ECC: tiendas especializadas contra FNAC y ECI

ECC

El 29 de octubre aparecía un nuevo hashtag en las redes sociales: #ECCgate. Así se mezclaban dos términos: el nombre de la división editorial de El Catálogo del Cómic (ECC), que se encarga de publicar el material perteneciente a DC Comics en España; y el sufijo gate, utilizado desde el célebre caso Watergate para referirse a escándalos de gran magnitud. Rápidamente, se extendió como la pólvora entre los círculos comiqueros para criticar un hecho ya repetido en numerosas ocasiones: la venta anticipada de las novedades de esta editorial por parte de FNAC, aunque en esta ocasión, también se sumaba El Corte Inglés (ECI).

El uso de este hashtag venía propiciado porque desde el lunes 28 de octubre ya se podían conseguir en algunos centros ECI o FNAC los cómics que debían salir a la venta el 30 de octubre. La primera tienda en denunciar esta práctica de forma pública fue Manhattan Comics, situada en Valencia, que veía nuevamente cómo el pez grande intentaba comerse al pequeño, algo que lamentablemente se ha visto en otros sectores durante los últimos años. No hablamos de intrusismo, sino de la elevada ventaja con la que juegan estos comercios vendiendo el material días antes, frente a las pequeñas (comparándolas con estos enormes saurios comerciales) tiendas especializadas.

https://twitter.com/manhattancomics/status/394782765654089728

Ante dicha situación, ECC emitió un comunicado en Facebook el mismo día, aunque los lectores seguían teniendo dudas respecto a la forma de actuar de la editorial, como se puede apreciar en los comentarios.

¿Ha sancionado realmente ECC a alguien? ¿Da prioridad a las grandes superficies frente a las tiendas especializadas? ¿Cómo es posible que FNAC tenga fechados los cómics a día 25 (cinco días antes de la salida oficial)? O ¿por qué en la base de datos de ECI o FNAC tienen ya dados de alta los ejemplares a primeros de octubre? Estas son algunas de las preguntas que muchos se hacían, a las cuales daremos contestación a lo largo de este artículo.

La logística de ECC comienza a preparar los pedidos de novedades entre 10 y 12 días antes de que estos salgan a la venta. El envío de la mercancía se efectúa siguiendo un patrón de cercanía desde Barcelona: los pedidos a lugares más lejanos se envían 72 horas antes de la fecha de venta, 48 horas en el caso de los que se encuentren a media distancia, y 24 horas para los que están más cerca (todas ellas laborales, no naturales). Esta disposición se efectúa así porque cuanto más lejos está el destino, menos margen se tiene para maniobrar ante cualquier incidencia.

El traslado del material está a cargo de la empresa Transportes Souto, con un parque de más de 2.000 camiones. Tener semejante envergadura supone que tan pronto como ECC es notificada de algún problema, estos se pongan en contacto con Souto, abriendo así una incidencia para su resolución inmediata. En numerosas ocasiones, la empresa entrega el material antes de lo establecido, y otras, más tarde de lo esperado. Aun así, las incidencias de transporte están por debajo del 3% mensual, pero cuando suceden, es difícil tratarlas, ya que tienen que localizar al transportista, preguntar por lo ocurrido, etc.

Por otro lado, FNAC tiene su sede central en Madrid, por lo que sus envíos entran dentro del grupo de las 48 horas, mientras que ECI tiene sedes en Madrid y Barcelona, recibiendo los pedidos con 48 horas de antelación en la primera, y 24 horas en la segunda.

Ahora bien, ¿cómo es posible que FNAC o ECI tuviera dados de alta los cómics los días 4 y 10 de octubre respectivamente? La razón es porque la fecha de alta es una mera gestión informática, sin necesidad de tener el producto físico. En cuanto ECC anuncia su comunicado de novedades, estas empresas dan de alta sus futuros productos.

Caso ECCgate¿Y el etiquetado con fecha del 25 de octubre que se puede ver en los cómics de esta editorial vendidos en la FNAC? Si nos fijamos, esto supone 120 horas de antelación frente a la fecha oficial, algo que en principio se contradice con lo argumentado por ECC. Aun así, la explicación es más sencilla de lo que parece: las horas comunicadas por ECC son laborales, no naturales, por lo que en este caso, si la fecha de salida era el miércoles 30 y no contamos el fin de semana, el viernes día 25 de octubre harían las mencionadas 72 horas.

Tras hablar con varias delegaciones de FNAC y con su central, estas nos confirmaron que los cómics habían llegado el 25 de octubre a Madrid, apareciendo en su base de datos como “fecha de última compra”. De todas formas, nos encontramos con que son 72 horas en lugar de las 48 horas que les corresponderían. Pero, como ya se ha explicado, los márgenes de fechas pueden variar un día, adelantándose o atrasándose para las tiendas de una misma zona, dependiendo de la velocidad de la empresa de transportes. Pese a esto, nos indican que no debería haber ningún problema si se adelantan, ya que siempre comunican la fecha de salida del producto, por lo que se espera que los comercios las respeten.

Tras entrevistar a varias tiendas especializadas, coinciden en que aparece la fecha de lanzamiento en la factura recibida junto al pedido. En el caso de FNAC, además de aparecer dicha fecha en la ficha del producto bajo el término “lanzamiento”, se les indica desde la central la fecha mediante un correo electrónico.

Además de lo expuesto, ECC nos asegura que ninguna empresa tiene prioridad, tenga la envergadura que tenga.

Pasemos a la siguiente pregunta, ¿ha sancionado ECC a alguien por este tema? Para esclarecer todos los puntos, os mostramos la respuesta que nos dio la propia editorial:

Normalmente nos enteramos de que alguien pone las novedades a la venta antes de tiempo porque alguna librería nos escribe o llama para quejarse. A veces esta librería lo ha visto directamente, otras veces se lo ha dicho algún cliente, otras veces lo ve en algún comentario en internet, etc.

Cuando recibimos la queja, nos ponemos en contacto con la librería, le preguntamos si es cierto y le solicitamos que las retire si procede, además de recordarle que la fecha de venta debe respetarse, en beneficio de todos.
Nunca hemos sancionado a una librería especializada por poner las novedades a la venta antes de tiempo. Siempre hemos buscado el diálogo y hemos esperado y deseado que el librero entienda que es importante que todos pongamos las novedades a la venta el mismo día. Tanto si el librero nos ha hecho caso como si no lo ha hecho, no hemos aplicado nunca sanción alguna.

FNAC ha puesto a la venta novedades antes de tiempo en varias ocasiones. Normalmente solo en alguna de sus tiendas, no de forma generalizada. En todas las ocasiones se les ha pedido que retiren las novedades y que tomen medidas para que no vuelva a suceder. Siempre que hemos hablado con ellos del tema, se han disculpado y han procedido a retirar las novedades. Es cierto que puede que alguna vez, en alguna de las tiendas, no se haya retirado la novedad a pesar de que la central se lo haya pedido. Sin embargo, a día de hoy, no se les ha sancionado jamás por ello.

Lo que sí es cierto es que en noviembre de 2012, FNAC puso a la venta las novedades de forma anticipada varios meses consecutivos y, a pesar de que las retiraron en cada ocasión una vez les llamamos, pasamos a servirles las novedades más tarde hasta que pudieran garantizarnos que estaban en posición de poder cumplir las fechas de puesta a la venta, cosa que sucedió un par de meses después. De hecho, hasta este mes, durante 2013 prácticamente no hemos tenido incidencias con FNAC, excepto una en Bilbao, y FNAC retiró inmediatamente las novedades tras nuestra llamada y lo pudimos comprobar personalmente ya que uno de nuestros comerciales estaba en Bilbao esa semana, e incidencias con las grapas que distribuye Logista, que son un tema diferente, ya que en eso tenemos incidencias permanentes en todas partes y está fuera de nuestro control.

En el caso de El Corte Inglés, este mes ha sido la primera vez que ha puesto las novedades a la venta antes del plazo previsto. Como en el caso de cualquier otro cliente, nos hemos puesto en contacto con ellos y les hemos explicado las normas de puesta a la venta, les hemos pedido que retiren las novedades y les hemos pedido, como a los demás libreros, su colaboración en este aspecto. No retiraron las novedades, pero se han comprometido a respetar las fechas de ahora en adelante. No hemos recibido anteriormente jamás ninguna queja sobre El Corte Inglés. Al ser la primera vez, no vamos a tomar ningún tipo de medida.

¿Dónde está entonces el problema? En la picaresca de algunos responsables de sección de FNAC (obviaremos a ECI por ser esta la primera vez que ha incumplido) y algunos libreros. Lamentablemente, en el caso de estos últimos, numerosas quejas llegan a la editorial por parte de otras tiendas especializadas que sí respetan las fechas. Si bien es verdad que vivimos en tiempos de crisis, sacar a la venta un producto antes de tiempo hace perder toda credibilidad y dignidad profesional a quienes cometen este acto, perjudicando finalmente al sector. Como hemos visto en el comunicado, ECC jamás ha sancionado a una tienda pequeña, porque como ellos mismos comentan, se consideran “libreros que han montado una editorial, no editores que tienen una tienda”.

Aun así, movimientos como el #ECCgate ayudan a sacar a la luz estas prácticas poco éticas, aunque hace falta esclarecer bien todos los hechos para no dar lugar a confusión.

Por otro lado, Noel, responsable de la tienda Manhattan Comics, nos comunica que el Gremi de Llibrers de Valencia ha recibido más denuncias desde la Junta de CEGAL por este mismo tema, poniéndose estos en contacto con la editorial para esclarecer el asunto. Nos informó también que las editoriales tienen un contrato mercantil con las tiendas, por lo que deben ser ellas quienes obliguen a todos los comercios a cumplirlo.

Aun así, desgraciadamente este no es el único ejemplo de esta mala práctica llevada a cabo nuevamente por comercios como FNAC. Coincidiendo con la salida del film Kick Ass 2, su delegación de Valencia nuevamente sacó a la venta el tomo de Hit Girl (Panini Cómics) antes de tiempo, incluso sin haber llegado este a las tiendas especializadas.

El problema es que tampoco todas las delegaciones de FNAC incurren en estas mezquinas prácticas, sino algunas en las que la egolatría de sus responsables les hace pensar que están por encima de toda ley. Si se castigase a todo FNAC o ECI por una reiteración en la venta anticipada de los ejemplares de alguna editorial, se verían perjudicadas delegaciones que sí que han cumplido correctamente las fechas. Tal vez, lo más sensato sea denunciar públicamente mediante las redes sociales (hemos podido ver cómo estas cada vez tienen más fuerza), o incluso de forma privada mediante correos, los centros que se saltan las fechas estipuladas, para que sean las propias sedes centrales quienes se vean obligadas a tomar cartas en el asunto, evitando así que esto vuelva a suceder.

6 Comentarios

  1. Me parece un caso descarado de competencia desleal. Las pequeñas tiendas no se merecen este tipo de jugarretas. Personalmente, prefiero comprar los cómics en la tienda a la que suelo ir normalmente (Racoon Games) que en Fnac ya que allí (por lo menos en la de Sevilla) tienen los cómics muy maltratados, amontonados en unos stands donde, si pretendes coger uno, se te caen todos encima. Sin embargo, en la tienda, suelen estar muy bien cuidados. A pesar de que Fnac tiene un 5% de descuento prefiero el trato y la simpatía del chaval que trabaja en la otra tienda al trato “estandarizado” de las grandes superficies. No hablo de ECI porque el de aquí ni siquiera vende cómics de grapa, solo tomos de Marvel (Literalmente hay sólo una bandeja de cómics de Dc, el resto son de Marvel).

  2. Como no podía ser de otra forma, yo también voy a opinar. A mi si me parece intrusismo y competencia desleal, pero en esta tierra deberíamos estar acostumbrados a estos abusos de poder. Panini, hasta dónde yo se, sólo distribuye directamente a Fnac y ECI, distribuyendo a las tiendas ESPECIALIZADAS para el distribuidor local, lo que nos ocasiona bastantes problemas de abastecimiento. No olvidemos que, como en muchos otros casos, somos el pequeño comercio el que se ocupa de levantar un sector para que luego, con la connivencia de clientes y proveedores, se aprovechen los peces grandes. Ya pasó con las películas, sector con el que han ayudado a acabar, siendo estos dos grandes de los que más cine en casa manejan. Ello sumado a que hay una escasa profesionalidad y conocimiento del producto (FNAC) o directamente ignorancia absoluta (ECI) de las que he sido testigo en varias ocasiones, con gente preguntando si un tomo de marvel de luxe era tomo único (eral el Capitán America 2 de Brubaker) y decirle la dependienta que si, que era tomo único. Parte de la culpa la tenemos nosotros, por haber hecho “deporte oficial” el ir a los centros comerciales. Por fortuna, eso está cambiando. Gracias a la crisis, muchos de nosotros nos hemos establecido con este formato, pequeño comercio, y a través de ese hecho, mucha gente se da cuenta de la importancia de dicho sector, consiguiendo un pequeño auge.

  3. Esto me da muchísimo coraje. Al igual que ha dicho Generación X, prefiero más comprar en una tienda especializada que en un gran almacén por muchos motivos: El ambiente es mucho mejor, el trato al cliente es genial (aunque haya algunos tenderos antipáticos, pero eso pasa siempre) y el conocimiento sobre el género es más elevado. Soy un comiquero de la vieja escuela al que le mola comprar en grapa y muchas veces estos sitios no las ofrecen (ECI) o se decantan muuuuucho más por los tomos (FNAC).

    Además, muchas de estas tiendas pasan muchas penas ya no sólo por estos temas y por las mafias que son las distribuidoras, sino por el tópico de “Los cómics son para niños”. Además, la calidad de muchos cómics de hoy día no ayudan…

    La cosa es: ¡Ánimo a las tiendas especializadas” #ECCgate

  4. El librero que nos conoce a nosotros y nuestros gustos; que conoce el material que pone a la venta, con el que charlamos y comentamos; ese librero que (probablemente) es autónomo, ahogado por las liquidaciones de IVA, por el poco margen del cómic de las grandes editoriales, por el IVA cultural… A ese librero es el que ahora atacan pasándose por el arco del triunfo las normas nacionales y comunitarias más elementales de competencia leal. Lo de ECC es una vergüenza que los consumidores deberían castigar con seriedad.

¡No te vayas sin comentar!