Análisis de The Legend of Zelda: A Link Between Worlds

Pocas sagas de videojuegos tan longevas siguen gozando de tan buena salud como The Legend of Zelda. Curiosamente tenemos que seguir en Nintendo para encontrar una saga con más de 25 años que sigue produciendo auténticas joyas, Mario, aunque en el caso del fontanero italiano cuenta con demasiados subproductos que emborronan un poco su trayectoria reciente.

No es el caso de Link, Zelda y Hyrule. Cada juego publicado se convierte en una obra de arte y en un imprescindible de su consola desde el primer día (estamos hablando, claro está, de los juegos considerados canónicos, obviamos por motivos más que evidentes los dos Zelda publicados en CDI). En el terreno de las consolas portátiles siempre ha tenido la sensación de no estar a la altura, aunque se trata de una mera ilusión, y siempre hablando de la excelencia a la que nos tiene acostumbrados la saga. A auténticas joyas como los Oracle le sucedieron un port de A Link to the Past para Gameboy Advance y dos continuaciones directas de Wind Waker para Nintendo DS. En 3DS únicamente habíamos disfrutado de un excelente remake de Ocarina of Time, y el tiempo pasaba mientras nos preguntábamos qué movimiento por parte de Nintendo sería el siguiente: ¿escucharían a los fans y se atreverían con el remake de Majora’s Mask? ¿O un juego totalmente nuevo?

The-Legend-of-Zelda-A-Link-Between-Worlds-wallpaper-fondo-de-pantalla-con-la-espada-maestra

Pues parece que al final encontraron la solución perfecta para contentar a (casi) todo el mundo. A Link Between Worlds se convierte desde ya en uno de los mejores juegos de la saga y en un imprescindible para su consola Nintendo 3DS. Y que dé un paso al frente el que no se lo esperase.

Nos encontramos en la misma Hyrule que en A Link to the Past, aunque se trata de otra época y otro Link. Al poco de empezar el juego nos resumen muy brevemente la historia del juego de Super Nintendo con lo necesario para poder avanzar, una premisa conocida de sobra por todos los seguidores de la saga: Ganon intentó hacerse con la Trifuerza, esta se dividió en 3 partes, quedándose la del Poder en manos del infame ladrón y las de la Sabiduría y el Valor junto a Zelda y Link respectivamente. Al final con la ayuda de los siete sabios consiguieron encerrar a Ganon en otra dimensión e Hyrule vivió en paz… Hasta hoy.

A-Link-Between-Worlds-pintura-link-con-zelda

La gente está desapareciendo y detrás parece estar una extraña hechicera obsesionada por el arte y con la habilidad de convertir a las personas en cuadros. Si bien su objetivo no está claro, pronto la Princesa Zelda acudirá en busca del Héroe para pedirle que de nuevo salve Hyrule… y su versión alternativa, Lorule.

Una historia bastante sencilla (como casi siempre en los juegos de Legend of Zelda) y que es poco más que un Macguffin para embarcarnos en una aventura llena de mazmorras por explorar y puzles que resolver, captando a la perfección la jugabilidad más clásica de la saga, dejando de lado los entornos tridimensionales y en su lugar volviendo a los orígenes con una vista cenital y que parece relegada a los juegos portátiles. A pesar de tratarse de una secuela de un juego existente, se puede disfrutar perfectamente sin haber jugado a Link to the Past, ya que únicamente se reutiliza el mapa de Hyrule, e incluso este presenta varios cambios. Por lo demás, el juego presenta una serie de cambios que se podrían incluso considerar “revolucionarios”, principalmente en el sistema de objetos.

zelda-link-between-worlds-tienda-de-rovio
Se acabó la mecánica de explorar la mazmorra de turno en busca del nuevo objeto que nos ayude a superarla. El arco, el gancho, las bombas… todas las armas están disponibles desde el principio en la tienda, y previo pago podremos alquilar las que necesitemos para nuestra siguiente aventura. Las rupias se convierten así por primera vez en un elemento a tener en cuenta, pues se acabó el tener la bolsa llena a rebosar y en más de una ocasión deberemos hacer una pausa para buscar dinero donde sea para poder adquirir las armas que necesitamos. Si caemos en combate las armas alquiladas volverán a la tienda, obligándonos a salir de la mazmorra para ir de nuevo a alquilarlas, algo que no ocurre si en su lugar decidimos comprarlas… aunque el precio se dispara, y muchísimo. Todo un acierto que se convierte en un soplo de aire fresco, algo muy necesario en la saga.

Otro aspecto a tener en cuenta es el explotado hasta la saciedad en las imágenes promocionales, la habilidad de convertirnos en pintura y movernos por las paredes. Ya en el pasado Nintendo ha experimentado incluyendo elementos radicales en la jugabilidad, como los viajes en barco de Wind Waker o la habilidad de convertirse en lobo del Link de Twilight Princess, aunque en el primero se trató de una mecánica que no fue del agrado de todos, y en el segundo caso al final resultó ser algo testimonial y secundario. Muchos éramos los que temíamos algo parecido con A Link Between Worlds, pero al final la habilidad de convertirnos en pintura ha resultado ser todo un acierto, añadiendo una nueva dimensión a utilizar para resolver los puzles y avanzar por los escenarios.

a-link-between-worlds-link-dibujado-pasando-detras-de-un-enemigo

Esta vez contamos con una barra de vigor que nos limitará a la hora de movernos por las paredes o utilizar los objetos. Se acabó la munición y cada vez que utilicemos el arco o las bombas se gastará un poco dicha barra, obligándonos a descansar, algo que se convierte en todo un elemento desafiante durante los combates contra los jefes finales. Y para finalizar con las novedades, algo que será del agrado de muchos es la libertad con la que contaremos para movernos por Hyrule. El disponer de todos los objetos en cualquier momento nos permite escoger qué mazmorra afrontar a continuación, terminando de un plumazo con la clásica linealidad que caracteriza a la saga.

Por lo demás todo sigue igual: mazmorras más pequeñas en tamaño pero con un diseño inteligente por lo que casi ninguna se nos hará pesada (lástima de esa fijación que tiene Nintendo por torturar a los fans con la clásica mazmorra acuática), así como muchos minijuegos, aunque ninguno revolucionario o innovador que consiga permanecer en nuestra memoria: desde uno de béisbol a otro en el que esquivaremos una horda de cuccos cabreados en un espacio cerrado y reducido, e incluso una torre en la que nos enfrentaremos a una sucesión interminable de enemigos y algunos jefes finales. Además el juego utiliza la función de Streetpass permitiéndonos enfrentarnos a Links de otros jugadores, encarnados por la versión oscura tan querida por los fans de Ocarina of Time.

The-Legend-of-Zelda-A-Link-Between-Worlds-beisbol

Por lo general se trata de un juego fácil, con algún pico ocasional en la dificultad, rara vez nos sentiremos perdidos y eso que al igual que Skyward Sword se trata de un juego en el que en todo momento tendremos algo que hacer. Para aquellos que busquen un desafío tienen la posibilidad de rejugarlo una vez terminado con un nuevo modo de dificultad, el llamado “Modo Héroe”, en el que los enemigos infligen el doble de daño y que perfectamente con dos o tres golpes morderemos el polvo. Sin duda un modo interesante pero que en mi opinión debería haber sido una opción desbloqueada desde el principio.

El apartado gráfico es uno de los más conseguidos en la consola portátil de Nintendo, con la ayuda de unas buenas y fluidas animaciones, así como algunos elementos interesantes como efectos de luces en las explosiones y algún juego de sombras. Sin embargo nada de esto serviría de no contar con un bello apartado artístico que consigue hacernos olvidar lo pequeña que es esta Hyrule, consiguiendo unos buenos escenarios diferenciados entre sí según estemos visitando un desierto o una montaña nevada. Sin embargo donde más destaca es en el uso del 3D: ningún otro juego de Nintendo u otra compañía consigue un uso tan inteligente de dicha función, logrando incluso que en muchas ocasiones sea casi imprescindible tenerlo activado ya que tendremos una mejor noción del escenario y los diferentes niveles y alturas. La banda sonora sigue al mismo nivel que siempre, quizá con la única pega de reaprovechar demasiados temas clásicos de la saga (aunque en mi caso opino que se trata de todo un acierto), además de los clásicos sonidos típicos de Link cuando ataca y recibe daño.

link-oscuro-between-worlds

En conclusión, se trata de uno de los mejores juegos que existen actualmente para Nintendo 3DS, divertido, longevo, quizá demasiado fácil en algunos momentos pero que gracias a un inteligente diseño de los niveles todo se convierte en una agradable aventura llena de mazmorras y puzles. Una nueva entrega de la saga The Legend of Zelda que perfectamente puede codearse con sus hermanos mayores.

[xrr rating=4.5/5]

3 Comentarios

  1. Juegazo,lo estoy jugando estos días y me está encantando, esa mezcla de nostalgia y a la vez estar probando algo nuevo, es de lo mejor, los chicos de Nintendo siempre saben como crear auténticas joyas.

  2. Como cometas laguna, el juego no se sale de su linea personal, juegazo de 10! super entretenido y nada machacante. No como majora’s mask Que para mi es el mejor juego de zelda, por encima de Ocarina of time, pero el templo del agua era algo… INFAME!.
    Juego 1o0% recomendado y muy adictivo!

¡No te vayas sin comentar!