Green Arrow: La máquina de matar

cubierta_green_arrow_maquina_matar.inddCiertamente, la iniciativa del Nuevo Universo DC o Los Nuevos 52 no dio el resultado esperado en muchos personajes, ya que no se supo encontrar el tono o el lugar para ellos en un universo reiniciado. Por citar dos ejemplos, uno sería el Hombre de Acero, quien no ha tenido demasiada suerte en sus colecciones regulares, pese a que como contrapartida, sus obras autoconclusivas, normalmente ambientadas en realidades alternativas, suelen ser bastante buenas; y el otro es un superhéroe bastante importante en el mundo de DC: Green Arrow, quien recientemente ha ganado mucha popularidad debido a su adaptación televisiva.

Y es que tuvieron que pasar 17 números -contando el número cero- para que un buen equipo creativo se hiciera cargo de la serie. Y el resultado no se hizo esperar, pues el cambio sufrido por la cabecera es enorme, tal como podemos apreciar en el presente tomo. Así pues, tras unos episodios que, para no usar descalificativos mencionaré simplemente que dejaron mucho que desear y no estuvieron, ni mucho menos, a la altura de lo que requería o necesitaba el personaje, encontramos un inicio verdaderamente brillante y muy prometedor.

No obstante, dicho esto y antes de desentrañar todos los entresijos de la laureada etapa actual, conviene desgranar de forma algo más profunda los últimos compases de la anterior. Por un lado, encontramos el número cero, en el que el escritor Judd Winnick, quien se ocupó de los primeros episodios de la colección de Selina Kyle, nos relata el origen del superhéroe. Ciertamente, el origen es bastante similar a lo ya visto en la respectiva serie de televisión, pese a que con significativas diferencias. Por un lado, la plataforma petrolífera de los Queen, donde el joven e irresponsable Oliver estaba celebrando una fiesta, es atacada por una especie de terroristas y, como resultado, el primogénito de los Queen pasa un año en una isla.

2-green-arrow-maquina-de-matar-andrea-sorrentino-jeff-lemire-dc-comics-analisis-critica-opinion-ecc-ediciones

Quizá la sensación que mejor defina este episodio sea desconcierto, pues la transición de la escena cotidiana a la de acción es excesivamente brusca y, además, los cambios de mentalidad del protagonista son demasiado repentinos.  Aun así debo admitir que, según las críticas que he leído, esperaba que fuese bastante peor y, como mínimo, lo pude leer pese a que no me generó interés alguno. Respecto al dibujo, corre a cargo de Freddie Williams II quien, pese a ofrecer un buen nivel de detallismo, realiza algunas perspectivas algo extrañas en ciertas escenas de acción.

Sin duda, lo peor del recopilatorio son los dos números posteriores, titulados Harrow, escritos por Ann Nocenti. No me extenderé demasiado en ellos, pero basta decir que son bastante absurdos en su desarrollo, pues ofrecen escenas muy inverosímiles, como un enano luchando contra un perro en una pelea ilegal. Además, el villano del arco carece de carisma y sus motivaciones también son notablemente confusas.  Nuevamente, Freddie Williams II dibuja ambos capítulos.

1-green-arrow-maquina-de-matar-andrea-sorrentino-jeff-lemire-dc-comics-analisis-critica-opinion-ecc-edicionesAnalizado el final de etapa recopilado en el tomo, cambiamos de tercio para ocuparnos del revulsivo llevado a cabo por el guionista Jeff Lemire (Animal Man) y Andrea Sorrentino (dibujante de la cancelada Yo, vampiro). Con el fin de solventar o arreglar la desgraciada situación del arquero esmeralda, el nuevo equipo creativo obvia todo lo anterior para plantearnos un nuevo comienzo en toda regla. Por consiguiente, introducen a Komodo, que bien podría calificarse como la antítesis o contraposición de Arrow. Esto es, si Arrow salva a la población, él no duda en destruirla; si Arrow  usa sus flechas para proteger a los suyos, Komodo las utiliza para destruirlos… Sin embargo, tal como indica el título del arco, no sería justo considerarlo una especie de anti-Arrow o Arrow negro, sino que Komodo es una máquina de matar.  Es decir, absolutamente todas sus acciones van encaminadas a destruir al superhéroe Green Arrow y a su álter ego Oliver Queen junto a, obviamente, todo lo que él aprecia. Además, las habilidades del villano son superiores a las del justiciero, muy a pesar de este último.

Así pues, sin desvelar mucho, el pistoletazo de salida o inicio de esta batalla de arqueros será el asesinato por parte del villano del dirigente o gestor de las empresas Queen, del que Oliver es acusado injustamente; y la adquisición de dicho grupo empresarial por parte de Komodo, dejando de esta forma a Oliver sin su patrimonio. A partir de este punto, Green Arrow, sin medios para poder actuar, se verá obligado a enfrentarse a esta amenaza sin apenas ayuda, mientras intenta descubrir quién ha orquestado todo este macabro plan y con qué propósito.

green-arrow-maquina-de-matar-andrea-sorrentino-jeff-lemire-dc-comics-analisis-critica-opinion-ecc-edicionesSin embargo, Arrow no estará solo, pues contará con la ayuda de algunas personas, principalmente un antiguo empleado de su empresa y un misterioso sujeto que se hace llamar Magus. A su vez, a lo largo de su periplo, conocerá más detalles acerca del pasado de su padre, su más reciente pasado y la relación de su familia con la flecha y una misteriosa organización llamada Outsiders. Todos estos elementos conforman, por tanto, un excelente argumento para empezar de cero con la colección y, aunque la trama de estos episodios es notable, la cabecera todavía no ha mostrado ni mucho menos todo su potencial.

En cuanto al dibujo, el italiano Andrea Sorrentino realiza un trabajo magistral que puede resultar algo chocante al principio. Me explico, en la mayoría de cómics, el dibujo y el color son partes bien diferenciadas; sin embargo, el estilo del italiano une los dos en un solo componente. En otras palabras, en su espectacular narrativa juega con la composición de las páginas y los colores para dotar al cómic de un estilo propio y muy diferenciado.  Por ejemplo, en ciertas viñetas el color desaparece para centrar más nuestra atención en ellas. De este modo, como el color del primer episodio de la etapa es bastante simplista, excesivamente monocromático, resulta algo extraño al principio. Sin embargo, dado que en los números posteriores esto cambia, dicha sensación desaparece, permitiéndonos admirar el buen hacer del italiano.

Respecto a la edición, ECC Ediciones mezcla los cinco primeros de la muy recomendable etapa de Lemire y Sorrentino con el final de la extremadamente poco recomendable etapa anterior en un tomo de 192 páginas en formato rústica por 17,95€. Por ello, alrededor del 40% del volumen no tiene, ni mucho menos, la calidad que debería y es innecesario. Es decir, sin ninguna duda la editorial se ha equivocado en este aspecto.  No obstante si, como ha sido mi caso, podéis conseguirlo con un descuento considerable, yo no me lo pensaría dos veces. Además, si no lo compráis por este motivo, recomiendo encarecidamente adquirir el próximo tomo, pues la cabecera promete ir in crescendo.

En suma, pese al poco acierto editorial en este sentido, la nueva etapa es muy buena y, a mi entender, es de las cinco mejores cabeceras de DC que actualmente se publican en nuestro país. Esto es, tanto el guión como el dibujo, sobre todo este último, son más que notables y dotan a la colección de un estilo propio. Aun así, debido a los anteriores números, el volumen no es todo lo bueno que debería.

[xrr rating=3.5/5]

1 Comentario

  1. Buena reseña para una etapa muy buena. Lo cierto es que lo malo de todo esto es que todos los guionistas que auparon personajes en new52 los fichó Marvel a golpe de cheque (Soule, Lemire, etc) y dejamos de disfrutar de estos artistas en DC, donde podrían haber seguido dando caña jejeje (aunque Lemire tiene alguna cosa mala también por ahi en el new52, todos cometemos errores xD)

    Respecto a las ediciones de ECC, a mi entender tienen un problema muy básico: los tomos en rústica que sacan no van por arcos argumentales, sino que van de 6 en 6 números y eso a mi parecer no es nada bueno para el lector. Me parece un problema grave dado que como bien dices junta cosas interesantes con auténticos horrores.
    Lo suyo sería muy fácil de arreglar. Dividirlos en arcos argumentales, que además generalmente coinciden por autores. Que un arco argumental se hace demasiado extenso (8/10 números) ? Fácil, dos tpbs y solucionado. Sin embargo ECC mantiene esas ediciones extrañas que no contentan a nadie y parece que nadie sabe muy el porqué.
    Una pena para todos porque pierden mucho de vender. Por poner ejemplos yo mismo este Green Arrow no me lo compro por eso y lo mismo con las colecciones de Batman y Superman que es imposible encontrar las grapas y los tpb en rústica no me gusta como los editan.

    Lo dicho, una pena.

    Un saludo.

¡No te vayas sin comentar!