun”, publicado por la National Periodical Publications. Este nuevo cómic era una mezcla de cómics de aventuras y humor, toscamente inspirados en las series que aparecía anteriormente en la prensa. A finales de 1935 esta compañía comenzó a publicar un segundo cómic con material original, “New Comics”, que ha ido cambiando de nombre hasta su nombre actual por el que lo conocemos, Adventure Comics (que pertenece a DC comics).

Fragmento de Aquaman -  Adventure comics
Fragmento de Aquaman –
Adventure comics

¡No te vayas sin comentar!