Star Wars: Agente del Imperio

Star Wars: Agente del Imperio

“Mi nombre es Cross, Jahan Cross”. Esta estructura de frase que todos conocemos por haberla escuchado decenas de veces en boca del agente del MI6 James Bond, bien podría ser usada por el personaje que encabeza esta nueva serie del universo Star Wars, Jahan Cross. Star Wars: Agente del Imperio comenzó su publicación en diciembre de 2011 mediante la editorial Dark Horse, llegando a nuestro país el primer número a mediados de 2013 y su secuela en enero de 2014, ambas de la mano de la editorial Planeta DeAgostini Cómics.

En esta serie nos cuentan la historia de un agente del Imperio Galáctico llamado Jahan Cross. Al más puro estilo James bond, este soldado deberá infiltrarse en diferentes emplazamientos para poder llevar a cabo sus cometidos, que siempre estarán ligados a los propósitos del Imperio. La acción se sitúa unos tres años antes de la Batalla de Yavin, por lo que las Guerras Clon serán varias veces mencionadas como hechos ya ocurridos hace bastantes años, a esto, debemos sumar que la conocida Alianza Rebelde no es más que un leve rumor que resuena en lo más remoto de la galaxia.

Star Wars: Agente del ImperioLa primera toma de contacto con Cross nos muestra su estilo de trabajo, y cómo este no se deja amedrentar ni comprar por nadie, tenga el puesto que tenga. Junto a él, viaja una androide llamada IN-GA, un nombre bastante “resultón” si lo leemos de forma lineal, que le aportará todo tipo de ayuda de campo. En el primer arco, que lleva por título Eclipse de Hierro, Jahan Cross deberá viajar al planeta Etti IV, donde deberá investigar el trabajo que realizaba un comerciante ahora ya difunto. Su toma de contacto nos recordará como ya hemos venido viendo, a las clásicas películas del agente 007, ya no solo por actuar como un espía en la fiesta a la que se le ha invitado, sino por su poder de seducción y atracción hacia el sexo femenino.

Como suele ocurrir, las cosas se torcerán y lo que parecía una misión rutinaria esconde en realidad una trama mucho más compleja que dará lugar a un final bastante épico. Sexo, traiciones y resurrecciones se esconden en este cómic que nada tiene que ver con lo que nos tienen acostumbrados para con esta saga. A lo largo de sus páginas, y como la portada misma nos muestra, veremos aparecer a ciertos personajes de sobra conocidos en este universo, como es el caso de Han Solo y Chewbacca, quienes pese a actuar como meros secundarios, serán un elemento clave de la historia.

Star Wars: Agente del ImperioEn cuanto a su segunda entrega, Objetivos difíciles, esta continúa manteniendo el mismo estilo de la primera parte. En esta ocasión, Jahan Cross tendrá que viajar al planeta Serenno, donde tendrá que interceder en la promulgación de un nuevo gobernante tras el asesinato del sucesor del Conde Dooku. Esta elección se tiene que tomar debido a que el actual gobernante es solo un niño, por lo que Cross tendrá que lidiar en dos bandos: por un lado salvar al joven de las garras de todos los que quieren verle muerto, y por otro, seguir las órdenes de sus superiores para establecer a Borgin como líder.

Si en la primera parte eran Han Solo y Chewie los personajes más reconocibles de la saga que tomaban parte en la historia, aquí serán Bail Organa, Leia y Boba Fett los que aparecerán. Aun así, veremos otros rostros que nos serán familiares de otros cómics de la saga, como es el caso de Ysanne IsardJahan Cross se muestra como un agente disciplinado, de hecho se habla de su paso por la academia junto a otros personajes como Soortin Fel. Además de esto, iremos viendo a modo de flashbacks la razón por la que siente tanto desprecio por la república y los jedis.

Star Wars: Agente del ImperioEn cuanto al guion, este ha sido realizado por John Ostrander, quien ha logrado dar un nuevo giro al universo Star Wars, consiguiendo crear una serie que se aleja de los cánones habituales, volviendo a ser capaz de sorprender al lector afín a la saga. Junto a este, le acompañan diversos artistas, como son Stéphane Roux y Stéphane Créty en la primera entrega, y Davidé Fabbri en la segunda. Los tres ilustradores mantienen un estilo visual muy similar, aunque cada uno dota a las viñetas de su propio carácter: Roux más minimalista y Créty y Fabbri más detallistas.

La edición que Planeta DeAgostini Cómics ha decidido utilizar para estos ejemplares es el formato rústica, dotando a ambos de 120 páginas a color, teniendo el primero un precio recomendado de 12,95€ y el segundo de 14,95€. Y es este el detalle más criticable del cómic, el incremento del precio en la segunda entrega, la cual mantiene el mismo número de páginas. Star Wars: Agente del Imperio se convierte en una apuesta fresca dentro del Universo Star Wars, desarrollando así una trama bastante diferente de lo que hemos visto hasta ahora.

[xrr rating=3.5/5]

¡No te vayas sin comentar!