[Sitges 2013] Crítica de Only Lovers Left Alive

tilda-swinton-y-tom-hiddleston-vampiros-only-lovers-left-alive

Dentro del género de terror se suele clasificar las películas según el enemigo que acecha en las sombras. Así pues tenemos películas de hombres lobos, extraterrestres, zombies, fantasmas e incluso vampiros, entre muchos otros.

Mucho ha cambiado el cine desde las primeras películas en blanco y negro de Béla Lugosi, y hoy en día necesitados de ideas la perversa maquinaria de Hollywood y su equipo de guionistas exploran nuevas formas de exprimir viejas ideas ya existentes, como por ejemplo sacar esos personajes míticos de su entorno habitual, el cine de terror, y adaptaros a otros géneros. De ese modo hemos conseguido comedias como Bienvenidos a Zombieland o Shaun of the dead, o románticas como Warm Bodies o Crepúsculo. Y hablando de esta última, son muchos los aficionados al cine los que se han quejado una y otra vez de la obra de Stephenie Meyer, afirmando que distorsionaba el concepto popular del vampiro. Es decir, que el problema no era la idea de que un vampiro pueda enamorarse (algo que no es nuevo ni en la literatura ni en el cine), sino el enfoque que se le daba a los personajes (además de unas pésimas interpretaciones en las películas, pero eso es otra historia).

Con esa premisa en mente nos llega ahora Only lovers Left Alive, la última película del aclamado director de culto Jim Jarmisch:

Adán y Eva son dos vampiros milenarios que viven separados. Ella reside en Tánger junto a otro de los suyos, rodeada de libros. Él vive en Detroit, la otrora conocida como cuna del capitalismo ahora decadente y en ruinas, deprimido cada día más y más por lo que los humanos, o los “zombies” como él los llama, están haciendo al planeta. La distancia no impide que se sigan amando y pronto volverán a intentar estar juntos de nuevo. Sin embargo los sueños recurrentes de ambos sobre Ava, hermana de Eva, aventuran que se avecinan problemas.

tom-hiddleston-y-tilda-swinton
Una película compleja, no por la historia la cual no contiene secreto o giro alguno, sino por la forma de contarla, con un ritmo por momentos demasiado pausado, recreándose en exceso en los detalles.

La música es prácticamente un personaje por si mismo, al fin y al cabo es el mismo director, apasionado del tema, el encargado del guion y la banda sonora, la cual interpreta junto a su propio grupo de música. Del mismo modo el personaje de Adán es un virtuoso de la música, una personificación del artista indie que repudia el éxito y la fama, además de un coleccionista de instrumentos. Se suceden así largas conversaciones sobre artistas, instrumentos y eventos musicales históricos. Del mismo modo la película cuenta con varios momentos que aunque no aportan nada a la trama cuentan con la vistosidad de un videoclip.

Todo el conjunto crea una película aburrida por momentos, con alguna que otra buena idea bien llevada pero que difícilmente contentará a todo el mundo. Toda la historia que nos cuentan se puede resumir en un solo párrafo, demasiado poco para las casi dos horas que dura la película.

Sin embargo no está todo perdido. La película cuenta con dos de los mejores actores que dispone Hollywood ahora mismo, Tilda Swinton y Tom Hiddleston. Ambos consiguen una buena química con sus personajes, resultando muy creíbles como vampiros intelectuales que repudian las costumbres a las que se les asocian (divertida la reacción a morder a alguien, “tan del siglo XV”). Tilda nos tiene más acostumbrados a esta clase de papeles, pero Tom sorprende, demostrando que su título de Dios del Tumblr se lo ha ganado a pulso y consiguiendo que toda la sala aplauda nada más ver su nombre en los títulos de crédito, curiosamente en un papel que al principio iba a ser interpretado por otro gran nombre del mundo de las fans, Michael Fassbender. El resto de personajes cuenta con apariciones escasas, a destacar un grande John Hurt con un papel demasiado pequeño para brillar.

only-lovers-left-alive-tilda-swinton-bebiendo-sangre
Se trata pues de una película recomendada para un público muy concreto: para los (las) fans de Tom Hiddleston, nuestro Loki, teniendo así al posibilidad de verlo interpretar a un sexy y deprimido vampiro con mucho talento para la música y la ciencia, así como respetando al máximo la idea clásica del monstruo, nada de brillar a la luz del sol. Pero sobre todo la disfrutarán aquellos amantes del cine independiente y la estética indie, pues encontrarán aquí una nueva aproximación a ideas clásicas del vampirismo, con una ambientación musical y una puesta en escena pausada con una excesiva atención al detalle.

Por lo contrario, aquellas personas que estén buscando una película romántica al uso deberían evitarla. El amor que se profesan Adán y Eva es el que se esperaría de dos seres inmortales con muchas historias a sus espaldas, pasional y místico, seco por momentos. Son dos vampiros alejados de los cuellos de los seres humanos, prefiriendo beber sangre en una copa de cristal mientras citan a Nietzsche o se burlan del talento de Shakespeare. De momento toca esperar, pues todavía no se conoce la fecha de estreno en nuestro país.

[xrr rating=2.5/5]

Cuentista. Aficionado a muchas cosas, experto en pocas. Quizá algún día la suerte esté de mi lado y engatuse alguna editorial para que me paguen por una de las cosas que más me gusta: escribir. De momento lo hago gratis, pero las donaciones en forma de patatas fritas y un helado ocasional se agradecen.

1 Comentario

  1. He llegado aquí por casualidad y me he leído el artículo por aburrimiento, pero he de decir que se nota la poca sensibilidad artística del que ha escrito este artículo, tanto como por la escritura como por el cine.

¡No te vayas sin comentar!