The Victories 1: Marcado

Últimamente no sé qué me pasa con Michael Avon Oeming que todos sus trabajos terminan en mis manos sin pretenderlo… Sí, soy un fan bastante incondicional de Powers, pero es que justo hace 3 semanas llegó a mí por accidente un tomo de The Mice Templar, aquí en España conocido como Los Ratones Templarios, editado por Dolmen (recientemente el segundo número ha sido publicado). Y ahora me encuentro reseñando The Victories, un cómic que ni tan siquiera sabía que existía hasta hace unos días. No me hizo falta ni tan siquiera leer el nombre del autor en la portada, Oeming tiene un estilo TAN personal que automáticamente pensé: ya está, otra vez Oeming acechándome. Vale, ¿pero qué es The Victories? Un cómic de superhéroes (otra vez), pero esta vez con la propia lectura del dibujante, y eso es muy oscuro.

Portada de The Victories #1
Portada de The Victories #1

The Victories es un grupo de superhéroes que residen en un futuro cercano, un posible futuro que nuestra sociedad podría abordar. Un mundo donde los ricos son más ricos, los pobres son más pobres y los corruptos lo son muchísimo más. Bueno, en realidad hay algo más: superhéroes. Al más puro estilo de los Vengadores, un grupo de “jóvenes” con poderes que ha salvado a la ciudad y al mundo varias veces. Uno de los grandes males del mundo donde sucede The Victories (que por cierto, es el nombre del supergrupo) es una nueva droga llamada ‘El Flote’, muy adictiva y que termina transformando a sus consumidores en abominaciones. El grupo está muy empeñado en erradicar ese mal de su ciudad, aunque desconocen quién la distribuye, pues con el nivel de corrupción que hay es difícil enterarse. El protagonista indiscutible del cómic es Fausto, un justiciero enmascarado que forma parte de The Victories, aunque muchas veces actúa en solitario. Es un personaje totalmente atormentado y se carga a las espaldas el peso del mundo, incluso se pone como meta ayudar a su amigo, enganchado al Flote, cosa que termina bien a medias. Hay un par más de tramas dentro del primer arco argumental que terminan entrelazándose que no voy a desvelar, pues marcará mucho el carácter del personaje. Aún así, por lo que cuento ya os podéis hacer una idea de por donde van los tiros con esta pequeña introducción

La historia no es la más original del mundo, pues tenemos varios clichés del mundo superheróico: un protagonista atormentado, un maestro que termina siendo malo, la culpabilidad por no poder ayudar a un compañero, un némesis loco… en fin, todo lo que podríamos leer en Batman pero a un nivel bastante más extremo de violencia y crudeza. Una vuelta de tuerca más a un género bastante explotado, recordando en muchos momentos a Watchmen (por el dilema de quién vigila a los vigilantes), a Batman (por Fausto), a Powers por su crudeza y sus tramas oscuras pero al final con un toque muy personal. Oeming arriesga mucho aunque parezca que no; está muy de moda el tema de los héroes oscuros y la sangre, pero hay que saber llevar el peso de los personajes y no ahogarse en las dosis de sangre y palabrotas. Quizás al principio sea algo flojo y previsible, pero a medida que avanza la trama del primer arco argumental notamos que hay algo diferente y distintivo, cosecha propia de Oeming.

The Victories - página
The Victories – página

El dibujar tu propio guion suele jugar muy a favor del cómic y este es otro de esos casos. Muchos conocemos el estilo de Oeming por Powers, con trazos muy gruesos y unos colors muy oscuros… casi parece que el autor trabaje con las sombras de forma opuesta a todos los demás artistas. El cómic es básicamente en negro, rojo y algunos colores de vez en cuando para darle contraste. A pesar de la crudeza de las imágenes no sentiremos ese malestar típico con las amputaciones o la sangre, pues al tener un estilo más bien poco realista no produce ese ‘asco’. Sí, no nos engañemos, es un cómic violento, otro punto muy en común con Powers y del que podéis comparar para saber de qué niveles de violencia y agresividad os estoy hablando. Seguramente si hubiésemos contado con un autor hyperrealista estaríamos hablando de que el cómic es innecesariamente visceral, pues es realmente explicito en muchos puntos, pero me repito, el dibujo de Oeming juega a su favor.

Aleta edita esta colección de 5 tomos en un formato con portada rústica, 136 páginas a color a un precio de 14’95€. Un buen precio para una buena cantidad de entretenimiento. Además Aleta firma una gran edición con una gran traducción. El primer tomo, titulado Marcado pone de manifiesto su intención de seguir publicando grandes obras reconocidas como Invencible, Tex y muchas otras.

Una buena obra para apartarse de los grupos superheróicos más “blandos” de Marvel y DC, aportando frescura y violencia a un mundo muy explotado. Muchos han criticado a Oeming por arriesgar poco en esta obra, pero hay que mirar un poco más allá de los convencionalismos y darse cuenta de que lo que cuenta tiene fuerza. Me ha sorprendido y en positivo… si os gusta Powers os gustará The Victories.

[xrr rating=3.5/5]

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!