Análisis de ‘Dinasty Warriors 8: Xtreme Legends’

Dinasty Warriors 8

Dinasty Warriors, una de las sagas más longevas de la historia de los videojuegos, regresa para traernos la experiencia de juego definitiva en esta expansión de su octavo título, el cual nos trae nuevos personajes, modos de combate, historia y mucho más. Poco después del lanzamiento de Dynasty Warriors 8 en julio de 2013 para PS3 y Xbox 360, Tecmo KOEI anunció que una expansión le seguiría no mucho tiempo después, todo con vistas a mejorar una experiencia que ya de por si fue del agrado de los fans de la saga, teniendo también en cuenta que dicha expansión llegaría tanto a PS3 como a PS Vita y a la nueva generación. ¿Ha merecido la pena la espera? Pues todo parece indicar que sí.

Para todos aquellos que no siguen la saga de los Tres Reinos, Dinasty Warriors está ambientado en las guerras que diferentes clanes y facciones llevan a cabo en China, las cuales tienen como propósito alzarse con el control de los territorios enemigos. Para ello deberemos encarnar a un personaje de entre los diferentes héroes a elegir y abrirnos paso a golpe de combo entre hordas de enemigos que tratarán de hacernos morder el polvo y evitar así que lleguemos hasta nuestros objetivos. Cada juego tiende a generar una o dos expansiones independientes, de las cuales, el primero suele llegar bajo el subtítulo Xtreme Legends. Estos por lo general implican un conjunto de complementos que incluyen nuevos escenarios, armas, modos, y más recientemente, personajes.

Dinasty Warriors 8

La comercialización de este tipo de expansiones en formato físico puede parecer, a estas alturas, una apuesta un tanto arriesgada en nuestros días, teniendo en cuenta que cada vez está más consolidada la práctica en la actual generación del llamado “contenido descargable”, pero en el caso de Dynasty Warriors 8: Xtreme Legends, está nueva edición viene cargada de nuevos alicientes para todos los fans de la saga. Especial mención merecen las versiones de PlayStation 4, donde los gráficos han sufrido unas mejoras más que notables y el juego en general es más completo, y su hermana pequeña PS Vita, que llega sin tener nada que envidiar a la versión de PS3 y en su versión “Complete Edition”.

Esta nueva expansión incluye, entre otras cosas, cinco nuevos personajes jugables, varios escenarios hipotéticos con diferentes historias en los cuales, si reunimos ciertos requisitos, podemos acceder a nuevas ramificaciones de la historia original, y una campaña centrada en el cruel Lu Bu, quien viene acompañado de su hija Lu Lingqi y su estratega Chen Gong. Sin embargo y dada su naturaleza de expansión, Xtreme Legends falla a la hora de traernos nuevos elementos de juego. Esencialmente, Dynasty Warriors 8 Xtreme Legends sigue girando en torno a combates masivos y combos imposibles, con sistemas de lucha muy fáciles de asimilar y que nada cambian con respecto a ediciones anteriores.  A pesar de todo, podemos destacar el nuevo (o reciclado si quereis) sistema de guardaespaldas, en el cual podemos llevar a la batalla como apoyo hasta a 3 oficiales con los que nos hayamos aliado en el modo ambición. En el transcurso de la batalla podremos llegar a darles órdenes a nuestros oficiales y también mejorarlos.

Dinasty Warriors 8

Este título cuenta con hasta cuatro modalidades de juego diferentes, a saber, modo historia, libre, ambición y desafío. En el modo historia, deberemos completar un total de hasta seis campañas, para las cuales podremos ponernos en la piel de clanes como los Shu, Jin, o los Wei, aunque sin duda el más esperado por los fans es Lu Bu, en el que podremos ahondar más en el mítico personaje y en los que lo acompañan. Como comentábamos anteriormente, tras completar ciertos objetivos, accederemos a los escenarios hipotéticos al más puro estilo “What If”, en los que seremos testigos directos de nuevas historias que habrían ocurrido de producirse determinados hechos. En cuanto al modo Libre, en él podremos jugar misiones sueltas, parecidas a las del modo Historia, pero en las que se nos dan una serie de objetivos de antemano, además de una puntuación que deberemos alcanzar teniendo en cuenta factores como la cantidad de bajas que logremos o el tiempo que empleemos en terminar dicha misión. En el modo ambición, se nos retará a construir un campamento en el que deberemos reunir tres tipos de recursos: fama, aliados y materiales de construcción. Con estos últimos iremos levantando el susodicho campamento que deberemos hacer crecer para llamar la atención del emperador. Los aliados que hagamos nos serán muy útiles en el campo de batalla gracias al sistema de guardaespaldas. Una vez terminadas las misiones y conseguida la experiencia, podemos reclamar nuestra recompensa o seguir luchando en misiones aún más difíciles, las cuales nos proporcionarán recompensas aún más sustanciosas.

Dinasty Warriors 8

En cuanto a los nuevos personajes, hay una buena variedad en esta expansión. Lu Lingqi no es la máquina de guerra que sí es su padre, pero hace un buen uso de su alabarda de cuatro cabezas, mientras que Chen Gong, táctico de Lu Bu, usa sus rollos de bambú para convocar a su lado a un buen número de tropas. También contamos con un personaje nuevo para cada una de las tres facciones del núcleo de la serie, incluyendo Zhu Ran, Yu Jin, y Fa Zheng.

Si bien es verdad que Dinasty Warriors 8: Xtreme Legends para PS3 no cuenta con todos los alicientes que sí incorpora la versión de PS4 o la futura “Complete Edition”, y que a los poseedores de su versión anterior puede no compensarles la compra de este título, podemos decir que la experiencia de juego ha ganado muchos enteros en esta edición, la cual puede disfrutarse al 100% sin tener la edición anterior. La gran cantidad de misiones, modos de juego y personajes que incorpora Xtreme Legends hacen que tengamos a nuestra disposición horas y horas de entretenimiento y un sinfín de desafíos que a los amantes de la saga y a los seguidores del genero “hack and slash” seguro les gustará tener en su poder para exprimir al máximo.

[review]

Escrito por Jose Carlos Cabra

¡No te vayas sin comentar!