Reseña: Pandemia

Portada de Pandemia
Portada de Pandemia

Tengo que reconocer que nunca he sido un gran fan de los juegos de mesa colaborativos. Todo acaba siempre siendo una carrera contrarreloj en la que si un jugador hace un movimiento en falso todos perdemos. Muchas veces el ingenio o la estrategia se dejan de lado para hacer lo que uno tiene que hacer. Suele ocurrir que solo hay una manera sensata de hacer las cosas en estos juegos, con lo que a veces incluso la sensación de libre albedrío se disuelve en “el bien común”. Aun así, siempre he preferido ir con la mente abierta, ante nuevos juegos. Quitándome los prejuicios ante los juegos colaborativos, estos últimos días he estado jugado bastante al Pandemia, y tengo que reconocer que es fantástico. Al principio, como suele pasar con estos juegos, echamos un par de partidas mal, sin tener en cuenta tal o tal norma, y nos pareció demasiado fácil. Eso nos hizo sospechar. Le echamos un repaso a las instrucciones a conciencia y empezamos a jugar aplicando todas las normas correctamente. Es entonces cuando nos dimos cuenta: Pandemia es un infierno. Es un juego difícil incluso en modo normal. Uno se encuentra siempre al límite de la derrota, y todo es tan frenético que realmente te adentras en la partida.

Gracias a las múltiples partidas que hemos ya echado a Pandemia, empecé a pensar en otro juego colaborativo que me había atraído la atención: Leyendas de Andor. Había tenido muchas ganas de probarlo hasta que supe que era colaborativo, pero la semana pasada, habiéndome reconciliado con el género, le di una oportunidad. Sólo echamos un par de partidas, que son largas, pero tengo ganas de probarlo unas cuantas veces más para reseñarlo. Y nada, supongo que tengo que agradecerle al Pandemia que me vuelvan a gustar los juegos colaborativos.

Pero vamos al juego en sí: la ambientación me gusta mucho. Somos un grupo de expertos en contención de enfermedades infecciosas, cada uno con sus habilidades, que tenemos que recorrer el mundo investigando enfermedades para obtener curas, parando brotes y curando a los enfermos antes de que sea demasiado tarde. La edición que nos llega a España ya ha pasado por un rediseño a partir del original de 2008, y a mí me parece que tiene una sobriedad que se agradece frente al diseño anterior. Los componentes siguen siendo prácticamente los mismos, pero todo tiene un toque un poco más serio, las ilustraciones me parecen más trabajadas ahora, y todo luce mejor. La caja es de tamaño medio, bastante dura, ninguna queja. Las cartas son todas del mismo tamaño, y, como hay que tocarlas mucho, sería bueno protegerlas. Los cubos de enfermedad me encantan, son transparentes y quedan muy molones repartidos por el tablero. El añadido más llamativo desde la versión original es la inclusión de 2 nuevos roles para dar un poco más de variedad al juego.

Veamos un poco los componentes:

  • 7 cartas de rol con sus correspondientes 7 peones de colores
  • 59 cartas de juego, en las que hay 48 ciudades, 5 eventos y 6 cartas de epidemia
  • 4 cartas de referencia
  • 48 cartas de infección, una por ciudad del tablero
  • 96 cubos de infección, 24 por color
  • 4 marcadores de cura
  • 1 marcador de nivel de infección y otro de brotes
  • 6 centros de investigación de madera
  • El tablero de juego y las instrucciones

Para que lo veáis mejor, os dejo una imagen con el aspecto de los componentes.

Contenido del juego
Contenido del juego

Y bueno, empecemos por el principio, para ganar, lo único que tienen que hacer los jugadores es encontrar la cura de las 4 enfermedades del juego antes de que sea demasiado tarde. Será demasiado tarde y se considerará una derrota si una de estas tres condiciones se da: ocurren 8 brotes, hay que poner un nuevo cubo de una enfermedad pero no hay suficientes en la reserva o ya no quedan cartas de juego con las que jugar. Como veis, el objetivo es claro y aparentemente fácil, pero las 3 maneras de perder ya dan una pista de que puede que las cosas no sean tan sencillas. No voy a repasar una por una todas las normas, que hay unas cuantas, pero sí que voy a dar una visión de lo que es el juego. Al principio se levantan 9 cartas del mazo de infección y se distribuyen cubos de infección en las ciudades que salgan. 3 tendrán 3 cubos, 3 tendrán 2 y otras 3 tendrán 1. Esas 9 ciudades os van a traer de cabeza todo el juego ya que cada vez que salga una carta de epidemia en el mazo de juego, todas las cartas descartadas se barajan y vuelven a la parte de arriba del mazo de infección, con lo que vais a estar teniendo que estar cuidando de esas 9 ciudades (y muchas otras) una y otra vez. Para los que hayáis jugado a La Isla Prohibida, esta dinámica os sonará mucho. Eso es porque La Isla Prohibida se basa en el Pandemia. Matt Leacock, el autor de ambos, quiso hacer un juego parecido sin la ambientación grimosa de infecciones y muerte por doquier, así que hizo La Isla Prohibida. Podéis echarle un vistazo a la reseña que le hice hace un tiempo a La Isla Prohibida aquí.

Tablero de Pandemia
Tablero de Pandemia

Durante un turno, podréis hacer hasta 4 acciones, repartidas entre varios tipo de movimiento (hay movimientos que te permiten moverte rápidamente por el globo gastando cartas) y las acciones propiamente dichas. Lo que podemos hacer en una ciudad son varias cosas.

  • Podemos construir un centro de investigación descartando la carta de la ciudad en la que nos encontramos para ello. Esto es vital para luego poder investigar enfermedades y curarlas.
  • Podemos retirar del tablero un cubo de infección de la ciudad en la que nos encontremos. Esta acción la haremos mucho si no queremos que se llene el tablero de cubitos al primer brote que ocurra.
  • Podemos compartir conocimiento. Esto significa que podemos dar o coger una carta de otro jugador, si estamos en la misma ciudad. Pero esto tiene muchas limitaciones. Sólo se puede dar o coger la carta de la ciudad en la que estemos, con lo que se hará necesario que nunca nos alejemos demasiado de nuestros compañeros si queremos conseguir las cartas necesarias para curar enfermedades.
  • La última de las acciones es la más vital. Tenemos que estar en una ciudad que tenga un centro de investigación y descartar 5 cartas de un mismo color para descubrir la cura de una enfermedad. Eso es especialmente difícil cuando el límite de la mano es 7. Curar una enfermedad no significa que no salgan más cubos, significa que si conseguimos eliminar todos los cubos de la enfermedad una vez descubierta la cura, la erradicaremos y sólo entonces dejarán de salir cubos. Erradicar una enfermedad es algo muy difícil de hacer, pero si se consigue, el resto del juego no es tan frenéticamente difícil.

Una vez hayamos hecho las 4 acciones. Robaremos dos cartas del mazo de juego. A veces, entre esas cartas, habrá una carta de epidemia, de la que hablaré luego. Luego se revelarán tantas cartas de infección como marque el contador de infección y se pondrá un cubo en cada ciudad que haya salido.

Gameplay en detalle
Gameplay en detalle

Si en algún momento hay 3 cubos de un mismo color en una ciudad y hay que poner un cuarto, se produce un brote (si hay 8 perdemos). En vez de poner ese cuarto cubo, pondremos un cubo en cada ciudad conectada con la ciudad. Si en esas otras ciudades también hay 3 cubos, se producen brotes en cadena, y eso puede hacer que el marcador de brotes llegue a 8 muy deprisa. Tendremos que esforzarnos mucho en mantener a raya las enfermedades o perderemos casi sin darnos cuenta.

Cuando sale una carta de epidemia de entre las cartas de juego, se coge la carta de abajo del mazo de infección. En esa ciudad aparecen 3 cubos (si ya había un cubo, eso significa brote). Luego se sube el marcador de infección (cuanto más sube, más cartas de infección se roban al turno), se baraja la pila de descarte, se pone encima, y se prosigue con la fase de infección. Quizás en la primera epidemia no pase nada, pero a medida que el juego se complica y van apareciendo más y más cubos, una epidemia puede ponerle las cosas muy difíciles al equipo.

Cartas de personaje
Cartas de personaje

Lo bueno es que cada rol tiene una habilidad especial que nos pondrá las cosas un poquito más fáciles. A mí me gustan especialmente el médico y la especialista en cuarentenas. Se eligen de forma aleatoria, así que incluso en eso, puede que a veces tengamos un equipo ideal, y a veces mediocre. Para mí, hay roles que realmente no son tan valiosos como otros, pero creo que depende un poco del estilo de juego de cada uno.

A medida que pasen los turnos, iréis viendo como el tablero se llena de cubos y cubos y que cada vez cuesta más mantenerlos a raya. Nunca perdáis de vista que vuestro objetivo es el de descubrir las 4 curas para las enfermedades, así que haced todo lo posible por conseguir las cartas necesarias mientras que con el resto de acciones vais eliminando los cubos más peligrosos. Para ser un juego cooperativo, uno tiene siempre muchas opciones y es realmente divertido. Además, solo suele durar media hora, más o menos, con lo que es ideal como filler. Una vez has jugado unas cuantas veces, la preparación del juego es rápida, y muy pronto te encuentras inmerso en un juego que engancha. Si yo he vuelto a aficionarme a los juegos cooperativos gracias a este, es que es realmente bueno. Si alguna vez tenéis oportunidad de jugarlo, probadlo y lo pasaréis de maravilla.

[xrr rating=4/5]

Distribuido en España por Homoludicus.

De 2 a 4 jugadores.

45 minutos de juego

PVP: 39.95€

1 Comentario

  1. Los reyes magos me lo han dejado bajo el árbol. Un juego muy pero que muy frenético y difícil de ganar. Al principio piensas que esta todo controlado pero en la segunda epidemia se convierte en un contra reloj. Juego muy recomendado.

¡No te vayas sin comentar!