Wolf Children (Los Niños Lobo)

Portada de la película
Portada de la película

La película que reseño esta semana es una de esas maravillas de la animación que nadie debería perderse. Por cortesía de Selecta Visión, nos llega una edición coleccionista en DVD+Bluray muy cuidada. Se convierte así en una compra obligada para aquellos que disfruten de la buena animación japonesa. Lo cierto es que antes de que la película saliera para el Salón del Manga de Barcelona de este año, yo ya la había visto en el Festival de Cine Fantástico de Sitges, en la edición de 2012. Ookami kodomo no ame to yuki (los niños lobo lluvia y nieve), que es como se llama en japonés, se llevó ese año el premio a mejor película de animación del festival. Y no es para menos, porque se trata de una película fantásticamente animada, hecha con maestría en todos los aspectos. Otra de las pocas oportunidades que hemos tenido para ver esta película en la gran pantalla ha sido justamente en el XIX Salón del Manga, en el que se hizo una única proyección.

El director, Mamoru Hosoda, os sonará por otras grandes películas de animación como son Summer Wars y La chica que saltaba a través del tiempo. Las 3, aunque no tengan nada que ver argumentalmente, comparten ese estilo de animación único y personal que tiene Hosoda. A muchos les recuerda al estilo de animación del Studio Ghibli y, aunque hay diferencias importantes, se aprecian muchos guiños de Hosoda hacia un estudio que se ha convertido en referencia mundial en animación. Ahora que Hayao Miyazaki se ha retirado definitivamente, tendremos que ver si Studio Ghibli se mantiene a la altura, teniendo en cuenta que cuando, por ejemplo, Goro Miyazaki (hijo de Hayao Miyazaki) se puso a los mandos con Cuentos de Terramar las cosas no salieron tan redondas como cabe esperar de Ghibli. Como anécdota, hay que decir que fue Mamoru Hosoda el director de El Castillo Ambulante durante las primeras fases de desarrollo. Aunque luego lo dejara por falta de entendimiento con el equipo y Hayao tomara las riendas del proyecto, el cine de Hosoda tiene mucho en común con el de Studio Ghibli. El conflicto constante entre tradición y modernidad que tan a menudo vemos en las películas de Miyazaki es también tema recurrente en el cine de Hosoda. Y es en Wolf Children donde más se nota esta temática común.

Los paisajes recuerdan mucho a Ghibli
Los paisajes recuerdan mucho a Ghibli

La trama, narrada desde el punto de vista de Yuki, la hermana mayor de la familia, no tiene mucha complicación. Hana, la madre, conoce a un chico en la universidad y poco después se enamoran. El único problema es que el chico tiene un secreto: es un hombre lobo. No un hombre lobo en el sentido tradicional sanguinario y de monstruo de serie B, sino más bien un ser que puede ser hombre o lobo a su antojo, que vive entre dos mundos: el mundo salvaje de la naturaleza y el mundo civilizado de los humanos. Ahí tenemos la gran dicotomía de esta película. Fruto de su amor, nacen primero Yuki, la hermana mayor, y luego Ame, el hermano pequeño. Ambos niños heredan la condición de su padre y, como no pueden controlar sus transformaciones, la madre decide mudarse al campo, a un lugar aislado, para que puedan desarrollarse siendo tanto humanos como lobos. La película volverá una y otra vez a esta disyuntiva principal. Los niños, atrapados entre dos mundos, deberán elegir tarde o temprano lo que quieren ser: lobos, humanos, o ambas cosas.

Yuki en su forma de lobo
Yuki en su forma de lobo

Si en algo destaca la película es en la belleza. La cantidad enorme de paisajes preciosos, de detalles que parecen sacados de una fotografía, hace que el espectador se deje llevar por una película maravillosa en muchos aspectos. La animación, aunque de trazo simple, está muy cuidada, fluye perfectamente. Todos los pequeños detalles de la expresión de los personajes reflejan tan bien sus emociones que la película funciona perfectamente incluso en los silencios. Los personajes, sobre todo los niños, van creciendo y sus rasgos van evolucionando de la forma más sutil. La lluvia, o la nieve, son visualmente embriagadoras. Todos esos pequeños detalles conforman una de las películas de animación más bonitas que he visto jamás. ¿Qué más puedo decir? La película es preciosa. Si disponéis de Bluray, os recomiendo encarecidamente verla en alta definición para no perderos ni un solo detalle. Hay que comentar, también, que tiene una banda sonora genial, poco intrusiva, pero que ambienta a la perfección en la que destacan las melodías a piano en los momentos más cargados de significado.

Una película cargada de escenas preciosas
Una película cargada de escenas preciosas

Eso sí, se trata de una película profundamente emotiva. Os llevará de la risa a la lágrima de forma casi imperceptible. Y no estamos hablando de clichés fáciles para hacernos llorar. Wolf Children toca temáticas muy sensibles y el espectador siente muy pronto una conexión muy fuerte con los personajes. Aunque ya la haya visto más de una vez, volverla a ver siempre me toca la fibra sensible. Os lo advierto desde ya, os costará no llorar con muchas de las escenas de Wolf Children.

Wolf Children
Wolf Children

Para ir acabando, tengo que decir que el trabajo de Selecta Visión con esta edición de coleccionista es excelente. La caja contiene nada menos que tres discos: la película, tanto en DVD como en Bluray, y un DVD de extras con una presentación de la película, varios videos promocionales y tráileres. Además, incluye un pequeño librito con imágenes de la película. La verdad, si os han gustado Summer Wars, La chica que saltaba a través del tiempo u os gusta el cine de Ghibli en general, lo más probable es que Wolf Children os resulte tan fascinante como a mí. Muy, muy recomendable. Para que la veáis en movimiento, os dejo con un tráiler de la película:

La película está a la venta en dos formatos: Sólo en DVD por 14.95€ o en edición coleccionista Bluray+DVD+Extras por 24.95€.

[xrr rating=4.5/5]

4 Comentarios

  1. Ta bonita, pero tanto como para llorar no ò_ó
    Claro que tengo las emociones un poco alteradas… recuerdo que me reí mucho con La tumba de las luciernagas

  2. Tu es que eres un monstruo sin sentimientos, porque con la Tumba de las Luciérnagas se me hizo un nudo en el estómago y lloré como una madalena xD

    Ahora me dirás que Requiem for a Dream te parece una gran comedia o algo xD

    ¿No hay ninguna película que te haya hecho llorar?

  3. ¡Oh, muchas! La última fue After Earth… No paraba de pensar en los 7 eurazos que me había costado la entrada para ver esa bazofia y se me saltaban las lágrimas.

¡No te vayas sin comentar!