Superman: El Hombre de Acero vol.6

Superman: El Hombre de Acero vol.6La etapa de John Byrne a cargo de Superman es sencillamente grandiosa. Si bien es cierto que podemos encontrar muchísimas historias buenas sobre el Hombre de Acero escritas por otros autores, todo lo concerniente a Byrne es capaz de atrapar al lector de principio a fin, aunque con el tiempo y como suele suceder, su innovación también fue decayendo. Aun así, dentro de sus primeras historias, también encontramos unas mejores que otras, como es el caso de Mundos de Krypton, una visión del planeta originario de Kal El que, junto a la serie Hombre de Acero, gozaría de gran aceptación entre los fans del héroe. Y es esta saga la que ECC Ediciones ha decidido incluir al inicio de su sexto tomo del “coleccionable” Superman: El Hombre de Acero.

De esta forma, nada más abrir el tomo y pasar el prólogo a modo de artículo escrito por el artista Paul Kupperberg, donde nos habla de esta miniserie, comienza Mundos de Krypton. Publicada originalmente entre diciembre de 1987 y marzo de 1988 en forma de cuatro ejemplares, Mundos de Krypton nos transporta al planeta natal de Superman para contarnos la vida de los antepasados de La Casa de EL. Pese a que en su origen el entorno era idílico, con el tiempo comenzaron a sucederse numerosas guerras entre dos bandos: por un lado los científicos que estaban a favor de los clones, y por otro los que se oponían al uso a modo de reservas vitales para los kriptonianos. Esto, que hemos visto en varias películas o relatos de ciencia ficción actuales, fue toda una innovación para su tiempo.

Así, los cuatro números de la serie van aportando nuevos datos sobre el origen de los problemas del planeta, y cada uno de ellos va avanzando en el tiempo de forma progresiva. Si el primero nos presentaba el origen de la discordia, el segundo nos llevaría a la postguerra, trasladándonos el tercero 1.000 siglos después en el tiempo, donde veremos a un joven Jor El emparejarse con Lara Lor-Van. En cambio, el cuarto número nos sitúa en Metrópolis, donde Superman le cuenta a Lois Lane lo que ya hemos podido ver, añadiendo a esto la rebeldía de Jor El al decidir tener contacto con su esposa, algo que estaba prohibido entre los kriptonianos. Pese a que el guionista de estos números sea John Byrne, él no se hace cargo de la labor ilustrativa, siendo esta realizada por un joven Mike Mignola, quien junto a Byrne crea un mundo sorprendente, claramente inspirador para futuros cómics, e incluso para el Krypton visto en el Hombre de Acero de Zack Snyder.

Superman: El Hombre de Acero vol.6

Tras concluir esta miniserie, encontramos el número #13 de la serie Superman, cuyo título es Juguetes en el ático. En él nos presentan al Juguetero, un hombre que tras ser despedido de su trabajo por no innovar con los juguetes que creaba, decide tomar venganza y comenzar a asesinar y cometer fechorías, utilizando artefactos mortales que esconde dentro de sus juguetes. Este cómic fue tanto escrito como dibujado por John Byrne, manteniendo en todas sus páginas el estilo que había venido profesando desde el inicio de la serie.

Superman: El Hombre de Acero vol.6Como solía ocurrir en aquella época, las diferentes series estaban estrechamente ligadas entre sí, por lo que la conclusión de este número, sirve de base para los hechos que se van a contar en The Adventures of Superman #436, incluido también en el tomo. En él, Superman viajará a Smallville en busca de Lana Lang, a quien ha visto marcharse volando desde Metrópolis. En dicho pueblo, la gente se comporta de una manera extraña, por lo que el héroe tendrá que intentar desenmascarar lo que ocurre, viéndose sorprendido por una verdad que llevaba años oculta a sus ojos. En el caso de este cómic, los autores son Jerry Ordway (dibujante) y John Beatty (guionista), siguiendo ambos la estela dejada por Byrne, aunque claramente se aprecia la diferencia artística de este frente a Ordway.

El tercer y último número es el Action Comics #596, escrito y dibujado nuevamente por John Byrne, donde se pone fin a la trama iniciada anteriormente, aunque para ello, Superman deberá precisar de la ayuda del Espectro, uno de los personajes más poderosos dentro de la mitología de DC Comics.

Estos tres números están dentro de un evento que creó la editorial americana a lo largo de 1988, conocido como Millennium. En él, se nos cuenta cómo tras la retirada de los Guardianes del Universo hacia otra dimensión, se inicia la búsqueda de doce nuevos candidatos para sustituir a estos. Este evento tuvo carácter semanal, algo sorprendente para la época, por lo que en las portadas de cada número podemos ver la semana del crossover a la que este pertenece, situándose los números analizados entre la primera y la tercera.

Este sexto volumen publicado por ECC Ediciones mantiene el formato cartoné, conteniendo en su interior 176 páginas a color que corresponden a los números World of Krypton #1-4 USA, Superman #13 USA, Action comics #596 USA y Adventures of Superman #436 USA, por un precio recomendado de 17,95€.

[xrr rating=4.5/5]

Van-L es joven e intrépido, y está dispuesto a comerse el mundo, el suyo, el Mundo de Krypton. Lo que no sospecha es que va a verse involucrado en uno de los acontecimientos más dramáticos de la historia del malogrado planeta: la Guerra por los Derechos de los Clones. Tampoco sabe que, en un futuro para él remoto, Kal-El, un descendiente suyo, será el Último Hijo de Krypton y máximo defensor de la Tierra, donde ahora se ve asediado por… ¿¡toda la población joven de Smallville!?

John Byrne profundiza en la mitología de Superman con la miniserie World of Krypton, dibujada por Mike Mignola (Batman: La maldición que cayó sobre Gotham). Además, este volumen incluye la participación del Hombre de Acero en la mítica saga Millennium (Milenio).

1 Comentario

  1. Una auténtica joya. La verdad es que todo esto ya lo tengo en la grapa de Zinco y siempre que voy a la tienda de comics me lo pienso y me lo re-pienso. Ahora que he descubierto que mi número 1 de Superman se esta desintegrando, igual acabo de animarme. Por cierto, ¿a alguien le ha pasado algo parecido? Es como si el papel se estuviera consumiendo 🙁 Excelente crítica de un excelente tebeo.

¡No te vayas sin comentar!