Revolution: primera temporada

revolution

El famoso y polifacético JJ Abrams destaca por su irregularidad a la hora de elegir sus proyectos, tanto por el aspecto de la producción o por otros ámbitos. De este modo, pese a haber sido uno de los artífices de series tan recomendables como Perdidos (Lost) o la recientemente finalizada Fringe (aunque esta última me parece sobrevalorada), ha llevado a cabo otros no tan buenos o, mejor dicho, bastante mediocres, como Alcatraz o Revolution, la serie que hoy nos ocupa. Cabe decir que mi compañero Borja Tersa analizó el correspondiente primer episodio hace algo más de un año pero en esta ocasión yo hago una crítica de la primera temporada íntegra con el fin de ofrecer una visión más global, debido a que con un único capítulo es complejo hacerse una idea de la misma.

Aclarado y contextualizado lo anterior, una de las mejores formas de describir la obra y captar vuestra atención es la siguiente: si fuera profesor de escritura de guiones en la universidad y tuviera que buscar un ejemplo de buenas ideas mal realizadas o plasmadas de forma errónea, Revolution sería una firme candidata, pues la obra produce en todo momento una sensación constante de “sí pero no” o “buena idea pero no tan buena ejecución”. Pero mejor vayamos por partes y empecemos por el principio.

Revolution se une a las series postapocalípticas o catastróficas tan en boga últimamente pero logra diferenciarse ofreciendo un premisa muy interesante y jugosa: en la actualidad ocurre un fenómeno extraño e inexplicable mediante el cual se apaga toda la electricidad, por lo que el mundo se colapsa. En otros términos, prácticamente toda la tecnología actual deja de funcionar a raíz de la absoluta carencia de electricidad: coches, ordenadores, semáforos…Es necesario aclarar a modo de apunte que, aunque la fuente de energía de los vehículos motorizados sea el petróleo, como los motores son eléctricos no funcionan. En consecuencia, el mundo retrocede unos 100 ó 150 años atrás.

JJ-Abrams-nueva-serie-Revolution

Tres lustros después del incidente, la coyuntura mundial ha cambiado de forma radical. Primero, los estados han sido reemplazados por milicias, que han acaparado las armas y la comida con el fin, por un lado, de restablecer el orden y, por otro, de gobernar ciertos territorios. Segundo, como resulta lógico, las economías colapsaron y se produce un retroceso enorme: se usan caballos como medio de transporte, se lucha con armas de la guerra civil americana…

Ante esta situación, la República de Monroe, donde se desarrolla la mayor parte de la historia, busca a Ben Matheson, quien podría saber cómo recuperar la energía eléctrica. Sin embargo, la búsqueda no termina del todo bien y el científico es asesinado y su hijo menor raptado, mientras que su hija mayor, Charlie, va a buscar a su tío, Miles Matheson, un antiguo militar, para que le ayude a liberar a su hermano.

Como vemos, el planteamiento inicial resulta interesante, sobre todo por la nueva configuración de los Estados Unidos, con varios territorios enfrentándose entre ellos, y por el nuevo orden mundial instaurado por las milicias. No obstante, desgraciadamente, Revolution se queda en una idea sin explotar. Por un lado, el guión, pese a tener algunos buenos giros argumentales, principalmente relacionados con el pasado de Miles y la milicia, así como con la electricidad, no logra encontrar un propósito claro. Es decir, se debate entre contar la vida de los supervivientes tras un suceso concreto, narrar las luchas entre rebeldes y milicias, o lo relacionado con la desaparición y posible recuperación de la electricidad. En consecuencia, tal como dice el refrán “quien mucho abarca, poco aprieta” y la serie vaga sin un rumbo fijo, alternando entre las distintas tramas pero sin profundizar demasiado en ninguna (aunque las más importantes son las dos últimas).

revolution-giancarlo-exposito-tv-serie-jj-abrams-critica-analisis-neville

Lo anterior no sería un problema demasiado grave de no ser porque la serie no ha sabido explotar las enormes posibilidades que ofrece la nueva configuración territorial, lo más interesante de la serie a mi parecer. Dicho de otra forma, lo que causó el suceso o cómo se puede remediar, si es que hay alguna forma, es algo secundario, pues lo relevante son las consecuencias del mismo. Así, se desvelan muy pocos detalles de ciertas zonas y se nos muestran pocas escenas de las guerras llevadas a cabo por ambas facciones, lo que es una oportunidad perdida en toda regla. Otro punto negativo son las escenas muy poco creíbles, los deus ex machina, los que restan algo de credibilidad a la serie. Por poner un ejemplo, que unos caballos alcancen a un tren y que Miles sepa dónde hallar X objeto es sumamente inverosímil.

Por otro lado, los personajes, con la excepción del Capitán Thomas Neville interpretado por el gran Giancarlo Expósito (Gus Fring en Breaking Bad) no destacan demasiado, tanto por sus relaciones y evolución como por sus actuaciones. De este modo, encontramos a una protagonista con poco carisma y excesivamente tópica, el tío militar se “ablanda” a raíz de esta y, como siempre, hay una historia de amor previsible y bastante prescindible.  Por consiguiente, no hay ningún personaje que sorprenda por su trasfondo más allá de Miles por su pasado y el ya mentado capitán.

Pese a esto, habitual en buena parte de las obras televisivas, Revolution tiene un punto a favor a considerar: a los guionistas no les tiembla el pulso a la hora de matar personajes, lo que dota a la serie de cierto realismo e intriga. Esto es, hay cierta influencia de The Walking Dead en este sentido. Además, todo hay que decirlo, el cliffhanger del final de temporada está muy bien logrado y resulta sorprendente, al igual que gran parte de los giros de la serie. En otras palabras, la interesante premisa y los buenos giros argumentales son las dos grandes bazas de la serie.

En suma, Revolution podría haber dado para bastante más, ya que las oportunidades eran muy amplias, pero ha optado por quedarse solo en lo superficial y por no ofrecer un guión más atrevido y centrado más en la actual coyuntura, que es lo verdaderamente interesante de las series de este tipo a mi juicio. Así pues, si deseas ver algo meramente entretenido es una opción a considerar, pero no esperes más. Siendo justos, cabe decir que le pondría un 5.5; pero hay algún giro bastante impactante y lo redondeó al alza.

[xrr rating=3/5]

4 Comentarios

  1. Yo la defino como la serie en la que en cada capítulo le das una nueva oportunidad, a ver si te sorprende, y vuelve a decepcionarte.

  2. fringe es una de las mejores series que vi en mi vida. nunca vas a ver una serie que durante 5 temporadas te tenga con el dedo en el orto y no tenga un cap denso

¡No te vayas sin comentar!