Superboy y la saga Hypertension

La cadencia semanal de los títulos dedicados a Superman a mediados de los 90 propició el hecho de que exista mucho material inédito del kriptoniano en nuestro país. Las ediciones españolas de Superman, Adventures of Superman y Action Comics tuvieron que dar un salto de casi dos años para que pudiésemos leer, más o menos a tiempo, la mediática historia de Juicio Final. Man of Steel, la serie de Louise Simonson y Jon Bogdanove, directamente la conocimos en el tomo de La Muerte de Superman de ediciones Zinco que, ahora mismo, se desintegra literalmente en mis estanterías. Después del arco El Reinado de los Superhéroes, donde Superman era sustituido provisionalmente por otros cuatros aspirantes a enfundarse el traje del héroe, la cosa se complicó y, a las series antes comentadas, se unió una nueva y bastante efímera cabecera: The Man of Tomorrow.

Superboy
Estas NO son las aventuras de Superman cuando era un muchacho

Para colmo, nuevos personajes de la mitología, nacidos en los eventos narrados durante el retorno de Superman, aterrizaron en sus tres respectivos nuevos títulos: Superboy y Steel en 1994 y Supergirl (la Linda Danvers de Peter David y Gary Frank) en 1996, todos ellos con trayectorias bastante largas. Vamos, que había títulos de o relacionados con Superman que ni en la época de Mort Weissinger. Ni Ediciones Zinco, que tristemente daba sus últimos coletazos a mediados de los 90, ni el público de entonces estábamos preparados para abarcar tanto título, de dudosa calidad en algunas ocasiones, y mucho de ese material se perdió como lágrimas en la lluvia.

Superboy, que es el título en el que nos fijaremos hoy, tuvo un primer y único tomo en español que recogía los 5 primeros números de la edición USA bajo el título de Superboy: Un Nuevo Comienzo (Ediciones Zinco, 1994) y se vendía, con el más que dudoso reclamo “Obra Completa”, por 850 pesetas (5 euros aproximadamente). Escrita, casi en su totalidad, por Karl Kesel y dibujado por el excelente Tom Grummett, Superboy parodiaba la clásica presentación de Adventure Comics con un “Estas NO son las aventuras de Superman cuando era un muchacho”. Sincera declaración de intenciones. Aunque su estética nunca me llegó a convencer, aros, gafas de sol y el truco de la chaqueta de cuero encima de la lycra que ya había utilizado Grant Morrison (y el propio Grummett en algún número, si no recuerdo mal) en Animal Man, el nuevo Superboy si gozó del suficiente éxito para aguantar 102 números, que incluían un número 0 y un número 1.000.000 y un spin-off de 19 números titulado Superboy and The Ravers. #102NumerosYUnSpinOff que dirían en Community. No está nada mal.

Animado por la edición digitalizada que está publicando Comixology, a 1,79€ y a un ritmo de uno por semana, por fin he podido adentrarme en la mitología de un personaje del que siempre pensé que tenía mucho que decir. Creo no equivocarme viendo su posterior y dramática integración en el Universo DC.

Superboy Hypertension Saga
Portada de Superboy Num. 61

Casi al azar, y por la buena fama que disfruta en la web, decidí retomar la lectura de las aventuras de Superboy por el número 60, primera entrega de la Saga Hipertensión. Sé que podría haber recuperado la serie de una manera más convencional, por el número 6, continuación natural del tomo de Zinco, pero había leído buenas críticas y las portadas de Hipertensión ya me habían llamado la atención en algún Previews de 1999, momento de su publicación original, con sus Superboy de dos, tres y así un buen puñado de mundos.

Todo empieza cuando un boom túnel se abre en la sala de juntas de la Atalaya de la JLA y Big Barda irrumpe con Superboy herido de muerte. Antes de morir, y al más puro estilo moribundo, deja unas famosas y confusas últimas palabras: “La oscuridad se acerca. Esta Tierra será la próxima…” Barda, Steel, Plastic Man, Wonder Woman y Superman no han empezado a llorar su cadáver cuando otro Superboy, igual al que yace sobre la mesa con las J, L y A pintadas en grande, entra por la puerta como si nada.Y está claro que aquí pasa algo raro. Las posteriores pruebas de ADN revelarán que el cadáver es el del Superboy original, ni clon, ni nada que se le parezca. Todo perfecto si no fuera porque el que ahora mismo esta paseando su juvenil descaro por la Atalaya también lo es.

Así comienza un viaje para salvar el Hipertiempo de esa “oscuridad” que solo puede emprender el joven de Acero con la chaqueta que vestía el Superboy fallecido y que solo se puede activar con el mismo ADN y la potencia desatada por una explosión nuclear. Nada que no puedas encontrar en las instalaciones del proyecto Cadmus. ¡Te toca ser el héroe, Superboy!

Superboy Hypertension Saga
La sombra de Jack Kirby está presente durante toda la saga

La historia, deudora del inabarcable trabajo de Jack Kirby para DC y al universo de bolsillo introducido por John Byrne durante su influyente reboot de los títulos de Superman a mediados de los 80, es un viaje por diferentes universos, que no tierras, paralelos donde Superboy va conociendo a sus diferentes homónimos. Un universo donde Tim Drake ha muerto y Superboy es una especie de Robin con superpoderes, otro donde la JLA está formada por versiones femeninas de Batman, Superman y, bueno, Wonder Woman, un Superboy entre monos, un Superboy en Camelot, el Superboy de Smallville de la etapa de Byrne y así hasta llegar a Black Zero, la “oscuridad” de la que hablaba el Superboy moribundo del principio de todo.

¿Te parecen demasiados Superboys? Eso es que nos has visto las instalaciones de Black Zero. El villano, que es a su vez un Superboy de un universo donde Superman no volvió de entre los muertos, viaja por el Hipertiempo recolectando Superboys y Doomsdays de todos los mundos. Sus intenciones, megalómanas como suele ser habitual, chocarán contra un ejército infinito de Superboys, una Explosión enamorada y los Challengers of the Unknow.

El final es apoteósico, pero desconozco las consecuencias, que, repito, voy poco a poco. Se agradece la periodicidad semanal y, si me apuras, el desconocimiento del resto de la trama hasta el cierre de la serie en un redondo número 100. Con lo cual se me imponen dos aventuras. Por una lado conocer las consecuencias de la saga Hipertensión y, lo que es mejor, cómo llegamos a ella. 102 numeritos de una serie bien escrita, mejor dibujada y ejemplo claro de que cualquier tiempo pasado… ¡bah, muerte a los clichés!

[xrr rating=4/5] 

2 Comentarios

  1. Perdonen,ediciones Zinco sí llegó a sacar un 2° tomo dedicado a Superboy que incluía los números 8,0,9 y 10 titulado “Un nuevo comienzo”.Los 6 y 7 también los sacaron en tres tomos llamados “Mundos en colisión” que incluían un curioso crossover de los tres personajes supermaneros principales (Superman,Steel y Superboy) con sus “equivalentes de la línea Milestone (Icon,Hardware y Static).Todavía se pueden encontrar fácilmente.

    Muy buena la reseña.Es una pena que Ecc o Planeta en su momento no se atrevan a sacar esta serie al completo.

    Un saludo.

  2. Efectivamente, Miguel, gracias por la corrección y perdona el error. La verdad es que ahora lo he encontrado sin problema pero tenía esa idea de cuando se publicó en los 90 y no me dejó ver más allá durante la redacción del artículo. Mi voto para la recuperación de está gran serie por ECC.
    De nuevo, mis disculpas

¡No te vayas sin comentar!