Conan Rey: El fénix en la espada

Conan Rey: El fénix en la espadaDespués de tomar por asalto la capital y asesinar al rey Numedides a los pies del trono – del que se adueñó a continuación -, Conan, que tiene ya más de cuarenta años, es el rey de la nación más grande de Hiboria.

Su vida de rey, sin embargo, no es un lecho de rosas. Aún no ha pasado un año y el juglar Rinaldo entona ya insolentes baladas alabando al «mártir» Numedides. El conde de Thune, Ascalante, ha reunido a un grupo de conspiradores para derrocar al bárbaro. Conan comprueba que la gente tiene mala memoria, y que él también sufre el desasosiego que conlleva la corona.

Este texto, que pertenece al relato “El fénix en la espada”, se publicó originalmente en diciembre de 1932 dentro de la revista Weird Tales. Aparecía así por primera vez a los ojos del mundo dentro de esta publicación el ahora ya conocido Conan, un bárbaro de origen cimmerio, cuyas vivencias hemos visto reflejadas en multitud de cómics y novelas.

Con el paso del tiempo, su creador, Robert E. Howard, adaptó esta narración para otro de sus carismáticos personajes, Kull de Atlantis, pero queridos lectores, esa es ya otra historia…

Como podemos apreciar en este prólogo citado, Conan se había hecho con el trono de Aquilonia tras matar a su nefasto rey, Numedides. Esto ocurrió tras finalizar una guerra contra el pueblo picto, en la que Conan tomó parte junto a los soldados aquilonios. Así, tras concluir el enfrentamiento, el cimmerio volvió junto a las tropas a Aquilonia, donde pudo ver cómo la mayoría de habitantes estaban a disgusto con su gobernante. Fue en este momento cuando el cimmerio, viéndose implicado en la revuelta, asedió el palacio de Numedides, poniendo fin a la tiranía de este al asesinarle en su propio trono. Pero como suele ocurrir en cualquier reinado, dentro de este se crean defensores y detractores, y el del bárbaro no podía ser menos.

Esta premisa es contada por un viejo Conan, dotado de barba y pelo canoso, asomando este último con escasa fuerza a través de su dorada corona. Aún así, la primera imagen que tenemos del rey nos sigue mostrando su abrumadora energía, al verle vencer en entrenamiento a sus fieles guardias. Junto a este llega su escriba Pramis, al que se le ha encomendado la labor de transcribir las salvajes vivencias de su rey.

Conan Rey: El fénix en la espada

De esta forma, ambos personajes se sientan ante la sombra de la estatua de Rinaldo, un poeta traidor que intentó acabar con la vida de Conan mediante una confabulación que se cernía sobre este. A partir de aquí, viajaremos veinte años atrás en el tiempo, para conocer un relato que en palabras del propio cimmerio, seremos nosotros mismos los que juzgaremos su veracidad.

Todo comienza con una oscura reunión de varios traidores cercanos a la corte del depuesto rey Numedides. En ella veremos cómo se va tejiendo un entramado de ardides cuyo objetivo es acabar con Conan, estando envueltos varios personajes, como son el poeta Rinaldo o el conde de Thune, Ascalante. Lo que estos no saben, es que están maquinando la eliminación de un cimmerio curtido por cientos de aventuras, quien además recibirá la ayuda de un personaje de leyenda, llamado Epimetreus, quien le dotará de conocimiento y poder.

Por otro lado, estos nuevos enemigos del bárbaro no son conscientes de que dentro de sus filas se encuentra un ser cuya maldad y poder están lejos de la racionalidad. Así, conoceremos a Thoth-Amon (personaje muy recurrido en las historias clásicas del cimmerio), un hechicero estigio al que sus propios congéneres abandonaron tras perder este sus poderes, los cuales recibía mediante un anillo que le ha sido robado. Esto creará un conflicto de intereses entre confabuladores y brujo, el cual veremos en las primeras páginas del volumen, desarrollándose hasta llegar a un épico final, donde nos mostrarán al bárbaro en completa acción.

Conan Rey: El fénix en la espada

La adaptación de esta majestuosa obra ha estado a cargo de Timothy Truman, un guionista al que hemos visto trabajar en series como Star Wars o en otros números de Conan, como fue el ya reseñado “La Ciudadela Escarlata”, una excelente adaptación de un clásico de Robert E. Howard, en el que colaboraron también el mismo trío de artistas que desarrollan este relato. El trabajo de Truman a cargo de la historia es sensacional, sabiendo trasladar de forma sublime esta narración escrita hace ya ochentaiún años, a las trabajadas viñetas, creadas en esta ocasión por Tomás Giorello. La dedicación del guionista impregna cada página, denotándose cómo este es un gran seguidor del trabajo original de Howard.

En cuanto al dibujo, este ha sido realizado, como ya he mencionado, por Tomás Giorello, otro habitual en los cómics de Star Wars. Esto nos permite apreciar cómo el ilustrador es capaz de desenvolverse en estilos totalmente opuestos, creando en ambos un resultado espectacular. El Conan que vemos aquí, cercano al creado por Frazetta, está dotado de diferentes rasgos y características, variando estos con el paso de los años que nos muestra la historia. El resultado no puede ser más espectacular, plasmando ilustraciones cargadas del detalle y la crudeza que requiere la obra. Por otro lado, la viveza que muestran la gran mayoría de ilustraciones no podría ser adquirida si no es por la labor de José Villarrubia, quien se encarga de dotar de color a esta obra.

La edición publicada por Planeta DeAgostini Cómics en España, recopila los cuatro números que publicó originalmente la editorial Darkhorse. Esta mantiene características similares a las vistas en el tomo anterior, “Conan Rey: La Ciudadela Escarlata”, siendo estas un formato cartoné en el que se incluyen 120 páginas a color, manteniendo un precio recomendado de 14,95€. En la parte final de esta obra podemos encontrar también numerosos extras, compuestos por un epílogo a cargo de Mark Finn (escritor versado en el universo de Robert E. Howard), además de una galería de ilustraciones y bocetos. Un cómic que se convierte en un indispensable para los seguidores de las historias clásicas del bárbaro, mostrando una nueva versión de esta obra clásica que ya habíamos podido ver hace años en formato cómic.

[xrr rating=4.5/5]

1 Comentario

  1. El “Conan” de Dark Horse es realmente impresionante. Empece a seguirlo con “Conan la leyenda”. El tandém Busiek-Nord era alucinante, pero cuando Timothy Truman empezó y se le unió Giotello alcanzaron unas cotas de calidad impresionantes.
    Cada historia que adaptan es soberbia y ver a este Conan en su senectud con el rostro surcado por las cicatrices es aombroso. El problema es que lo que hace este equipo es tan bueno que las miniseries de otros equipos quedan deslucidas.

¡No te vayas sin comentar!