Bakuman

bakuman-manga-reseña-norma-tsugumi-ohba-takeshi-obata-editorial-analisis-manga-comic-opiniones-opinion

Si pensamos en un shonen manga o un manga destinado a chicos jóvenes, nos vienen a la mente obras como Dragon Ball, One Piece o Naruto, todas ellas con un denominador común muy claro: las luchas o los combates, el elemento principal de estos cómics. Sin embargo, si indagamos un poco más, es fácil descubrir que, dentro de este tipo de manga, existen otro tipo de temáticas algo más minoritarias, tales como las deportivas. Aun así, suele ser difícil, y más en nuestro país, encontrarnos con obras que sorprendan dentro del shonen, ya sea por su escasa variedad o por su escasa originalidad.

No obstante, siempre hay algunas excepcionales, una de las cuales fue, en su día, Death Note. Con una profundidad argumental rara en los mangas juveniles y una interesante premisa, logró hacerse un hueco en medio de combates con multitud de “power-ups”, deportistas con un afán ilimitado de superación y chicos perseguidos por decenas de mujeres. Los autores de la obra anterior, Tsugumi Ohba y Takeshi Obata, vuelven a sorprendernos con un manga sobre…el manga.

Pese a que el planteamiento resulte extraño en un principio, si lo detallamos algo más enseguida lo comprenderéis. Bakuman, que podría ser traducido como “el hombre que apuesta”, narra la historia de dos muchachos, Moritaka Mashiro, muy habilidoso dibujando, y Akito Takagi, con gran capacidad para crear historias. Este dúo decidirá unirse con el fin de llegar a serializar -publicar en una revista- su propia obra y convertirse en referentes en el mundo del cómic japonés.

1-bakuman-manga-reseña-norma-tsugumi-ohba-takeshi-obata-editorial-analisis-manga-comic-opiniones-opinion

 

Además de la trama anterior, que ejercerá de hilo conductor de la historia, hay una especie de historia de amor, cuanto menos, bastante polémica e irreal. Sin entrar en detalles, basta decir que Mashiro tendrá un incentivo extra para conseguir su sueño: crear un manga que tenga su propia adaptación animada y que, en ella, ocurra cierto hecho que no desvelaré para no arruinaros la sorpresa.

Uno de los puntos fuertes de este manga, principalmente en los primeros compases del mismo, es la gran explicación del mundo editorial nipón. Antes de explicarlo, sin embargo, conviene hacer un breve inciso: en Japón los cómics no se publican en grapa como los americanos, sino que inicialmente se incluyen en revistas de distinta periodicidad -semanal, mensual…- y, posteriormente, se recopilan en tomo. De este modo, cada semana los japoneses pueden comprar una Shonen Jump! en la que pueden leer los nuevos episodios de One Piece, Kuroko no Basket o Naruto, por poner tres ejemplos.

Así pues, en Bakuman aprenderemos mucho acerca del funcionamiento de dichas revistas, más especificamente, de la más famosa de ellas: la Weekly Shonen Jump!, donde se publicó la obra. Conceptos tales como las previas, las buenas, el proceso de selección de obras, el papel de las historias autoconclusivas, los editores y ayudantes, la recopilación en tomos…son minuciosamente detallados en este manga. Ciertamente, resulta muy ilustrador e interesante poder ver el mecanismo de las revistas desde dentro, ya que ayuda a comprender mejor el mercado japonés y el ámbito del cómic en general.

2-bakuman-manga-reseña-norma-tsugumi-ohba-takeshi-obata-editorial-analisis-manga-comic-opiniones-opinion

Obviamente, no todo el argumento versará, ni mucho menos, sobre las revistas de cómic nipón, sino que, de forma lenta y gradual, Bakuman va desvelando los pilares de su trama: los personajes. Y es que más allá de los primeros tomos, cuando ya se ha explicado buena parte del mecanismo de producción de las revistas, la historia recae sobre los múltiples y variopintos personajes, bastantes de ellos más carismáticos que el dúo protagonista.

Pese a que no es mi intención hacer una explicación pormenorizada de cada uno de ellos, sí me gustaría hacer hincapié en algunos de los más relevantes. En primer lugar, tenemos al “antagonista” de la obra, o, mejor dicho, al rival de los Ashirogi Muto -el seudónimo del dúo protagonista-: Eiji Niizuma. Considerado todo un genio prematuro del manga, Niizuma estimulará todavía más a los dos protagonistas y les hará plantearse otro reto: superarle. Gracias a su peculiar personalidad, se convierte por méritos propios en uno de los grandes elementos de la obra.

Por otro lado, tenemos a la hilarante pareja Hiramaru y Yoshida, mangaka y editor respectivamente, quien pondrán el toque cómico a la obra y, nada más pensar en ellos, hará que esbocemos una sonrisa -tal y como me está ocurriendo en estos momentos-. Sin desvelar mucho, basta decir que Yoshida ideará mil y un planes para lograr la entrega semanal. Destacar, por último, al editor de los Ashirogi Muto, Akira Hattori, debido a su importancia argumental. Como digo, hay muchos personajes y, pese a que es injusto citar solamente a tres, creo que sirve para hacerse de una idea del buen hacer del guionista, Tsugumi Ohba, en este sentido.

3-bakuman-manga-reseña-norma-tsugumi-ohba-takeshi-obata-editorial-analisis-manga-comic-opiniones-opinionRespecto al desarrollo de la trama, ciertamente el interés no decae prácticamente en ningún momento y la colección sigue resultando interesante y fresca como el primer día. Aun así, es cierto que, como es lógico, hay volúmenes mejores que otros. A modo de apreciación personal, considero que la obra se desfonda un poco en su recta final, provocándonos la sensación de que el guionista no sabe muy bien por dónde tirar. Además, la conclusión, personalmente, no me acabó de convencer, puesto que esperaba un mayor desarrollo de la misma, ya que ciertos aspectos no se acaban de aclarar del todo.

En lo que al dibujo se refiere, Takeshi Obata consigue desligarse de su estilo más oscuro y sobrio exhibido en Death Note para, progresivamente, realizar uno más caricaturesco y luminoso, más acorde con la temática de la obra. Además, la narrativa o composición de viñetas es realmente muy buena, dinamizando mucho la lectura del cómic. Destacar también los dibujos deformados propios de situaciones humorísticas, ya que están muy bien hechos.

Mencionar un aspecto que, inexplicablemente a mi parecer, genera algo de polémica: la abundante cantidad de textos. Ciertamente, la obra posee unos extensos diálogos a raíz de la trama pero, pese a ello, no resulta ni mucho menos aburrida. Más bien al contrario: tenemos bastante más lectura que en otros mangas al mismo precio.

En cuanto a la edición, Norma Editorial ha acabado de editar el pasado mes la obra íntegra compuesta por veinte volúmenes de unas 180 páginas cada uno por 7,5€. Además, ha editado también las dos guías de personajes, que, además de ser un buen complemento de la obra, contienen multitud de extras. A su vez, con motivo del pasado Salón del Manga, se puso a la venta un pack con los tres primeros tomos a 21€, que constituye una muy buena oportunidad para empezar la colección.

En suma, nos encontramos ante una muy buena obra que, pese al leve defecto argumental ya comentado, otorga un soplo de aire fresco y es una muy buena opción para quienes busquen algo alejado de los géneros más habituales. Además, mientras la lees aprendes los entresijos del mundo editorial, lo que la hace más recomendable aún.

[xrr rating=4/5]

¡No te vayas sin comentar!