Jack Ryan: Operación Sombra

Jack Ryan, Operación Sombra

El próximo viernes 31 de enero, se estrena en nuestras pantallas Jack Ryan, Operación Sombra, que pretende hacer un “reboot” de este famoso agente de la CIA de las novelas de Tom Clancy.

Y es que en Hollywood (como ocurre con Marvel o D.C.) quieren atrapar a los nuevos espectadores, a los adolescentes. Y para ello recurren a viejos argumentos dándoles una nueva imagen y, por supuesto, un nuevo (y más joven) intérprete.

Hemos visto a Jack Ryan en cuatro películas: “La caza del Octubre Rojo” (1990) con Alec Baldwin, “Juego de Patriotas” (1992) y “Peligro inminente” (1994) con Harrison Ford y “Pánico nuclear” (2002) con Ben Affleck. Esta vez, el elegido es Chris Pine (el nuevo capitán Kirk de “Star Trek“) y lo cierto es que, aunque aquí sigue siendo un personaje de acción, sí que percibimos ciertos matices que distinguen ambos papeles.

 Adaptación de las aventuras del agente Jack Ryan, creado por el escritor Tom Clancy.

Jack Ryan, un antiguo marine que trabaja en la Bolsa,  tiene que entrar en acción ante la amenaza de un complot terrorista internacional con origen en la ciudad de Moscú. Jack, se verá envuelto en una conspiración terrorista que quiere acabar con el sistema financiero de Estados Unidos, mientras lucha por sobrevivir.

El reparto está formado por: Chris Pine, Kevin Costner, Keira Knightley, Kenneth Branagh, Colm Feore, Gemma Chan, David Paymer, Nonso Anozie, Karen David y Lee Asquith-Coe.

Jack Ryan: Operación Sombra dirigida por Kenneth Branagh, se estrenará en cines el 31 de Enero de 2014.

Tras un breve interludio en el que magistralmente el director nos presenta al personaje (su carácter, sus motivaciones) y una pequeña pero impresionante escena de acción, tenemos unos minutos en los que acompañamos a Jack en su recuperación tanto física como emocional: le han dejado incapacitado físicamente para servir a su país como él desea, pero pronto descubre (gracias al personaje de Kevin Costner como guía casi espiritual) que puede servir de otras maneras, dándole un nuevo sentido a su vida, un propósito para querer seguir.

A partir de aquí la acción no decae en ningún momento. Ni siquiera en los momentos de acción dejamos de sentir esa tensión propia de un thriller de espías (más natural que los de Misión Imposible, sin tantos artilugios o disfraces). El primer enfrentamiento, puramente dialéctico, entre los dos principales antagonistas es un magnífico ejemplo cinematográfico de cómo tenernos en continuo nerviosismo con una “simple” secuencia de diálogo, en el que la tensión es palpable y que se resume en la frase que dice Vorodin tras hablar con un aparentemente sencillo analista: “Es peligroso”. Casi oímos suspirar de alivio a Jack cuando sale del despacho.

Jack Ryan, Operación Sombra nos da lo que nos promete, ni más ni menos, 1 hora y 45 minutos de acción y entretenimiento puro, con un guión correcto, sin trampas ni agujeros, que aunque bastante previsible no deja de tenernos muy atentos a todo lo que ocurre en la pantalla. Si obviamos que el protagonista, como héroe de película de acción, va a recibir disparos y golpes y seguirá corriendo, tanto la trama como la resolución del problema policial son bastantes creíbles: entendemos las razones del enemigo y el arma es la más lógica y posible en nuestros días, la economía.

Jack Ryan, Operación Sombra

Dirigida por Kenneth Branagh (que también interpreta el papel del principal villano), la cinta mantiene un magnífico ritmo durante casi toda la historia, donde el único fragmento algo más lento es, necesariamente, la rehabilitación de Jack. Branagh es un excelente director de actores pero, sobre todo, es un gran creador de personas creíbles: entendemos la evolución de Ryan desde un marine hasta un agente activo de la CIA, comprendemos a Viktor (interpretado por el mismo Branagh) que no es el típico malvado loco que quiere destruir el mundo, si no una persona atormentada, desquiciada y que daría todo por su país (de hecho lo ha dado).

Como decía al principio, Chris Pine nos presenta un Jack Ryan creíble tanto en sus momentos de soldado, como en su papel de “oficinista” y en su rol de personaje de acción: es alguien ampliamente preparado (emocional e intelectualmente) que se encuentra empujado por los acontecimientos pero que sabe controlar la situación. Con todo, es un actor algo limitado, pero aquí cumple perfectamente aunque es algo eclipsado por sus tres compañeros de reparto. Viktor Cherevin, el villano más visible de la historia, es un personaje tridimensional con el que llegamos a empatizar (cosa que no ocurre con la “mano armada” de este complot) y al que comprendemos, con sus muchas virtudes y sus debilidades (el vodka y las mujeres bellas). Kevin Costner está más que correcto en el papel de guía y superior de Jack, tranquilo y sereno. Keira Knightley, aunque con un papel más corto, cumple perfectamente su función y sigue demostrando que es una magnífica actriz, aunque en esta película no pueda lucirse demasiado.

Técnicamente Jack Ryan, Operación Sombra no nos va a sorprender. Estamos acostumbrados a que los efectos especiales de explosiones, bombas, saltos de coches, etc. nos parezcan absolutamente reales y aquí también lo son, sin virtuosismos ni exageraciones aunque sin renunciar a la espectacularidad, por supuesto.

En resumen, una buena película de acción y espionaje, con todo lo bueno de éstas y sin nada que reprocharle: buen guión, interpretaciones notables y entretenimiento de calidad. Tenemos nuevo Jack Ryan y funciona perfectamente. Eso sí, como leemos en el cartel español, “no confíes en nadie”, sobre todo en el engañoso montaje del tráiler.

[xrr rating=4/5]

Del amanecer de los tiempos vengo, he visto cosas que muchos no recordáis y ni siquiera habéis vivido. Nadie jamás ha sabido que estaba entre vosotros… hasta ahora. Culturalmente disperso, soy un bicho raro: me gusta la literatura, el cine, la música, los cómics, la tecnología... Debo ser el único ¿verdad?

¡No te vayas sin comentar!