XIX Salón del Manga de Barcelona: Crónica del domingo

Esta es la crónica del cuarto y último día del XIX Salón del Manga de Barcelona, la crónica del jueves está aquí, la del viernes, aquí; y la del sábado, aquí. No os perdáis tampoco la presentación de novedades de Norma Editorial, aquí.

Crónica de Marc:

Por fin terminamos con la cuádruple crónica del XIX Salón del Manga de Barcelona, y lo hacemos con el domingo, el segundo día más flojo en asistencia después del jueves, tras haber pasado el aluvión de gente que visitó el Salón el viernes y el sábado. Aun así, como mucha gente no habrá venido ni el viernes ni el sábado, debido a las noticias que corrían de que era imposible entrar, muchos asistentes se han dirigido esta tarde al recinto del salón, con lo que la organización ha decidido ampliar hasta las 21:00 el horario de apertura, que estaba previsto que terminara una hora antes. Un detalle a agradecer.

Los rumores de los que hablaba ayer se confirman. Desde su Facebook, Ficomic anuncia su intención de no volver a repetir en la Fira de Montjuïc por culpa de todos los problemas de aforo que hemos presenciado durante estos días. Hablándolo con asistentes de esta edición, está claro que algo extraño ha sucedido. Los problemas de aforo, de personas por metro cuadrado, que había este año no eran nada en comparación a la masificación que muchos de nosotros habíamos llegado a ver en La Farga de L’Hospitalet. Y la cosa es que tampoco vimos tales problemas el año pasado, cuando se supone que sólo había la mitad de espacio para asistentes. La conclusión a la que hemos llegado, comparándolo con otros eventos masivos similares, es que desde la tragedia del Madrid Arena ha puesto en alerta a los empresarios que organizan este tipo de eventos. Y en este caso no estaríamos hablando de Ficomic, sino del personal de Fira de Barcelona que ha impuesto sus normas para evitar problemas con la policía, a la que hemos visto más de una vez rondando por las afueras del recinto.

La cola de las taquillas del sábado y uno de los embotellamientos ante el pabellón 2
La cola de las taquillas del sábado y uno de los embotellamientos ante el Pabellón 2

No podemos eximir de toda responsabilidad a Ficomic: con la distribución de los espacios de este año han llenado de actividades, stands y sección gastronómica el pabellón 2 mientras que el pabellón 1 estaba prácticamente desierto la mayor parte del tiempo. Eso, como ya dije ayer, significa que aunque el espacio haya duplicado desde el año pasado, no ha ayudado a distribuir el flujo de gente entre dos pabellones, sino que simplemente ha llenado un pabellón mientras que el otro tenía actividades residuales. Lo más rocambolesco del asunto es que mientras centenares de personas esperaban fuera a que les dejaran pasar por “problemas de aforo”, los que estábamos dentro gozábamos de una libertad de movimientos nunca vista en un Salón del Manga. Había personal de seguridad contando a los que salían del pabellón 2, para no dejar pasar a más gente de la marcada por el aforo, pero está claro que las cuentas se han hecho mal, porque eso era, sinceramente, un desastre organizativo. Todo se ha hecho incluso más grave cuando este año, sabiendo que si salías del recinto tendrías que volver a hacer horas de cola, mucha gente ha decidido comer dentro y no salir del recinto, lo que ha agravado la situación de los que tenían que esperar a que saliera una gente que no salía por temor a volver a hacer una cola enorme. Se han lucido, este año, por pisar con pies de plomo con el tema de la seguridad, y todo lo que han conseguido es que se vean colas de récord, de las que no veíamos desde la Farga.

El Taller de Kimono, de la mano de la Asociación Cultural Kimono Club
El Taller de Kimono, de la mano de la Asociación Cultural Kimono Club

De ahí a que se pasen a la Fira de Gran Vía, creo que es tomar una decisión precipitada y poco pensada. El segundo hall de la Fira de Gran Vía, el sitio al que quieren ir, tiene un total de 35.000 metros cuadrados, que son los mismos que tienen los dos pabellones del Salón del Manga de este año. Trasladar, pues, un Salón para jóvenes que no tienen transporte propio a una zona de acceso difícil (sólo tiene una parada de ferrocarril, que no podría soportar tal afluencia de gente en fin de semana) no es la mejor de las ideas. Lo que mucha gente ha propuesto, y tiene todo el sentido del mundo, es usar el pabellón 8, en el que se celebra cada año el Salón del Cómic, que además tiene unas cifras de asistentes parecidas a las del Salón del Manga. Por eso, si realmente no les ha funcionado lo de dividir el Salón en dos espacios, lo mejor sería usar un espacio conjunto para que la gente se pudiera mover libremente.

Otro tema del que he estado hablando con algunos stands es el estricto control sobre los productos que se estaban vendiendo por problemas de copyright. Parece ser que se ha prohibido a muchos stands pequeños que vendieran artículos con logos o imágenes de series con copyright sin permiso. Eso ha ocasionado, como ya mencioné el jueves, que muchos de los stands pequeños que solían poblar en Salón del Manga hayan estado ausentes este año, ya que, debido a las presiones de la organización, han decidido no arriesgarse a no poder vender nada. Por lo visto, a muchos otros se les ha prohibido la venta de ciertos artículos, pero no de todos. Luego, a la hora de la verdad, la aplicación de la norma no se ha llevado a cabo más que en contadas ocasiones, y al final hemos visto todo tipo de artículos que infringían esas normas vendiéndose con normalidad. Así que al final, mucho ruido y pocas nueces, bastante deberían tener con las masas enfurecidas quejándose de no poder entrar en un Salón del Manga medio vacío.

Madoka de Puella Magi Madoka Magica en el stand de Goodsmile Company
Madoka de Puella Magi Madoka Magica en el stand de Goodsmile Company

En otro orden de cosas, vamos a repasar un poco los premios del Salón del Manga que se repartieron ayer sábado, cuando ya nos estábamos yendo. Estos premios se otorgan a los mejores mangas publicados en España entre septiembre de 2012 y agosto de 2013. EDT se ha llevado 3 galardones: por mejor Shojo (Fushigi Yugi), mejor Seinen (Berserk) y mejor manga de autor español (Bakemono). Norma Editorial, por su parte, se ha llevado 2 galardones: los de mejor Shonen (Ataque a los Titanes) y mejor Kodomo (El profesor Layton y sus divertidos misterios). La mejor serie o película emitida en televisión ha sido Bleach, de Studio Pierrot y el mejor DVD o Blu-Ray de anime ha sido para Mi Vecino Totoro, de Eone Entertainment. Takehiko Inoue, autor de obras como Slam Dunk o Vagabond, se ha llevado el premio a mejor mangaka en activo. Por último, el premio al mejor fanzine se lo ha llevado la parodia de Assassin´s Creed llamada Malditos Templarios, de nuestros amigos de Fandogamia.

Los 3 invitados al XIX Salón del Manga de Barcelona se han llevado premios honoríficos por su asistencia. Yoichi Takahashi, Daisuke Nishio y Shintaro Kago se llevan pues este premio para Japón.

Os dejo con las impresiones que se ha llevado Rocío de este último día y del conjunto del Salón del Manga en general.

Crónica del Rocío:

El último día del Salón en la Farga de l’Hospitalet solía ser un día de hacer cola para comprar la entrada y entrar directamente, un día en que no era especialmente común ver gente disfrazada y en el que los vendedores de los stands acostumbraban a aburrirse bastante.

Cosplay de Charizard de Pokémon, Lyanna Stark y Daenerys Targaryen y Howl de El Castillo
Cosplay de Charizard de Pokémon, Lyanna Stark y Daenerys Targaryen y Howl de El Castillo Ambulante

Este año la jornada ha comenzado con colas enormes para comprar entrada y muy pequeñas para entrar a la plaza, pero con otra cola un poco mayor una vez ante la puerta principal (como siempre, menos problemas desde Lleida, según compañeros que han usado esta entrada). Y, sin embargo, de cara a las 12:30/13:00 AM se repetía la situación de ayer: personas “atrapadas” al salir del Pabellón 1, en la puerta del Pabellón 2, a las que se iba dejando pasar a medida que el pabellón al que querían ir se iba vaciando. Personas que deberían contar dentro del aforo total del recinto, puesto que romper una entrada para confirmar que se puede pasar y luego retener a esas personas en la puerta, cosa que daba pie a más embotellamientos de los que se pudiera encontrar dentro.

A estas horas ya se ha confirmado el nuevo emplazamiento del XX Salón del Manga, en la Fira 2 de Gran Vía. Esta decisión ha causado desconcierto entre muchos asistentes, en especial los que conocemos los problemas de acceso de la nueva localización, que significarían “tirar la pelota” a los transportes de Barcelona, especialmente los ferrocarriles, que no están preparados logísticamente para tales avalanchas.

El número de visitantes de este año ha sido 115.000, apenas 3.000 más que el año pasado, pero con el doble de espacio. ¿Realmente había tanto motivo para el pánico?

Lo peor del asunto es que la Fira de Barcelona Montjuïc en Plaça Espanya es una localización bien comunicada y que podría funcionar, como os podrá decir cualquiera que también va a Salones del Cómic, en los que se puede andar sin dificultad y la cola para buscar entradas es anecdótica. Las soluciones tienen poco que ver con aumentar metros cuadrados y más con restringir la venta de entradas sin control. Aquí os presento unas cuantas alternativas y cosas a tener en cuenta a la hora de regular aforo:

  • Tener en cuenta los horarios de los asistentes: Cualquier persona que lleve años yendo al Salón sabe que en la Farga era necesario madrugar para no acabar haciendo colas larguísimas (aunque es cierto que mi media de “cola larguísima” se refería a una hora y no a 3 o 4), pero también que el recinto se auto regulaba. Cuando los madrugadores salían para comer, entraban las personas que habían llegado luego. Para cuando volvían los madrugadores, los que habían entrado más tarde salían a comer, como recordarán con cariño los establecimientos de restauración de la zona. Para mucha gente, era posible salir de casa a mediodía y volver por la tarde. Con el nuevo Salón, la gente que ha pagado, ha salido y se ha marcado la mano para volver a entrar ha de hacer LA MISMA COLA que las personas que todavía no han “validado” entrada. Es decir, tienes una entrada sin valor, pero no tienes acceso al recinto. Esta situación, aunque favorezca de rebote a la Zona Gastronómica, impide dar un descanso al tipo de público que no quiere comer en el suelo o no aguanta las aglomeraciones y, muy importante, dificulta que se puedan ver las proyecciones.
  • Priorizar la venta anticipada: Aunque muchos conocen la posibilidad de adquirir las entradas por Ticketmaster y a través de El Corte Inglés, podríamos decir que solamente una minoría usa este servicio. No es todo desconocimiento, los motivos tienen más que ver con el dinero. El público medio del Salón del Manga es un público muy joven, en su mayoría estudiantes y, cada vez más, padres con sus hijos. Es el tipo de público que puede beneficiarse de descuentos. La entrada con Carnet Jove pasa de 7 a 5 euros, pero esta entrada con descuento solamente se puede adquirir presencialmente y, por supuesto, solamente una por persona y día. Si se quiere ir los 4 días se puede conseguir un abono por 20 €, pero no es posible conseguir entradas con descuento para los cuatro días. El problema es que la venta anticipada sube el precio de la entrada general 1,5 € (2,80 el bono de 20 €). Es decir, puedes pagar 3,5 € más por entrada de lo que te costaría la entrada con descuento para ahorrarte una de las dos colas. En comparación, en el Festival de Sitges existe la posibilidad de comprar entrada normal, a precio reducido (con montones de descuentos posibles: por ser miembro de universidades, carnet de bibliotecas, etc) también por adelantado. Es cierto que la venta anticipada encarece la entrada, pero compensa el descuento. ¿Tan malo sería enseñar el Carnet Jove con la entrada anticipada en la puerta?
  • Aprovechar mejor el Pabellón 1: Aunque es cierto que eventos como el World Cosplay Summit pueden reunir a muchísima gente, el mismo evento se celebró el año pasado en lo que este año era la Zona Gastronómica sin problemas. El Pabellón 1 estaba increíblemente desaprovechado, apenas con el escenario (no mayor que en otras ocasiones), la zona dedicada al deporte y la exposición de Manga en Juego. Entiendo que algunos stands no quieran estar cerca de un escenario, porque esto puede perjudicar la visibilidad de los productos. De hecho, ya había quejas el respecto antaño en La Farga. ¿Pero era tan difícil traer al Pabellon 1 actividades tranquilas y bastante limitadas como el taller de amigurimi, el taller de kimono o los stands culturales del Consulado de Japón o la Japan Foundation? ¿No se podía colocar ahí los stands de chucherías, repartiendo un poco el flujo de comida? ¿O los videojuegos, puesto que es una zona demasiado popular y situada justo a la entrada, cosa que facilita que se tapone el tránsito de personas?
  • Que el aforo total se decidiera previamente: En festivales de música y convenciones internacionales, todas las entradas se ponen a la venta hasta que se agotan. Aunque para ser consecuentes con esta opción se debería eliminar la posibilidad de entrar gratis con un cosplay, medida impopular, se ganaría en control sobre los números. Sería la manera de demostrar que Ficomic se preocupa sobre el bienestar y la seguridad de las personas que asisten. Si las entradas se agotan con rapidez, entonces sería señal de que es el momento de ampliar o cambiar recintos, pero a un ritmo que se pudiera asumir.
El cosplay de Disney gana en popularidad y calidad
El cosplay de Disney gana en popularidad y calidad

Con todo, no quiero decir con esto que el XIX Salón del Manga no haya tenido sus puntos positivos. En todo momento se ha podido caminar con tranquilidad, a excepción de algún pasillo díscolo que no era tan ancho como el resto. En general, mis primeras experiencias en Salones del Manga incluían mucho sudor adolescente, golpes de armas de cartón y dificultad para respirar. Este año había espacio para fotografiar, para sentarse e incluso para pararse a hablar sin ser arrollado. No había cola en el baño de chicas y, dada la media de edad y la necesidad de retocarse las vestiduras, habría que destacar esto como un logro.

También me alegra muchísimo la visibilidad que están teniendo los artistas locales (enorme el stand de la editorial Babylon, por ejemplo), la presencia de artistas internacionales (me vienen a la cabeza Vicky Rivero y Ékara, que vinieron de Chile) y el acercamiento de los fanzines al público, que en ediciones anteriores se habían apartado demasiado. Quizás esta visibilidad mejoraría si se permitiera más presencia de otro tipo de arte (manualidades, novelistas, etc.), tema que se expuso en el turno de preguntas de la rueda de prensa, porque la política de limitar “todo lo que no es manga” cojea cuando se ven tiendas dedicadas a ropa o dulces.

Exposición: Marta Nael's Lux, por Ediciones Babylon
Exposición: Marta Nael’s Lux, por Ediciones Babylon

Hablando de dulces, no puedo más que elogiar la presencia de la Zona Gastronómica, que ha reducido colas (para los que recordamos la época de un solo puesto de comida). La variedad era loable, tanto para comer (ramen, soba, onigiri, curry, etc.), como para picar algo (kakigori, daifukus, dorayakis o bubble tea, entre otros). La presencia de bancos y mesas es muy agradecida, aunque insuficiente si tenemos en cuenta que el público acabará sentándose en el suelo por igual y que con medidas como esta se aleja a un público más maduro que quiere disfrutar de sus hobbys, gastar y luego comer con cierta dignidad.

Con todo, hay mucho en lo que se podría seguir trabajando si se quiere comparar nuestro Salón del Manga con las grandes ferias internacionales. Ya que la venta de camisetas crece, ¿no sería posible traer a compañías internacionales como Jinx o WeLoveFine, que nos gustan pero que suponen problemas de aranceles para el comprador individual europeo? Quizás se podrían considerar fondos blancos o patrocinados por empresas que colaboren con Ficomic para la fotografía de cosplays, algo que ya se hace en Cons americanas. Salas cerradas con una mejor acústica y (¡idea salvaje!) sillas para los asistentes de las charlas y presentaciones, que eliminaría los problemas de las presentaciones de ayer sábado: Marc Bernabé que no podía interpretar a Kago porque el micrófono del artista iba conectado a un altavoz que daba al público… y nosotros en prensa que teníamos dificultades para escuchar a nuestros compañeros y sus preguntas porque el micrófono de las preguntas daba a un altavoz que se dirigía al escenario.

Son detalles que habrá que ver si se pueden ir arreglando de cara al XX Salón del Manga, que presenta muchos retos. De este Salón me quedo con los cosplays de calidad, el público de las presentaciones, la gente encontrándose en una 3DS o rebuscando el cada vez más popular manga de segunda mano. Porque a la gente le gusta el manga, mucho, a pesar de la ausencia de grandes licencias y el abuso de las reediciones. A pesar de la crisis económica, la crisis del sector editorial y la crisis del manga, el Salón del Manga tiene un público fiel. Ahora toca cuidarlo un poco.

Traductora y asidua a bibliotecas. La ficción me entra mejor con sagas familiares, cabezología, juegos de palabras y relatos de venganza. Disfruto al leer fantasía épica, ver ciencia ficción, rolear fantasía urbana y escribir realismo mágico.

¡No te vayas sin comentar!