Reseña: Saboteur

Hace más de 6 meses que me dedico a reseñar juegos de mesa en esta bendita web, y la verdad es que he mencionado el Saboteur en más de una ocasión como “ese” juego que todo el mundo conoce. Ese juego que todo el mundo ha probado. Y eso no sólo me pasa aquí, me pasa en la vida real. Doy por sentado que cualquier conocedor de los juegos de mesa conoce el Saboteur. Para mí es como no conocer el Risk o el Monopoly. Pero se ve que no es así, que uno de los juegos que me introdujeron en este mundillo no lo conoce tanta gente. Y eso no puede ser.

saboteur cartas juego de mesa

Saboteur es un juego de Frederic Moyersoen editado en España por Mercurio Distribuciones. Lleva unos cuantos años en el mercado y ya tiene una expansión llamada Saboteur 2, en el que las cosas se complican demasiado, para mi gusto. En esta reseña hablaré solamente del juego básico. La temática siempre me ha parecido bastante divertida: encarnamos un grupo de enanos buscadores de oro que van excavando túneles para llegar a una pepita del preciado mineral. Pero, cómo no, hay algunos enanos que prefieren sabotear el trabajo de sus compañeros y, camuflados entre ellos, intentarán que no lleguen a su objetivo. La dinámica es parecida a juegos de los que ya hemos hablado alguna vez como el Lobo o La Resistencia. Se distribuyen roles secretamente para que los “buenos” no sepan quienes son los saboteadores. Antes de ir a la mecánica del juego, veamos qué contiene la caja:

  • 44 cartas de túnel
  • 27 cartas de acción
  • 28 cartas de pepitas
  • 7 enanos buscadores de oro
  • 4 saboteadores

Como veis, el juego se basa únicamente en las cartas, de las que hay varios tipos. Como iba diciendo antes, al empezar se distribuirán las cartas de rol aleatoriamente entre los jugadores. Se barajará un número diferente de saboteadores y buscadores dependiendo del número de jugadores, que puede ir de 3 a 10. Yo no recomendaría este juego a menos que hubiera unas 6 personas dispuestas a jugar. Con menos se hace todo demasiado obvio. En las cartas a repartir siempre habrá una carta de más, que luego se apartará en secreto, para que nunca se sepa con exactitud la cantidad de saboteadores por partida. Eso ayuda a que los saboteadores puedan pasar desapercibidos más fácilmente, pero también hace que a veces haya demasiado pocos saboteadores como para que puedan ganar.

Las cartas de rol
Las cartas de rol

Una vez todo el mundo conoce sus roles, se reparten, de un mazo único central, de 4 a 6 cartas por jugador, dependiendo otra vez del número de personas. Esas cartas pueden ser o de acción o de túnel (las de pepitas no se usan en el juego en sí). En un momento hablaremos de los tipos de carta que se pueden jugar. En la mesa, se pondrá la carta inicial (la que tiene una escalera) a 7 cartas de distancia (7 cartas apaisadas de juego, poned 7 cartas aleatorias en fila para calcularlo) de las 3 cartas de destino boca abajo, separadas cada una por una carta de distancia en fila. De esas 3 cartas de destino, hay sólo una que contenga una pepita de oro, el objetivo del juego. Los buenos deberán llegar a la pepita y los saboteadores deberán hacer lo posible para que no sea así.

Aspecto del juego una vez iniciado
Aspecto del juego una vez iniciado

Los tipos de carta, como decía antes, son los túneles y las acciones. Empezamos con los túneles. Las cartas de túnel representan un camino continuado que los enanos van excavando en la roca para llegar a la pepita de oro. Esas cartas sólo se pueden poner apaisadas, siguiendo el orden del juego. Para que se llegue a la pepita, tiene que haber un camino sin interrupciones de la salida hasta la pepita, en caso contrario, no se puede alcanzar. Hay cartas de túnel muy útiles, que construyen camino hacia adelante sin más, pero luego también hay curvas, que se pueden usar tanto para hacer las cosas bien como para hacerlas mal. Finalmente también hay cartas con caminos cortados, perfectas para los fines de los saboteadores. Las cartas de acción son un poco más variadas. El mapa permite mirar una de las 3 cartas de objetivo, uno luego puede decidir informar o no sobre lo que hay ahí, eso ya dependerá de sus intereses. Luego hay cartas para romperle la carreta, el pico o la linterna a otro enano. Si a un enano le falta alguna de estas 3 cosas, no puede construir usando túneles. También hay cartas para recuperar dichos ítems y seguir construyendo. Por último, una carta muy potente es la del derrumbe: permite quitar una carta de túnel en juego. Eso es muy útil para quitar un camino cortado puesto por un saboteador o para quitar un camino perfectamente válido y así desbaratar los planes de los buscadores de oro.

Cada turno se jugará una carta y se robará una del mazo. Sólo se puede jugar una carta por jugador por turno. Cuando el mazo se acabe, se seguirá jugando. El juego sigue hasta que se llegue a la carta de la pepita de oro (no pasa nada si primero se descubren las otras cartas de destino) o hasta que a nadie le quedan cartas.

Portada del juego
Portada del juego

En definitiva, estamos ante un juego clásico de traidores. Quizás le falta un poco de elaboración a la hora de encubrir la traición, como es el caso de La Resistencia. Al fin y al cabo, a la que alguien pone una carta que no beneficia al conjunto de buscadores, lo más probable es que sea un saboteador y pronto se le impida seguir poniendo cartas de túnel. Suele ser poco estratégico y un poco aburrido ser de los buenos, mientras que para ser saboteador se requiere de mucho más ingenio, labia y perspicacia. La verdad es que el equipo que suele ganar es el de los buenos, sobre todo si se juega con gente experimentada en el juego. Cuando se juega con novatos, es posible que alguien cometa un error y los saboteadores de verdad puedan hacerse pasar por buenos. Yo, personalmente, he echado muchísimas partidas. Es uno de esos juegos fáciles de sacar y de enseñar a grupos grandes antes de envalentonarse con juegos más largos y complejos. En La Casa De EL ya hemos reseñado varios juegos de este estilo, y si estáis buscando Party Games que funcionen bien en grupos grandes, hay mucha variedad en el mercado. En esta categoría recomiendo, además de este Saboteur: el Timeline, El ¡Toma 6!, el Diamantes, el Cards Against Humanity, La Resistencia, el Dados Zombie, el Dixit o el Pánico en Wall Street.

[xrr rating=3.5/5]

Distribuido en España por Mercurio Distribuciones

De 3 a 10 jugadores.

Tiempo de juego: 30 minutos.

PVP: 10,95€

2 Comentarios

  1. Muy buen articulo. Es un juego que gana muchisimo en un grupo d colegas grande. Eso sí, recomiendo cojer tb la expansión que mejora la experiencia d juego muchisimo.

¡No te vayas sin comentar!