El Castillo en el Aire

Portada del libro
Portada del libro

Esta semana os traigo, por cortesía de Berenice, la segunda parte de El Castillo Ambulante, que reseñé hace cosa de un mes y medio. El Castillo en el Aire está ambientado en el mismo universo en el que vivieron sus aventuras Howl, Sophie o la Bruja del Páramo aunque se centra en personajes y temáticas bastante diferentes. Esta segunda parte, que carece de adaptación cinematográfica (nada tiene que ver con El Castillo en el Cielo de Ghibli), ha pasado desapercibida para muchos lectores, pero su valor como obra literaria no es nada desdeñable. Es por eso que considero acertado que Berenice haya apostado por la continuación de El Castillo en el Aire en el mismo formato: tamaño de libro de bolsillo, cubierta de cartoné con sobrecubierta, márgenes generosos y papel de calidad. El tamaño de letra, como ya decía de la primera parte, sigue siendo excelente para la lectura. Una edición, enmarcada en la colección de Los Libros de Pan, resistente al paso del tiempo por un precio –17,95€– que es tirando a alto para una novela juvenil, pero que se entiende cuando vemos que esta edición está enfocada a durar. La portada no me parece muy acertada, pero tampoco es que sea de las peores que he visto.

Diana Wynne Jones nos ofrece, con esta novela, una clásica historia de fantasía arábica, que precisamente ahora vuelve a pegar fuerte, con ejemplos como Alif, el Invisible (reseñado en esta casa) o Sindbad en el País del Sueño, ambos títulos editados por Fantascy. Abdullah, un joven vendedor de alfombras no muy exitoso, recibe la visita de un extranjero misterioso que, tras mucho regatear, le vende una alfombra voladora. A partir de ese acontecimiento, la vida de Abdullah cambiará en todos los sentidos. Princesas, genios, demonios, castillos que vuelan y todo tipo de secundarios con caracteres peculiares serán a partir de ese momento su pan de cada día. Desde una óptica occidental, nos parecerá estar viendo precisamente eso, una recreación de la cultura oriental desde nuestro punto de vista, con todos los tópicos que podríamos encontrar en las 1001 noches, pero con un toque de humor e ingenio que solo Diana Wynne Jones sería capaz de infundirle.

Fanart de Strawberrybay26 en deviantart
Fanart de Strawberrybay26 en deviantart

Destacan de forma particular las conversaciones que el joven Abdullah tiene con la gente de su entorno, especialmente al principio de la novela, en la que los vendedores tienen que ensalzar a su interlocutor a la vez que se denigran a sí mismos. Eso crea momentos de extrema hilaridad como “El capitán de los clientes entenderá que este deshonesto gusano necesitará saber qué medio usar”. Es precisamente en el uso del lenguaje donde destaca particularmente esta novela, que rebosa fina ironía y os mantendrá con una sonrisa constante. A esto ayuda mucho una traducción muy buena, a cargo de Ana Belén Ramos Guerrero, autora también de literatura infantil y juvenil. La corrección corre a cargo de su marido, Javier Fernández; con el que ha trabajado también en la traducción de otras obras. Esta traducción, sin desmerecer la de El Castillo Ambulante (que era muy buena), transmite una naturalidad y una fluidez que han hecho que esta segunda parte, a nivel de calidad, quede por encima de la primera. Siempre he dicho que para ser buen traductor, primero hay que ser buen escritor, y en este caso, se nota el talento de la traductora.

A estos dos libros, El Castillo Ambulante y El Castillo en el Aire, hay que sumarle la tercera parte de esta trilogía: La Casa de los Mil Pasillos. Por asuntos ajenos a este humilde redactor, parece ser que esta tercera parte está editada en España por Nocturna Ediciones. La tipografía del título encaja con las dos primeras partes, pero el formato, al menos de la edición que he visto yo, no. Es una pena que los tres libros que forman la trilogía no puedan tener el mismo formato para ser un conjunto armónico en la estantería.

castillo en el aire otras ediciones

Pese a esto último, sigo pensando que esta trilogía de Ingary vale mucho la pena. El Castillo en el Aire, que nos atañe hoy, goza además de una gran traducción y de una edición perfecta para su conservación. Como narración, además, disfruta de lo mejor de la autora inglesa, con unos personajes fuertes, unos diálogos muy ingeniosos, una mitología inmensa y un world-building sólido. Cualidades más que de sobra para una novela juvenil que los adultos también podremos disfrutar. Para muchos pasará desapercibida esta obra en la sección juvenil de cualquier librería, pero yo creo que es una obra muy válida, además de una gran oportunidad de leer a una autora poco traducida en nuestro país, como es Diana Wynne Jones. Esperemos que más editoriales se envalentonen a traer más obras de esta autora en el futuro próximo. El Castillo en el Aire no cuenta con el respaldo de haber sido una película archiconocida pero desde aquí aprovecho para recomendar su lectura. Toda una delicia de la fantasía moderna.

[xrr rating=4/5]

Podéis encontrar más información sobre este libro en la página de Berenice.

Podéis también echarle un vistazo a mi reseña de El Castillo Ambulanteeditado también por Berenice.

¡No te vayas sin comentar!