Shadowman: Ritos de iniciación

A estas alturas, creo que todos somos conscientes de que no todo en el monte es Marvel o DC. No son pocas las editoriales independientes que quieren su trocito de pastel super, y el lector tiene donde elegir si el cansancio por el eterno retorno en las cabeceras de las grandes hace mella en la paciencia.

Shadowman2La última en llegar es, precisamente, una vieja conocida. Por muy contradictorio que suene, la brillante Valiant tiene antecedentes ilustres en los lejanos y temibles años 90, momento en el que las independientes cobraron cierta importancia. Nada más y nada menos que el bueno de Jim Shooter andaba detrás de la primigenia Valiant, bastante despechado tras su sonado y definitivo despido de las oficinas de Marvel.

El tiempo pasa, claro, y de las cenizas de aquella intentona, resurge con fuerza un nuevo concepto editorial. Si la primera Valiant fue un ilustre tiro al palo, los nuevos responsables entienden que había potencial en la anterior propuesta. Lo único que se necesita es un buen lavado de cara que sirva para que aquellos personajes sean lo suficientemente atractivos para el lector del siglo XXI. Un poco de maquillaje, revisión conceptual, puesta al día de contextos y orígenes, resulta en una apuesta editorial que cosecha aplausos y críticas positivas a lo largo del planeta viñeta.

Tanta expectación ha hecho que fijemos nuestra inquisitiva mirada en uno de sus personajes punteros, por lo que significó en su día y por las expectativas que su regreso a este plano de existencia supone. Chicos y chicas, Shadowman llama a la puerta.

Reconozco que no leí los cómics protagonizados por este viajero de las sombras en su momento. Mi único contacto con el personaje en el que se basa este reinicio se reduce a un videojuego bastante regular que Acclaim editó hace mil años (Playstation 1, no digo nada más). Eso propicia que mi encontronazo con el nuevo Shadowman no se vea lastrado por los recuerdos de la antigua colección Valiant, lo que permite una visión centrada en las bondades de su actual encarnación.

La trama nos lleva hasta la mítica Nueva Orleans, sinónimo de leyendas y magia. El joven Jack Boniface sobrevive de puerto en puerto, obsesionado con descubrir la verdad sobre su padre. El problema es que el bueno de Jack desconoce que es heredero de una estirpe de guerreros de la oscuridad, la última línea defensiva de la humanidad ante el inmenso poder de entes malignos, empeñados en conquistar el mundo de los vivos. En el momento en el que Jack ahonda en su pasado, pone en peligro su vida y la de los que le rodean. Entonces, el poder de Shadowman se desata. Jack recibe su legado.

Más o menos, esto es una sinopsis intencionadamente escasa del arco argumental que encierra este cuaderno. Una historia centrada en la presentación de personajes, aliados y malvados que pueblan el mundo de pesadilla al que Jack se ve arrastrado casi por accidente. Tendrá que afrontar lo imposible y aceptar su legado, al mismo tiempo que descubre una realidad compleja y amenazadora. Nos adentraremos por primera vez en “El Lado Muerto”, un lugar muy poco recomendable si tienes la fea costumbre de respirar. Además, tendremos los primeros indicios de algo retorcido y afilado que recorre las sombras del lado de los vivos, una conspiración a gran escala en la que los señores del inframundo manejan los hilos.Shadowman

Este arco de presentación de Shadowman es una excusa para poner en orden al personaje en su nuevo estatus, lo que despierta cierta sensación de deja vu. Quizá sea lo malo de vivir en primera persona el nacimiento de un concepto editorial, pero parece que todas las historias de Valiant están cortadas por el mismo patrón. El héroe lo es por accidente, ya que nada es lo que parece, y hay poderes fácticos en la sombra que tienen intenciones nada claras sobre el protagonista. Con eso puedo contarte X- O Manowar, Archer and Armstrong o este Shadowman. Entiendo que es el comienzo, y que la calidad de estos cómics está más allá de su evidente parecido. Comprendo, de verdad, que no es más que un punto de inicio, que las tramas se complicarán con el tiempo, que la esencia de estos personajes está en construcción. De hecho, os digo ya que Shadowman es un cómic divertido, dinámico, armado del carisma suficiente como para que enganche.

Está escrito con algo más que oficio por Justin Jordan, que sabe moverse por el medio. Shadowman tiene el ritmo de una serie de televisión bien planteada, naturaleza que se ve implementada con el dibujo de Patrick Zircher, un tipo eficaz e inteligente, que sabe medir muy bien el pulso narrativo que la historia pide. Juega con planos cortos y medios, planifica muy bien su diseño de página, da protagonismo a los personajes con resultados muy atractivos, que en ocasiones rozan la brillantez. Y, cuando abre plano, lo hace porque es la solución que pide el momento. En ese aspecto, Shadowman es bastante comedida e inteligente, sabe cuando y cómo ha de ofrecer impacto, jugando con el lector pero sin tratarlo como un idiota.

Lo malo, que no me puedo quitar de encima esa idea de repetición de esquemas que me produce Valiant, a sabiendas de que son buenos cómics por separado, y que en un futuro tendrán personalidad propia, marcada y diferenciada. Además, me rompe un poco que un contexto tan brutal como Nueva Orleans se desaproveche tanto en una trama que pide a gritos protagonismo del entorno. Si en lugar de la popular ciudad del sur me dicen que sucede en un pueblo de Nebraska, cuela. Salvo pequeños detalles, la esencia mágica que se insinúa en el personaje, se diluye en la acción y no da ni para anécdota. Esperemos que sea una de esas cosas a trabajar en futuras entregas.

Shadowman1A pesar de que me centro mucho en los aspectos negativos, Shadowman es un buen cómic de acción. No es el tebeo que va a cambiar vuestras vidas, pero os dará un rato de buena lectura, entretenida y sin pretensiones, cosa que agradezco. Además, en el caso de Valiant, que es una recién llegada, tenemos la oportunidad para decir dentro de unos años “Eh, tíos, yo estuve allí”.

Este cuadernillo recopilatorio recoge los número del 1 al 4 de la edición USA original. Se presenta en tapa blanda, y se complementa con las portadas alternativas que Dave Johnson dibujó para la publicación original. Su venta al público es de 10 euros, y, como toda la línea Valiant, el responsable de su publicación en España es Panini Comics.

[xrr rating=3/5]

 

¡No te vayas sin comentar!