El cumpleaños de Stan

Stan LeeTodo el mundo, cuando oye hablar del 28 de diciembre, piensa inmediatamente en las inocentadas que van ligadas a ese día, pero para algunas personas la fecha es aún más significativa porque es la de su nacimiento. Así ocurre con estrellas tan famosas como Ana Torroja o la del caso que nos ocupa: Stan Lee.

Así, en 1922, nació Stanley Martin Lieber, pero en el universo del cómic siempre utilizó aquel nombre por el que es conocido, alegando que reservaba el suyo para cuando escribiera su primera novela, cosa que nunca sucedió.  Como todo el mundo sabe, este guionista y editor de cómics Marvel fue el co-creador, junto a dibujantes como Steve Ditko o Jack Kirby, de superhéroes como “Fantastic Four“, “Spider-Man“, “Hulk“, “Iron Man“, “Thor“, “The Avengers“, “Daredevil“, “Doctor Strange“, “X-Men” y muchos otros personajes, expandiendo la editorial y llevándola de una pequeña casa publicitaria a una gran corporación multimedia. Todavía hoy, los cómics de la compañía se distinguen por indicar siempre “Stan Lee presenta” en los rótulos de presentación.

A finales de 1940, nada más terminar la escuela secundaria, consiguió un trabajo de ayudante en la editorial Timely Cómics, (como se llamaba por aquella época) entonces propiedad de Martin Goodman, en la que ingresó como “chico para todo”. Veinte años después, debutó como guionista con un relato de dos páginas protagonizado por el Capitán América. Su objetivo entonces era convertirse en un escritor a la altura de sus admirados Robert Louis Stevenson, Arthur Conan Doyle o Edgar Rice Burroughs.

Por desgracia, nos encontrábamos en una época de censura en la que los cómics estaban exageradamente criticados y considerados como herramientas demoníacas pervertidoras de mentes. El principal detractor fue Fredric Wertham, un psiquiatra que afimaba locuras tales como que todos los lectores de tebeos se convertirían de delincuentes, que leerlos producía asma y que sus contenidos eran más peligrosos que Hitler. No contento con eso, publicó su libro “La seducción del inocente“, del que no es difícil imaginarse el contenido (y es una pena que no se haya traducido al español, para poder echarnos unas risas a costa de este hombre). Gracias a sus descabelladas ideas, muchos padres obligaron a sus hijos a quemar sus colecciones y al propio Stan le daba vergüenza decir de qué trabajaba. Esto culminó en el Comics Code Authority, sello de censura que editoriales como Marvel o DC tenían que poner en las portadas de todas sus publicaciones para conseguir que dichas obras pudieran ver la luz. Tal medida, por cierto, le pareció insuficiente al doctor Wertham.

Debido a ello, Stan Lee no podía publicar historias con libertad, llegando a crear títulos tan insustanciales como “Millie, la modelo” hasta que, en 1961, estuvo a punto de dejarlo. Pero, su esposa Joan le convenció para que, antes de retirarse, hiciera un último intento, elaborando un grupo de superhéroes a su gusto. Stan aceptó, pensando que, le despidieran o no por ello, ese iba a ser su úlltimo trabajo. Así nacieron “Fantastic Four“, que se conviritieron en un gran éxito y significó el pistoletazo de salida para una inagotable aparición de poderosos personajes, creados junto a Jack Kirby y Steve Ditko.

Lo que más le gustaba de sus creaciones es que fueran “héroes con pies de barro”, que no parecieran superpoderosos ni invulnerables y cuyas vidas personales pesaran tanto o más que sus aventuras contra los villanos. También estaba en contra de situar la acción en ciudades inventadas, como Metrópolis o Gotham, ya que él se había criado en Nueva York y quería escribir sobre un lugar real que tan bien conocía. Esto hizo que Marvel se convirtiera en la editorial más importante del momento y marcó el comienzo de la llamada Edad de Plata del Cómic Estadounidense.

La inagotable imaginación de este hombre no conocía límites. Un día, pensando en un nuevo personaje, vio a una mosca trepando por una pared y decidió que ese sería el poder de su nueva creación.  Después de descartar nombre como “Insect-Man“, “Fly-Man” o “Mosquito-Man“, decidió que “Spider-Man” sonaba mucho mejor (menos mal que tenía buen gusto), aunque su editor pensó que a nadie le agradaría leer un tebeo protagonizado por una araña. Peter Parker debutó en “Amazing fantasy” nº 15 (la colección se cancelaba en ese número, así que no importaba si fracasaba). Stan Lee anunció a bombo y platillo que ese sería el nuevo protagonista de la publicación, aunque pensaran cerrarla en ese número. Sin embargo, fue tal éxito de ventas que, al mes siguiente, aparecía en las librerías “The amazing Spider-Man” nº 1. Y eso que no esperaban que cuajara. Muchos años después, se crearon tres entregas más de “Amazing fantasy“, como si fueran aventuras arácnidas ocurridas entre esa colección y la nueva cabecera del héroe.

Precisamente, fue el hombre araña quien dio pie a una polémica  relacionada con la censura. El Ministerio de Sanidad pidió a Stan Lee que creara una historia denunciando el tema de las drogas, lo que a él le pareció bien, pero el asunto debió resultarle escandaloso a los del Comics Code Authority, que se negaron a poner su sello en ese tebeo. Así que, aquel fue el primer número que salió, saltándose la normativa, y fue publicado en el número 96 de “The amazing Spider-Man“. Aunque, con el paso de los años, se fue suavizando la prohibición de los contenidos, actualmente no existe ninguna editorial que siga ligada al asunto de la censura.

Stan Lee permaneció durante gran parte de los sesenta como editor jefe de la apodada a partir de entonces “Casa de las Ideas“, siendo sucedido por su ayudante, Roy Thomas, aunque nunca se alejó del mundo del cómic y siguió escribiendo en ocasiones puntuales. Incluso en 2001 creó una serie de especiales llamada “Just Imagine Stan Lee…” para DC Cómics.

Aparte de escritor, su otro gran sueño fue siempre ser actor. Y también lo consiguió, aunque fuera en breves cameos. En 1989, apareció como miembro de un jurado en la película de “El juicio del increíble Hulk“. Pero, a partir del año 2000, se le pudo ver en casi todas las adaptaciones de personajes creados por él. Así, ha salido en “X-Men“, “Spider-Man“, “Daredevil“, “Hulk“, “Spider-Man 2“, “Los Cuatro Fantásticos“, “X III: La decisión final”, “Spider-Man 3“, “Los Cuatro Fantásticos y Silver Surfer” (donde Stan Lee hacía de él mismo), “Iron Man“, “El increíble Hulk”, “Iron Man 2“, “Thor“, “Capitán América: El primer vengador“, “Los Vengadores“, “The amazing Spider-Man“, “Iron Man 3“y “Thor: El mundo oscuro“. “X-Men 2” y “X-Men: Primera generación” fueron las únicas excepciones. También se dejó caer por las películas “Mallrats“y “La ambulancia“, otra vez como sí mismo, y ha hecho apariciones en series como “Héroes“, interpretando a un conductor de autobuses.stan-lee-heroes

Aparte de todo lo mencionado, también ha presentado sus propios programas como “Superhombres de Stan Lee“, en el que el contorsionista Daniel Browning-Smith viajaba por el mundo buscando personas reales con habilidades especiales. Al final de cada prodigio encontrado, aparecía Stan en pantalla, relacionando esas proezas con los poderes de los protagonistas de los comics. Su otro reality era “Who wants to be a superhero?“, que era una especie de a”Gran Hermano” con los concursantes disfrazados como si fueran nuevos personajes de tebeo.

Dicho todo esto, creo que ha quedado claro que hablamos de una persona bastante especial, no de un simple creador de personajes. No en vano, le otorgaron la Medalla Nacional de las Artes de Estados Unidos, en 2008.

Hoy cumple 91 años. Y se conserva excepcionalmente bien. Desde aquí, se le rinde este homenaje, le deseamos que viva mucho tiempo más y pueda llegar hasta los 100 e incluso superarlos, ya que las películas de Marvel  no serán lo mismo sin sus cameos. Así que, lo único que nos queda por decir es… ¡Felicidades, Stan Lee!

Más información sobre él aquí.

Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

¡No te vayas sin comentar!