Declaraciones de Harrison Ford

Imagen Harrison FordCualquiera que aprecie el cine sabrá quién es Harrison Ford. Desde papeles emblemáticos como Han SoloIndiana Jones o Rick Deckard, a otros no tan… ¿cómo decirlo? ostentosos como Tom O’Meara o James Marshall, lo que demuestra que, a parte de no rechazar ningún papel por dificil o fácil que pueda ser, es un trabajador incansable.

De hecho, es bastante probable que, de los 3 primeros, pueda volver a meterse en sus respectivas pieles. En su último trabajo vuelve a ser militar, el Coronel Graff, personaje indiscutible de El juego de Ender, cinta basada en la famosísima novela de Orson Scott Card.

El Juego de Ender

De hecho, gracias al estreno de esta última película, pudimos verle en España. Con la prensa estuvo hablando de la película, del personaje y de su carrera. Dado que la película ha dado que hablar fuera del ámbito habitual, ya que hay voces que tachan de fascista el propio libro o incluso a su autor, porque su personaje es el máximo mandatario de una escuela en la que entrenan a niños para la guerra contra una futura invasión alienígena. Pese a tener cierta fama de seco con la prensa, toda la entrevista fue llevada con locuacidad y buen humor. De hecho, al respecto de este último asunto, dijo:

“El tema central del libro (y de la película) no es el punto de vista político. No lo creo en absoluto. Describe un mundo en el que se dan estas circunstancias y estas personas. No nos corresponde a nosotros, los actores, los que estamos contando la historia, determinar si es correcto o no. Lo que quiero es que el público piense por sí mismo, que descubran si han conectado emocionalmente con mi personaje o no y, cuando vuelvan a casa, que decidan si les parezco un fascista o no. Precisamente de eso se trata. Pero en el rodaje no había ningún fascista, ni el de catering, ni el cámara ni nadie”. – Con este último comentario, arrancó las carcajadas de los entrevistadores y asistentes -. “Pienso que es una película para que llevéis a ver a vuestros hijos. Después de verla surgen cuestiones morales en las que vosotros tenéis que darles vuestras respuestas. Precisamente eso es lo que quiero, plantear esas cuestiones y que vosotros seáis en casa los que les deis esas respuestas, no dar esas respuestas en la película”.

También le preguntaron que si se sentía como un profesor al trabajar con tantos niños: “No me veo como un mentor. Me veo trabajando entre iguales con las mismas ambiciones. No me corresponde en absoluto dar consejos. A los adultos no me importa dárselos, pero a los jóvenes no. Prefiero que se sientan libres para pensar sobre mí lo que quieran. No trataba de crear ningún respeto antinatural de ellos hacia mí y ellos entendieron que yo estaba allí para hacer mi trabajo.Lo que sí quiso el director, Gavin Hood, es que no fuese muy cercano con ellos sino que tratase de ser un poco distante para crear ese ambiente de autoridad del personaje”. Todo el filme, y su filmografía extensísima, hicieron preguntarse a la concurrencia su afinidad por la ciencia ficción: “No tengo en cuenta en absoluto el género de una película. Lo que busco es un buen personaje y trabajar con gente ambiciosa y con mucho talento. Me da exactamente igual si la película es de acción, de aventura o de ciencia ficción. He hecho unas 50 películas y todas distintas. Esa ha sido siempre mi intención, hacer distintos tipos de historias que lo único que tienen en común es que existe un personaje que tiene un problema y se trata de ver cómo lo soluciona”.

Con más de 70 belenes montados, no es capaz de ocultar que ya está para nietos más que para cine de acción, pero no ha pensado ni por un segundo abandonar su profesión: “Quiero hacer todo lo que no haya hecho hasta ahora, quiero seguir disfrutando de hacer cine. Cada nuevo papel me da experiencia. Aún no he terminado de aprender esta profesión ni he perdido el interés por el trabajo y por la gente que voy conociendo. Espero acabar mis días actuando en mitad de una película”. Considera que el cine aún no ha perdido su magia, esa capacidad de crear historias que embelesan al espectador.  “La virtud de cualquier película es que tú estás a oscuras en una sala con gente que no conoces y puedes conectar con ellos gracias a lo que estás viendo. Lo que hacen las películas es precisamente eso, crean un contexto para que la gente conecte”.Vamos, que piensa morir con las botas puestas. Ahí le tenéis, grande dentro y fuera de las películas.

¡No te vayas sin comentar!