Reseña: Las Leyendas de Andor

Para esta ocasión os traigo un juego que prometí que reseñaría en mi lista de juegos para regalar. Se trata de Las Leyendas de Andor, uno de los juegos que me ha reconciliado con los juegos cooperativos. Como siempre digo, en los juegos colaborativos es mucho más fácil cometer errores que comprometen la jugabilidad. Es muy sencillo olvidarse de una norma si no hay nadie al otro lado que te reclama que la apliques. Afortunadamente, Andor está diseñado para que eso no ocurra. Las Leyendas de Andor te introduce las reglas de una forma muy novedosa, para un juego de mesa, aunque no tanto si miramos, por ejemplo, los videojuegos. Se trata de los clásicos tutoriales, en los que juegas a medida que aprendes, sólo que en este juego no es solamente recomendable, sino también obligatorio, a menos que haya alguien que ya conozca las normas entre los jugadores. Con este método aprenderemos las normas al mismo tiempo que jugamos una primera partida introductoria, bastante sencilla, para que los jugadores disfruten mientras aprenden en vez de estar esperando al típico “lector de instrucciones” que todo grupo tiene. Una vez se ha jugado esa primera partida, las normas quedan más que claras y es mucho más improbable que se dejen de tener en cuenta ciertas normas, lo que hace la experiencia global mucho más agradable.

Portada del juego
Portada del juego

Vamos, antes que nada, al contenido del juego:

  • 1 tablero impreso por las dos caras
  • 41 figuras con peanas de plástico
  • 4 tableros de héroe
  • 1 tablero de equipo y combate
  • 142 fichas de cartón
  • 72 cartas grandes
  • 66 cartas pequeñas
  • 20 dados
  • 9 discos de madera
  • 5 cubos de madera
  • 1 narrador
  • 1 torre
  • 15 bolsas para guardar los componentes
  • 1 reglamento de inicio rápido
  • 1 suplemento de reglas

[spacer]No es precisamente poca cosa lo que contiene el juego. Desplegado ocupa mucho espacio, preparad la mesa más grande que tengáis para que os quepa todo. Pero vamos al unboxing. En una caja de tamaño medio, como las de Dominion, Mundodisco, o SmallWorld, cabe un juego enorme. El truco está en que la mayoría de los componentes vienen en cartón troquelado, aunque bastante grueso y de calidad. Hubiera sido fantástico que todos los monstruos y héroes vinieran con sus figuritas de plástico de alta calidad, pero eso hubiera subido el precio exponencialmente. Entre los otros componentes (los que no son de cartón) destacan los dados de madera de varios colores, además de los cubos y discos de madera, que sirven para marcar puntuaciones. En plástico vienen un montón de peanas, tanto de enemigos, como de aliados, como de héroes, en las que montaremos sus correspondientes cartoncitos. El tablero merece mención aparte, por su tamaño y por su calidad. Por último tenemos las cartas. Las cartas grandes son las cartas de narración, que explican lo que sucede en cada leyenda, de un total de 6 (aunque la sexta sea un “crea tu propia aventura”), aunque con variantes para que puedan volverse a jugar. Las cartas pequeñas se roban en determinadas ocasiones y dan ese factor aleatorio que todos los juegos colaborativos necesitan. Es una lástima que muchas de estas cartas sólo se usen para la partida inicial, el tutorial, y que luego vayan a quedar apartadas para siempre en el olvido.

tablero desplegado andor

Vamos al funcionamiento del juego. En cualquiera de las 5 leyendas disponibles, cada jugador controlará a uno de los 4 héroes disponibles (se puede jugar de 2 a 4 personas). Los héroes son los arquetipos clásicos de todo juego de ambientación fantástica: guerrero, arquero, mago y enano; todos cuentan con su versión en femenino, un detalle bonito, aunque a la práctica no tengan diferencias. La habilidad en combate varía dependiendo de cada héroe, incluso el modo en el que combaten, yo recomiendo probarlos todos al menos una vez para decidir cuál es vuestro favorito. Hay que decir que, aunque el combate es una parte importante de Andor, el juego no premia especialmente el combatir como loco. Luego hablaremos del porqué.

Las heroínas de Andor
Las heroínas de Andor

Como suele ser habitual en un juego colaborativo, no sólo luchamos contra los enemigos que el propio juego nos pone, sino que también luchamos contra el reloj. Este juego se centra mucho en la optimización de nuestro tiempo. Para ello se ha creado un ingenioso sistema de días y horas en las que nuestros héroes pueden moverse libremente por el tablero y hacer acciones. Cada día tiene un total de 7 horas (que pueden llegar a 10 si gastamos voluntad). Movernos de una casilla adyacente a otra nos costará una hora, y un combate durará una hora por ronda hasta que acabemos con el enemigo. Otras acciones, como beber agua del pozo, comprar o coger/dejar objetos no tendrán coste temporal. Cuando todos los jugadores hayan gastado todas sus horas combatiendo o explorando, llegará la noche. Al día siguiente se moverán los enemigos y la historia avanzará con las cartas. Normalmente tendremos una misión que cumplir, al estilo de llevar tal objeto a tal sitio, impidiendo además que X número de enemigos invada el castillo. Esta misión deberá llevarse a cabo antes de que pasen ciertos días o habremos fracasado. Ahora viene la peor parte: cada vez que eliminamos a un enemigo, la historia avanza un día extra, dejándonos cada vez menos capacidad de movimiento. La clave está en matar sólo aquellos enemigos que amenacen directamente nuestra victoria, dejando vivos a los que menos nos pueden entorpecer. Para eliminar ciertos enemigos será esencial haber subido de nivel lo suficiente como para tener oportunidades de vencerlos, con lo que será esencial la optimización del tiempo y los recursos a nuestro alcance.

Desarrollo de una partida de Andor
Desarrollo de una partida de Andor

A muchos os parecerá fácil el juego durante el tutorial, pero lo cierto es que a medida que avanzan las aventuras la dificultad va en aumento a lo bestia. El factor aleatorio os puede arruinar una partida que iba muy bien encarada cuando tenéis que perder dos días en ir a buscar un ítem concreto a la otra punta del mapa o cuando aparece un monstruo muy por encima de vuestras posibilidades al que tenéis que derrotar. Pero es que nadie quiere jugar a un juego colaborativo fácil, la dificultad tiene que estar tan ajustada que sea siempre un reto satisfactorio, el hecho de superar una de estas aventuras.

Para los que tengáis dudas sobre la rejugabilidad de Las Leyendas de Andor, no os preocupéis. Además de la sexta leyenda en blanco para que podáis hacer una aventura a vuestra medida y las diferentes variantes que lleva cada aventura, Devir pone a nuestra disposición varias pequeñas expansiones y nuevas leyendas con las que jugar, totalmente gratis, en la web oficial de Andor. Además, si buscáis por Internet encontraréis multitud de nuevas aventuras hechas por fans. Además, pronto tendremos nuevas expansiones de la mano de Devir, de las que os iremos informando a medida que se acerquen las fechas.

Fichas de personaje
Fichas de personaje

En resumen, Las Leyendas de Andor no entró en mi lista de recomendados por casualidad. Es un juego largo, bastante rejugable, con muchos componentes pero con normas claras y sencillas, tiene una ambientación clásica de fantasía típica con un sistema de juego bastante novedoso. Es un juego colaborativo, en el que el ritmo de juego lo marcan los propios jugadores, la mayor parte de las veces significará que una partida, entre la preparación de los componentes y el juego en sí, durará más de dos horas. Lo he jugado ya muchas veces y no me cansa, porque sigue habiendo estrategias que quiero probar, y variantes que no hemos jugado. Está claro que en un juego basado en historias el punto flaco será la rejugabilidad, así que se agradece mucho el esfuerzo que se está poniendo en introducir nuevas leyendas en este juego.

[xrr rating=4/5]

Distribuido en España por Devir

1-2 horas de juego

De 2 a 4 Jugadores

PVP: 40€

¡No te vayas sin comentar!