Liga de la Justicia: El Clavo

Portada del tomo de Liga de la Justicia de América: El Clavo, de ECC Ediciones
Portada del tomo de Liga de la Justicia de América: El Clavo, de ECC Ediciones

 ”Por falta de un clavo se perdió la herradura,

por falta de herradura se perdió el caballo,

por falta de caballo se perdió el caballero,

por falta de caballero se perdió la batalla.

Y así se perdió todo un reino:

todo por falta de un clavo.”

Con este verso comienza este tomo de ECC Ediciones basado en el cómic llamado Justice League: The Nail, una miniserie de tres números que está bajo el sello ”Elseworlds” (Otros Mundos), en el que encontramos cómics que se sitúan fuera de continuidad, historias protagonizadas por nuestros héroes en las que podemos ver situaciones completamente distintas a las que nos tienen acostumbrados. Por ejemplo, ¿qué habría pasado si la nave en la que viajaba Superman no hubiese caído en Estados Unidos y hubiese caído en un país bajo la influencia de la URSS? Esta situación es presentada en Superman: Hijo Rojo, obra de Mark Millar, Dave Johnson y Kilian Plunkett, otro ejemplo sería Kingdom Come de Mark Waid y Alex Ross, en el que nos encontramos en un futuro en el que Superman y los héroes de DC ya están entrados en años y viven en una época difÍcil para los superhumanos. Estos son sólo dos ejemplos de los muchos con los que cuenta DC Comics.

Pues bien, en Liga de la Justicia: El Clavo, obra en la que contamos con el aclamado Alan Davis a cargo del guión y el dibujo, nos encontramos con una historia en la que Superman no existe, no existe por un simple clavo que pincha una rueda de la camioneta de los Kent, acto que provoca que estos se queden en casa y no se encuentren con el cohete que trajo a Superman a la Tierra.

El clavo de la discordia
El clavo de la discordia

Sin Superman, tenemos una Metrópolis en la que Lex Luthor ha vuelto a ganar las elecciones y es un alcalde muy querido por su pueblo; un alcalde que lleva a cabo una campaña en contra de los metahumanos, que ahora son mirados como alienígenas y son repudiados por la sociedad ya que, al no tener a Superman, la Liga de la Justicia (formada por Batman, Flash, Wonder Woman, Aquaman, Hawkwoman, Green Lantern, Átomo y el Detective Marciano) no tiene una figura pública en la que la gente confíe, y se busca acabar con sus actividades al margen de la ley. El cómic está plagado de versiones diferentes de los personajes; así pues nos encontramos a Perry White, ahora como presentador de televisión, entrevistando a Jimmy Olsen, el ayudante del Alcalde Luthor, en la que podemos apreciar la visión que tienen de estos héroes que no son humanos, pues Green Lantern es un agente de un cuerpo de policía alienígena; el Detective Marciano se enorgullece de ser de Marte; y de Batman circulan rumores de que es posible que se trate de un demonio. Estos son ejemplos del porqué la gente desconfía de seres que son extraños para ellos, pues se teme a lo desconocido.

Entre toda esta campaña en contra de los metahumanos, irán sucediendo extrañas situaciones que despistan a la Liga y en las que poco a poco irán cayendo nuestros héroes y villanos, que no son pocos, pues el propio Alan Davis muestra muchísimo cariño por los personajes de DC y prácticamente todos los personajes de la editorial tendrán un pequeño hueco en la historia. En las páginas de este cómic veremos a La Patrulla Condenada, Espectro, el demonio Etrigan, el Fantasma Errante, el cuerpo de los Green Lantern, los personajes de Apokolips…y muchos más. Mención especial a la aparición del Joker y la subtrama de Batman, muy interesante y bien llevada.

Batman contra el Joker
Batman contra el Joker

Alan Davis nos presenta una obra clásica, pues como amante de la Edad de Plata, nos quiere mostrar una historia sencilla, que puedan leer todos los públicos; aunque no hay que confundirla con una historia infantil que vaya dirigida a los niños y aburra a los adultos. Es un clásico con giros argumentales sorprendentes y además coherentes, con una más que acertada caracterización de los personajes y un misterio que te mantiene ansioso de saber la verdad de quien se esconde tras los actos contra nuestros héroes hasta el final del cómic. Acción, suspense, dolor, tragedia, hacen acto de presencia en la historia. Si hubiese que ponerle un fallo al guión sería que se deja un poco de lado todo lo relacionado con la batalla de Akopolips, pero esto está desarrollado en la secuela de esta historia,  ”Liga de la Justicia: Otro Clavo”, obra nuevamente llevada a cabo por Davis que ECC debería editar, pues la obra bien lo merece y se atan cabos sueltos que puedan quedar de esta historia.

Donde no se puede poner pegas en mi opinión es en el apartado gráfico de la obra, pues Davis nos presenta uno de los mejores trabajos de su carrera, que ya es mucho decir. Sobra mencionar que Davis se ha convertido en uno de los artistas más respetados e influyentes del cómic, con un estilo clásico y un dominio de características como la anatomía o la narrativa que muchos artistas envidian y hacen grande a este cómic, un cómic muy bien narrado y muy bonito de ver, por lo que no se le puede pedir más. Además un punto a favor del dibujo es que Davis no se entretiene en lucirse y dejarnos embobados con impresionantes e innecesarias splash pages. Su objetivo principal es narrarnos la historia y se centra en contárnosla bien para que no nos perdamos en ningún momento. Aunque no nos engañemos tampoco; el británico sabe lucirse muy bien y lo hace, pero siempre y cuando la historia lo permita, pues es secundario. Estos tremendos lápices son acompañados por las tintas de un colaborador habitual de Davis, que no es otro que Mark Farmer. También tenemos a Patricia Mulvihill aportando color al título.

Portadas de la miniserie
Portadas de la mini-serie

La edición de ECC  está compuesta por un tomo en tapa blanda de 160 páginas a color con un precio de 14,95 € ,que contiene la Justice League: The Nail núms. 1 a 3 USA, además de un artículo escrito por el propio Alan Davis en el que relata sus comienzos como lector de cómics y sus influencias como el Flash de Carmine Infantino y Joe Kubert, el clásico Batman de Jim Aparo o el Green Lantern de Gil Kane, entre otros artistas. Para completar el tomo tenemos las tres portadas de la miniserie y una biografía de Alan Davis escrita por Fran San Rafael. Es un tomo que recomiendo y debe ser una lectura obligatoria tanto para lectores veteranos como para los más nuevos.

[xrr rating=4.5/5]

¡No te vayas sin comentar!