¿Cuándo la publicidad se convierte en arte?

superbowl1

Esta pregunta que da título al artículo es algo que muchos nos hacemos. La publicidad suele estar ahí, a veces sin que seamos conscientes de que está. Otras es molesta, desagradable, zafia, falsa o, peor aún, pegadiza, lo que impide que la olvides incluso cuando no la ves.

Pero a veces, sólo a veces, se convierte en arte o, al menos, en algo lo bastante bueno como para que no se convierta en todo lo anterior. Ese es el momento en el que pasa a importar menos el objeto del anuncio y a importar más quién lo ha hecho y cómo lo ha llevado a cabo.

La Super Bowl americana es un evento que trasciende lo deportivo para convertirse en un escaparate de todo tipo de publicidad. Desde actuaciones musicales de grandes estrellas internacionales (todos recordamos el asunto con Beyoncé) a tráilers de películas que tienen uno en especial para este día. También hay anuncios “normales” de productos comunes como bebidas, cosméticos o coches.

Los vídeos que os vamos a mostrar a continuación son un claro ejemplo de esto último. Anuncios de determinadas marcas o productos que nos gusta ver. Lo comentamos con los amigos o compañeros de trabajo o estudios: “… ¿has visto el último anuncio de…?”.
http://youtu.be/gKKVQLDYYcw

En este anuncian una marca de cerveza en su formato light. Pero, si me apuras, es lo que menos importa, ya que el mensaje es otro.

Otro ejemplo de publicidad en la que lo que menos se ve es el producto en si, pero te cuentan las sensaciones que tendrás con dicho producto, en este caso, un coche práticamente inaccesible para cualquier bolsillo normal.

Ambos anuncios son de la Super Bowl y, como podéis apreciar, no han escatimado en gastos. Actores, cientos de cámaras, helicópteros, etc… Todo un derroche de medios para hacer algo que no sea lo convencional.

¿Por qué? Muy sencillo. Se convierte en un objeto de comentario, más allá de lo que anuncian, para ser visto y comentado. Incluso algunos snobs lo utilizan como medio excluyente, con comentarios del tipo: “… ¿no has visto lo último de …?” y otros similares. Son divertidos, ocurrentes, mágicos y nos causan extrañas sensaciones cuando los vemos.

¿Qué opináis vosotros?

¡No te vayas sin comentar!