Batman – Puertas de Gotham

3-batman-puertas-de-gotham-articulo-opinion-reseña-analisis-ecc-ediciones-kyle-higgins-trevor-mccarthy-scott-snyderA la hora de pensar en los integrantes de la batfamilia y, en general, la mitología de Batman, nos vienen a la luz múltiples elementos. A saber, el símbolo del murciélago, unos superhéroes más realistas sin capacidades sobrehumanas y que luchan con su ingenio y artilugios…Pero, sin duda, uno de los fundamentales o, mejor dicho, el más relevante de ellos es Gotham, la ciudad en la que sucede todo o prácticamente todo lo relativo al Caballero Oscuro y sus aliados.

De este modo, Scott Snyder, el guionista actual de la cabecera, explota la mitología de la ciudad junto a Kyle Higgins, que ha escrito el guión de la colección de Nightwing actual, quien se ocupa de la mayor parte del argumento debido a que Snyder tan solo colabora en el argumento o el guión a grandes rasgos. Ciertamente, no es la primera vez que el neoyorquino usa la ciudad de Gotham como hilo conductor de sus tramas en las historias del Hombre Murciélago, puesto que en el primer arco argumental o saga de la serie actual de Batman también se centró en el hogar de Bruce Wayne y sus organizaciones ocultas.

A su vez, conviene también destacar que, en el momento en el que se publicó la miniserie, Bruce Wayne estaba desaparecido de las actividades en Gotham a raíz de los sucesos de Batman R.I.P. Por consiguiente, Dick Grayson, antes Nightwing, adoptó la capucha y, por tanto, la identidad de Batman en Gotham, por lo que no veremos al Caballero Oscuro habitual en el volumen. Por otro lado, hay que hacer hincapié en la diversidad de aliados con los que contará Grayson en la historia, ya que aparecen más de los habituales. Así, además de Damian Wayne encarnando al recurrente Chico Maravilla, el Cruzado de la Capa será también ayudado por Red Robin y una integrante de Batman Incorporated: Black Bat.

Tras contextualizar todo esto, Batman Puertas de Gotham da comienzo en la Gotham de finales del siglo XIX, en la que tres familias “gobernaban” la ciudad o influían de forma muy notable en ella. En consecuencia, tenemos a Alan Wayne, el tatarabuelo de Bruce Wayne; al alcalde de entonces y fundador de la sala Iceberg, el señor Theodore Cobblepot, antepasado de Oswald Cobblepot o el Pingüino; y, por último, al magnate de prensa Edward Elliot, antepasado del villano conocido como Silencio.

batman-puertas-de-gotham-articulo-opinion-reseña-analisis-ecc-ediciones-kyle-higgins-trevor-mccarthy-scott-snyder

A través de estas tres personas tan influyentes, los guionistas nos narran la construcción de grandes infraestructuras y edificios en la Gotham de entonces por parte de los hermanos Anders, esto es, la transformación de dicho enclave en una ciudad moderna, a la altura de Metrópolis o la ciudad de Superman. Así pues, asistimos a la realización de, entre otros, múltiples puentes con los nombres de las familias ya mencionadas.

Después de este flashback o vuelta al pasado, que se producirán a medida que la trama vaya avanzando para narrarnos la historia de estos hermanos arquitectos, el cómic vuelve a la actualidad o a tiempos actuales para relatarnos la problemática con un villano que se dedica a volar o hacer explotar puentes. Dicho conflicto cobra más importancia cuando Batman se percata de que, por un lado, estos puentes están relacionados con el pasado de Gotham y los Wayne, y, por otro, que el villano no se parará solamente con los puentes, las llamadas Puertas de Gotham, ya que constituyen las entradas de la urbe, sino que seguirá sembrando el terror.

1-batman-puertas-de-gotham-articulo-opinion-reseña-analisis-ecc-ediciones-kyle-higgins-trevor-mccarthy-scott-snyderMás concretamente, el antagonista se dedicará a derrumbar los edificios o estructuras más emblemáticas de la ciudad. Y es que, tal como menciona Silencio en las mismas páginas del cómic, las llamadas Puertas a las que se refiere el villano y el título de la miniserie no son puentes, sino que hacen referencia a personas. Seres humanos relacionados con el pasado y los orígenes de la urbe moderna.  Conviene también destacar el traje que usa el villano, un muy buen guiño de la etapa posterior de Snyder, pues la indumentaria que porta recuerda a la de las Garras o secuaces del Tribunal de los Búhos.

En lo que al aspecto gráfico se refiere, Trevor McCarthy dota a la obra de un estilo ciertamente peculiar, donde las líneas están más marcadas de lo habitual y, en definitiva, el color está subordinado al dibujo y no al contrario como sucede en muchas otras colecciones. Es decir, el lápiz cobra algo más de importancia de lo habitual. No obstante, quizás por eso mismo, los rostros resultan algo extraños o chocantes a raíz de la mayor presencia de las líneas. A su vez, es necesario remarcar las distinciones entre el pasado y el presente, pues las viñetas de los flashbacks tienen colores ocres y bordes más detallistas, mientras que lo actual tiene el tono oscuro al que estamos acostumbrados.

Respecto a la edición, ECC Ediciones ofrece los cinco episodios de la miniserie en un tomo rústica de 112 páginas a un precio de 10,5€. A modo de extras, incluye todas las portadas originales y alternativas, así como un artículo inicial que sirve para contextualizar la obra.  Así pues, estamos ante un tomo bastante interesante para los amantes de la mitología de la ciudad de Gotham, así como para los seguidores del Caballero Oscuro, ya que toca una faceta no demasiado explotada en los cómics como es el entorno o el lugar en el que actúa y reside Batman.

[xrr rating=3.5/5]

¡No te vayas sin comentar!