Literatura de género y libro digital

El mercado de la literatura digital no fue la revelación instantánea que se esperaba, pero parece que algo ha empezado a cambiar. Hace una semana os informábamos de los primeros títulos que Planeta DeAgostini Cómics comercializará en formato digital y el pasado jueves, durante la presentación de la Nueva Gigamesh a los medios, se anunció la creación de Lektu (nueva plataforma editorial de la que os hablo un poco más abajo).

biblioteca-literatura-digital

Que los puristas de la literatura en papel y los entusiastas del libro como forma de arte en sí mismo recelen de la literatura digital no es sorprendente. Pero menos lo es que sea en la literatura de género y en el cómic donde este formato florece. Al fin y al cabo, el aficionado a la narrativa de género suele tener unos conocimientos avanzados en tecnología y estar abierto al cambio. Ahora que empieza a haber una mayor concienciación respecto a compatibilidad de formatos y que los e-readers son cada vez más económicos (por no mencionar la popularidad de otros dispositivos como tabletas y móviles de nueva generación), las ventajas del libro electrónico son especialmente apetecibles: no ocupa espacio, es mucho más económico y es accesible instantáneamente.

Por supuesto, hay algunos conceptos que hay que tener en cuenta cuando hablamos de este tipo de formato:

DRM: Siglas de Digital Rights Management (“gestión de derechos digitales”). Hace referencia a los mecanismos anticopia que protegen a los libros digitales. A menudo se implementan obligando al lector a usar software asociado a una cuenta particular. Dependiendo de su severidad, se dificulta que el documento pueda ser prestado o leído en más de un dispositivo.

IVA: El libro en formato físico está grabado con un 4% de IVA (o IVA hiperreducido). Sin embargo, el libro electrónico está grabado con un descompensado 21%. Aunque desde el gobierno se insiste en que el tema es potestad de Bruselas (que considera la literatura digital un servicio y no un objeto cultural), el partido mayoritario votó en contra de la proposición no de ley para equiparar el IVA el 11 de este mes en el Congreso, con el argumento de que ya se está luchando para ese fin y que el grupo parlamentario prefiere esperar a nuevas resoluciones.

Tinta electrónica: Este tipo de tecnología se usa en lectores digitales (e-readers) y funciona, a grandes rasgos, como un antiguo telesketch. Es ideal para representar las escalas de grises, el blanco y el negro, ya que, aunque se ha conseguido hacer pantallas a color, resultan muy caras. Tiene como gran ventaja que no cansa a la vista porque la pantalla no es retroiluminada y se puede leer en las mismas condiciones que un libro normal. Si se usa otro tipo de dispositivo para leer, es muy aconsejable reducir el brillo de la pantalla para que los ojos no se sequen.

Uno de los problemas que lentificaron la implementación del libro digital fue la limitada oferta que había en un principio. Sin embargo, muchos grandes sellos editoriales han empezado a apostar fuerte por este formato. También las bibliotecas han empezado a incorporar el libro digital a su catálogo de préstamo. Desde hace un par de años, la popularización del libro digital está dando paso a una situación nueva. Existe una oferta muy atractiva, especializada y nada costosa.

Logo de Fata Libelli, editorial experta en libros y robots

Es lo que ofrece, por ejemplo, el catálogo de Fata Libelli, cuyos libros solamente están disponibles en formato electrónico. Silvia Schettin y Susana Arroyo dirigen esta joven editorial digital, que publica en especial novella y recopilatorios de cuentos cortos. Apasionadas de la ciencia ficción y el weird, cuentan en su catálogo con autores como Tim Pratt, China Miéville, Nina K. Hoffman o Caitlín R. Kiernan. Podéis leer su manifiesto aquí y ver su catálogo aquí. El aspecto estético de sus libros está especialmente bien cuidado y ofrecen traducciones de gran calidad a muy buen precio. Los títulos actuales están disponibles a 4,90 € cada uno, en varios formatos compatibles con todo tipo de dispositivos y sin DRM. Además, Fata Libelli ofrece la opción de una suscripción para conseguir con un 5% de descuento y antes de la fecha oficial de salida el catálogo editorial planeado para 2014, que incluye tres recopilatorios de relatos (de Reggie Oliver, Elizabeth Bear y Aliette de Bodard) y dos novellas, una de Nina Allan y otra de Aliette de Bodard. Sin duda, la joven editorial está haciendo grandes apuestas en la vertiente más raruna y oscura del género, además de ganarse fama por el buen saber hacer que están demostrando. Habrá que estar muy atentos a las novedades que proponen. Por lo pronto, los escritores están de suerte, ya que han abierto un periodo de recepción de originales como parte de un plan de dominación mundial.

Parte del catálogo de Fata Libelly: Hic un dracones, Saturnalia, Ominosus.

Otra iniciativa comercial interesante es la que se anunció el pasado jueves en la nueva Gigamesh: LEKTU es una plataforma que reúne a varias editoriales interesadas en comercializar su catálogo en formato digital (se habló de unas quince). Entre ellas, Gigamesh, que ha anunciado que pondrá a la venta los libros de Canción de Hielo y Fuego de George R.R. Martin a 6 € y sin DRM. Aunque no la veremos en línea hasta el 15 de abril, ya se puede pedir información a través de su página web. LEKTU es un proyecto  de cultura digital que está respaldado por numerosos profesionales del sector editorial. Entre ellos destacan Alejo Cuervo (editor de Gigamesh), Cristina Macía (autora, coordinadora editorial y traductora de George R.R. Martin, Bosque Mitago y otros títulos) o David Fernández (fundador de la librería Cyberdark). Buscan ofrecer libros digitales a buen precio y facilitando la descarga, para no criminalizar al lector y ofrecerle alternativas sensatas a la descarga ilegal.

Lektu - Cultura digital: plataforma que reúne quince editoriales (entre ellas, Gigamesh)

Un proyecto interesante y que demuestra que la buena literatura es cada vez más accesible es el del blog Cuentos para Algernon: relatos de ciencia ficción, fantasía y terror traducidos al español. El blog inició su andadura el 1 de noviembre de 2012 y en él se ofrecen relatos traducidos del inglés (siempre de manera legal, con permiso del autor, y con un carácter 100% no-comercial). Cuentos para Algernon ha sentado un gran precedente, ya que el público atento a lo que se cuece más allá de nuestras fronteras es consciente de que, aunque el relato está más de moda que nunca, las vías de publicación editoriales para formatos que no sean la novela siguen siendo limitadas. Siempre me ha parecido digno de elogio que muchos de los cuentos nominados a “best short story” en los mayores premios internacionales de literatura de género se puedan leer en línea. Gracias a Marcheto, traductora y aficionada al género, ahora el público de habla hispana puede acceder a estas grandes historias. Su labor está siendo reconocida y alabada: en 2013 el blog fue nominado en al Premio Ignotus a la Mejor Página Web. El pasado 30 de octubre se recopilaba el primer año de andadura del blog en la antología Cuentos para Algernon: año 1, que incluye doce relatos de diversos autores (Ken Liu, Peter Watts o Mary Robinette Kowal, entre otros). Un e-book gratuito, de calidad, sin DRM y reseñable en la red social para lectores Goodreads.

Cuentos para Algernon, blog nominado al Ignotus

Para los autores, el libro digital ofrece la posibilidad de la autoedición y la negociación directa con editoriales. Para los editores, una forma de comercializar grandes productos sin tener que pensar en el factor de de la distribución. Para los lectores, el libro digital ofrece la posibilidad de arriesgarnos con autores nuevos, ya que en Internet proliferan las páginas en las que se anuncian ofertas de e-publicaciones. Habrá que estar atentos a momentos como el Black Friday para editoriales internacionales que apuestan por el libro digital, como ChiZine. También en nuestro país vale la pena subscribirse a las editoriales que editan en este formato y, por si las moscas, estar atentos a lo que pueda pasar el próximo Día del Libro (el próximo 23 de abril).

Hay pocas imágenes más propias de la ciencia ficción que alguien leyendo el equivalente futurista a una tablilla encerada. Ahora más que nunca, los contenidos disponibles para los aficionados a la literatura de género son atractivos y de calidad. Después de mucho anunciarlo, parece que esta vez es definitivo: el libro digital ha llegado para quedarse.

Traductora y asidua a bibliotecas. La ficción me entra mejor con sagas familiares, cabezología, juegos de palabras y relatos de venganza. Disfruto al leer fantasía épica, ver ciencia ficción, rolear fantasía urbana y escribir realismo mágico.

2 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!