Las montañas de la locura

montañas_portada

A muchos nos viene a la memoria la aterradora novela de H.P. Lovecraft, pero en este caso concreto vamos a por un “homenaje” del celebérrimo Cels Piñol.

Este querido amigo de todos los lectores que ya peinamos canas (o no), sacó una tira cómica hace bastantes años en la que, a través de dibujos muy básicos pero con gancho, parodiaba a lo más famoso y conocido del cómic mundial. Llamados primero narizones, luego pasó a llamarse el universo Fanhunter. Nada escapaba a su crítica y buen humor, Marvel, DC, o el manga y europeo.

La cosa fue creciendo hasta tener su propia publicación, su propio universo e incluso una serie de novelas. Demonios, si hasta he encontrado en mi biblioteca un juego de rol.

Pero lo que nos trae aquí hoy es otro juego, sólo que este es de tablero. Se llama Las montañas de la locura. Está basado en la novela del mismo nombre que el autor catalán sacó hace unos meses. Evidentemente, se trataba de una adaptación de la novela homónima de Lovecraft, pero ambientada en el universo de Fanhunter, que así es como se llama este plano lleno de narizones. Para los que no lo conozcáis, tengo que deciros que en Fanhunter, todo aficionado al rol, cómics y música no sacra es cruelmente persiguido y asesinado por un dictador que se cree imbuido por el espíritu de P.K. Dick, y que tiene tiranizada toda Europa.

El juego en cuestión es un cooperativo de 1 a 5 jugadores, rápido de aprender y fácil de jugar. Sí, habéis leido bien, se puede jugar en soledad, aunque es bastante complicado ganar en solitario. Está editado por Edigráfica y tiene un precio recomendado de 29,95 €. Aunque se inció en Verkami, actualmente está para pedir en la distribuidora.

El aspecto externo es muy cuidado, con una caja grandecita, sin pasarse, y bastante resistente. El interior está también muy bien, con un pequeño troquelado de cartulina para separar las áreas donde dejaremos tokens y demás. El tablero es de muy buena calidad, siendo pequeño y dividido en 3 partes para poder guardarlo.

montañas_tablero

El desarrollo del juego es bien sencillo, consiste en que los jugadores han llegado al continente antártico para localizar a una expedición anterior que desapareció, y se encuentran con unas montañas insalvables que, además, se dedican a liberar toda clase de monstruos. Lo que era una expedición de rescate se convierte en una lucha por la supervivencia. El tablero se divide en 3 áreas coloreadas y en 3 zonas cada área, con un determinado tipo de terreno. Hago alusión a colores y tipos de terreno porque las cartas que permitirán matar a los “bichos” dependen de estos 2 factores. Los jugadores se ponen en la borda del barco que les ha traído y deben defenderlo a toda costa y, para ello, usarán cartas que sólo afectarán a determinadas casillas dentro de su margen de acción. Dicho margen de acción viene determinado por el color y el tipo de terreno. También hay cartas que les permiten intercambiar posiciones en el barco, para cubrir huecos vacíos, montar barricadas o hacer disparos de francotirador. El juego recuerda bastante a un videojuego llamado Plantas VS Zombies, ya que el desarrollo es parecido. El juego es muy rápido y bastante entretenido, ya que la emoción va en aumento según ves cómo los monstruos se acercan al barco, incluso llegando a dañarlo. En cada ronda se recuperan cartas, se generan nuevas amenazas y se movilizan las existentes, siguiendo un código de dados coloreados para cada monstruo, lo que hace que unos sean muy veloces y otras más lentos, generando tensión por cubrir unas áreas antes que otras. También, en el momento de generarse nuevas amenzas, pueden surgir eventos que hagan que estas cambien de franja de terreno o que pase algo que dañe el barco, dándole un plus de emoción al asunto. Si los jugadores acaban con todos los monstruos han ganado, si no, no. Así de sencillo.

montañas_monstruos montañas_heroes

Ayer tarde estuve echando varias partidas y, aunque perdí en todas, me lo pasé bomba. De vez en cuando viene bien jugar a cosas más livianas, ya que uno se llega a saturar de juegos de 2 o 3 horas. En definitiva, muy recomendable, sobre todo para jugar con profanos en la materia o niños de 7-8 años, aunque en la caja recomienden 10.

¡No te vayas sin comentar!