Battling Boy

Me parece que, entre otras cosas, Paul Pope es un tipo inteligente. Da la impresión al leer sus obras, que sabe medir sus pasos, que cada decisión que ha tomado es producto de planificación y estudio de posibilidades. A pesar de su estilo rupturista y algo transgresor, no confunde la rebeldía con la indisciplina.

Pero claro, no conozco personalmente al señor Pope. Aunque he leído sus cómics. Y me lo he pasado en grande con ellos.

Hablo desde la perspectiva del lector, no especialmente perspicaz, pero que ha pasado con un tebeo en sus manos la mayor parte de su vida. Y por eso me atrevo a decir que vais a disfrutar Battlin Boy desde la primera viñeta. Por que es algo diferente, valiente y divertido, al mismo tiempo que es clásico, reconocible directo. Las cosas contradictorias funcionan cuando son coherentes, porque si en algo se caracteriza el ser humano es, precisamente, por su contrariedad en la vida diaria. Nos resulta familiar y convincente en un relato. Battling boy1

Por eso digo que Pope, a mi entender, es un tipo listo.

Battling Boy es sencillo en apariencia, porque el autor se ha encargado de recoger influencias muy reconocibles, que ha usado con elegancia como pilares de un mundo propio, con reglas fáciles de entender para aquel que se asoma a la ciudad de Arcópolis, lugar físico en el que se desarrolla la acción. Una ciudad asediada por ejércitos de monstruos, aparentemente salidos de la nada. Pero, como en todas las historias de ciudades en apuros, hay un héroe abnegado, que lucha día a día por los ciudadanos de la inmensa urbe.

El problema es que el héroe muere. La ciudad se enfrenta a un destino de muerte y cenizas.

Lo que no saben los ciudadanos de Arcópolis es que, en otro mundo, un joven niño-dios está a punto de enfrentarse a su prueba de madurez. Su padre, un belicoso dios guerrero del rayo, envía a su hijo a la ciudad maldito, hacia un rito de iniciación del que quizá no vuelva. Él es Battling Boy, y ha llegado para patear traseros monstruosos.

Así, Pope nos plantea una historia que, a grandes rasgos, a todos nos resulta que menos que conocida. La enésima trama de viaje del héroe, con raíces mitológicas en las tinieblas de tiempo, narraciones que nos han dado a los guerreros de los cantares épicos, y que, cómo no, han servido de inspiración y justificación para la más moderna de las mitologías: el cómic de superhérores.

Lo bueno que tiene Battling Boy es que no se conforma con algo tan llano, y, sin renunciar a esa simpleza inicial, enriquece su historia con una cantidad de ingredientes fantásticos que se traducen en algo que, con la seriedad con la que se toma a si mismo el medio, empieza a ser difícil de ver: un relato de aventuras. Escrito con astucia y ejecutado con maestría. Sostenido por ideas firmes y sencillas. Influencias narrativas que van desde las leyendas como el Beowulf (el héroe que va a matar al monstruo), las películas de monstruos a la japonesa, y, cómo no, el cómic de superhéroes más básico de la edad de plata. Se añade cierto toque de ciencia ficción pulp, mucho sentido del humor y un ritmo contagioso y sin frenos… tenemos una lectura ágil, entretenida, llena de colorido narrativo y con cierta extravagancia gamberra. Armado con ideas que parecen lo de siempre, Pope construye un relato original y lleno de matices, gracias a un contexto bien estructurado, personajes construidos con cariño y un apartado artístico innovador e imaginativo.

Battling boyTrexPuede que el dibujo de Pope resulte un tanto extraño, incluso incómodo. Cierto es que rompe con la mayoría de las imposiciones artísticas de las modas y las exigencias del público mayoritario. No os quepa duda, es un artista de primer orden, arriesgado, dinámico, un talento que quizá no sea tan vistoso como el enésimo clon de Alex Ross y sus magníficas estatuas. Las viñetas de Pope transmiten movimiento, acción, vida y una falta total de complejos. Amalgama de influencias que van desde el manga (es uno de los pocos artistas occidentales que ha trabajado para la todopoderosa Kodansha; el único, si no me equivoco), el cómic europeo (no soy el único que ve la influencia de Hugo Pratt en el diseño de personajes y de Moebius en el de los escenarios y en la extrañamente arcaica tecnología, ¿No?), el independiente americano, o cualquier cosa que el autor estadounidense halla podido asimilar y trasladar a su propio imaginario personal. Enmarcado en un delicioso viaje de medidas clásicas, con todo la rotundidad que conlleva esta palabra, el niño héroe se enfrenta al tránsito a la edad adulta, a un destino de grandeza y gloria. A pesar de sus miedos y dificultades.

Pope se ha ganado el respeto de público y crítica gracias a obras arriesgadas, a su incesante búsqueda de nuevos canales narrativos, a su capacidad de experimentación y toma de riesgos. A pesar de que prefiere el control total de su obra, lo que le ha llevado a mover su trabajo por el mundillo independiente, no reniega de las grandes, y ha trabajado para Marvel y DC. En esta última, su extraño acercamiento a Batman en “Año 100” le proporcionó uno de los premios Eisner que tiene en su estantería. Es, sin duda, gran exponente del artista completo, escritor que navega en la ficción con curiosidad y riesgo; Dibujante poderoso e impactante, único en su especie.

Battling Boy es una gozada para los que disfrutamos del cómic de superhéroes, pero desde una perspectiva novedosa y atractiva, sin verse atrapado en los clichés. Si no soportas a los tipos en mallas, te regala una aventura trepidante. Es un cómic que juega con tantos lenguajes de manera tan astuta que su propuesta resulta interesante y comprensible para cualquier lector, con independencia de qué género os guste más. Pope lleva a su terreno al lector, ya que ha construido un relato del siglo XXI, para lectores sin ataduras.

Y es que, como decía al principio, me temo que Pope es un tipo inteligente. Después de leer Battling Boy, creo que no me equivoco.

El tomo que recopila la serie de Paul Pope consta de 208 páginas, y se presenta en una cómoda aunque nada espectacular edición en rústica. La edita Debols!llo a un precio de 14´95 euros.

[xrr rating=4.5/5]

¡No te vayas sin comentar!