Música de película—Capitán América: El Soldado de Invierno (Henry Jackman)

51Pxp1FY8dL._SL500_AA280_

Con un buen puñado de películas a sus espaldas, podemos decir sin miedo a equivocarnos que el empeño de Marvel Studios por construir y conservar un sólido universo compartido ha dado sus frutos. Las referencias e interconexiones entre las distintas entregas no solo abundan sino que están introducidas de forma muy natural, dando verosimilitud a un mundo en el que los personajes cohabitan. Sin embargo, en el plano musical, esa coherencia interna (que ha sido la mejor baza de La Casa de las Ideas) es inexistente, algo por otro lado poco habitual en el género de superhéroes, porque en él siempre se ha recurrido con frecuencia a un fuerte leit motiv para el héroe. Así ha sido, por lo menos, en las cintas de la Warner, su competidora. El Batman de Burton tenía el gran tema compuesto por Danny Elfman tanto en su primera entrega como en su secuela (que incluso se mantuvo en el opening de la serie de animación, con algún cambio hecho por Shirley Walker); el de Schumacher, con Elliot Goldenthal al frente, prácticamente calcaba el score utilizado en Batman Forever para ese engendro infernal (cinematográficamente hablando) que es Batman&Robin; el de Nolan, a pesar de que James Newton-Howard se bajó de la tercera entrega, dejando sólo a Hans Zimmer, tampoco puede discutirse la fuerte unidad musical en sus tres actos, manteniendo el mismo tema para Batman y añadiendo elementos para los nuevos personajes como el Joker, Bane o Catwoman, llegando incluso a entrelazarse perfectamente, como en los tracks Imagine the Fire o No Stones Unturned, ambos pertenecientes a El Caballero Oscuro: La leyenda renace, que suponen el perfeccionamiento de la fórmula apuntada magistralmente en El Caballero Oscuro y su emblemático Like a Dog Chasing Cars. Es cierto que en todos los casos descritos hay un común denominador, que no es otro que la permanencia del mismo compositor en cada grupo de películas, pero no es un factor estrictamente determinante. Ahí está Superman, que mantuvo su famosa fanfarria en las cuatro películas protagonizadas por Christopher Reeve y en Superman Returns, a pesar de contar con cuatro compositores diferentes (John WilliamsSuperman: The Movie; Ken ThorneSuperman II y III; Alexander CourageSuperman IV: En busca de la paz y John OttmanSuperman Returns). Podemos decir, entonces, que mantener ciertos signos de identidad, entre ellos la música asociada al personaje, se trata de una decisión creativa.

En Marvel, decíamos, las cosas han ido por otros derroteros. Ya antes de que Marvel Studios se convirtiera en el gestor del patrimonio audivisual de la mayoría de personajes, en las producciones de la FOX protagonizadas por los X-men pasaron cuatro compositores, cada uno con su estilo y su propio tema: Michael KamenX-men, John OttmanX2, John PowellX-men 3: The Last Stand y Henry JackmanX-men: First Class, si bien el trabajo de Jackman (sobre el que luego volveremos, al ser el compositor de Capitán América: El Soldado de Invierno) encuentra justificación en la condición de reboot de la película de Matthew Vaughn. Esta costumbre (con alguna excepción, como el Spider-man de Raimi, que mantiene el tema original de Elfman en sus tres entregas) ha sido el pan de cada día cuando se anunciaba una película (ahora sí) de Marvel Studios. Iron Man, la saga que todo lo empezó, arrancó con el compositor Ramin Djawadi (Juego de Tronos), que se marcó un tema muy apropiado para el Vengador Dorado como Driving with the Top Down. A pesar de su excelente trabajo, en Iron Man 2 fue sustituido por el (casi) siempre correcto John Debney, que ya había trabajado con el director Jon Favreau en Zathura. El resultado de Debney no fue muy bueno, desechando el trabajo anterior y componiendo algo funcional pero carente de personalidad. En su tercera entrega, Iron Man 3, recogió el testigo el joven Brian Tyler (que después repetiría en Thor: The Dark World, sustituyendo a su vez a un veterano como Patrick DoyleFrankenstein, que había musicado el film de Brannagh; recientemente compuso el tema para el logo de Marvel), mejorando notablemente la calidad musical de la franquicia con un gran tema principal y con otro que se ha convertido ya en un clásico, Can You Dig It. Pero nos estamos adelantando demasiado porque Iron Man 3 forma parte de lo que en Marvel han llamado la “Fase 2”, es decir, las películas post Vengadores y antes de fijarnos en ella, debemos retroceder al estreno de Capitán América: El primer vengador (Captain America: The First Avenger, Joe Johnston, 2011).

Capitán América El primer vengador portadaEl compositor escogido para la ocasión no fue otro que Alan Silvestri, conocido, entre otros trabajos, por sus acertados scores para Depredador, Regreso al Futuro o la entrañable Forrest Gump. Ahora bien, todo hay que decirlo, Silvestri no se encontraba en 2011 en la forma que había exhibido en los 80 y los 90 del siglo pasado y su elección no fue vista con buenos ojos por muchos aficionados. Sin embargo, Silvestri cumplió con un trabajo que si bien no era indiscutiblemente brillante, sí respondía muy bien al tono de película ligera de aventuras con regusto clásico y un pequeño deje patriótico (muy residual) que tenía la película de Johnston. La americanidad de la partitura, si se me permite el término, quedaba acreditada desde el tema principal. En líneas generales, no deja de ser un trabajo bastante funcional, sin grandes alardes, pero que aún así nos deja temas interesantes como el agitado Howling’s Commandos Montage o el épico Training the Supersoldier.

El compositor de New York, pudo, no obstante, volver a trabajar con el Centinela de la Libertad al componer la banda sonora de Los Vengadores (The Avengers, Joss Whedon, 2012), en la que Steve Rogers salvaba al mundo junto a Iron Man, Hulk, Thor, La Viuda Negra y Ojo de Halcón. Claro que en esta ocasión, Silvestri prefirió prescindir de los temas individuales de cada personaje (acertadamente, en especial si tenemos en cuenta que algunos personajes no tenían un tema sino varios, como Iron Man o Hulk) y componer un tema específico para el grupo. Como en su anterior trabajo, la música en general cumple sin estridencias y se limita a acompañar correctamente a las imágenes, pero eso no puede empañar la genialidad del tema principal de Los Vengadores , que debería pasar a la historia, si no lo ha hecho ya, como una de las mejores composiciones dentro del género. Cada vez que en la película de Whedon suena el sinfónico y potente leit motiv vengador, la música pasa de lo ordinario a lo extraordinario, incluso en alguna variación más emotiva, como en The Promise, uno de los mejores cortes.

Capitán América Vengador
El Capitán América en Los Vengadores

Haciendo una pequeña composición de lugar para situarnos, Silvestri había cumplido en la primera película del Capitán América y había estado correcto y ocasionalmente brillante en Los Vengadores, por lo que a pesar de la tradición en Marvel de cambiar de compositor y de temas, sorprendió el anuncio de la no participación de Silvestri en la secuela, Capitán América: El Soldado de Invierno (Captain America: The Winter Soldier, Anthony y Joe Russo, 2014), cuya reseña podéis leer AQUÍ. En su lugar, se iba a encargar de la música Henry Jackman, un joven compositor, proveniente de Remote Control (el estudio de Hans Zimmer) y con experiencia en el género, al haber participado en la banda sonora de Kick-Ass (de la que os hablábamos brevemente en la reseña de la película), su secuela, Kick-Ass 2 (con temas tan acertados como Senior Year o la versión de Flying Home para el cierre del film, Hit Girl’s Farewell) o la que es su obra cumbre hasta la fecha, X-men: First Class, en la que logró lo que sus predecesores en la franquicia mutante no consiguieron, dar a Magneto un tema verdaderamente definitivo, sin bajar el listón en ningún momento (véase su extraordinario X-Training a modo de ejemplo). Como podéis oir, poco o nada tienen que ver ambos artistas en cuanto a estilo se refiere y se avistaba otra ruptura en lo musical.

Capitán América poster

Si habéis visto ya El Soldado de Invierno habréis percibido que el tono de la película (eso en lo que tanto hacemos hincapié) es muy distinto al de su antecesora. Un film menos naif y aventurero, menos clásico, un poco más adulto y trepidante no podía tener una banda sonora como la de Silvestri. Es decir, por primera vez en la historia de Marvel Studios, podemos afirmar que la sustitución responde a una necesidad artística justificada. Aún así, a Jackman le toca bailar con la más fea porque El Soldado de Invierno es una banda sonora muy incidental, que se ajusta como un guante a las imágenes pero que resulta muy dura en su escucha aislada, situándose en las antípodas del sinfonismo melódico de Silvestri. La influencia que sobre la película ejercen videojuegos como Metal Gear Solid (en cuya segunda parte se inspira claramente para el asalto al barco Estrella de Lemuria) también se deja sentir en la música (como podemos ver, precisamente, en el corte que se llama de forma idéntica, Lemurian Star, en el que ya se deja entrever el tema principal del Capitán América). Donde más se evidencia la dureza es en cortes como Fury o el ruidoso The Winter Soldier. Todo y que puede suponer una tortura para el oído el último corte, hay que destacar, subrayar y no dejar de valorar el perfecto encaje que tiene en la película, definiendo perfectamente el proceder de esa especie de Terminator implacable que es el Soldado de Invierno.

winter-soldier
El Soldado de Invierno

Como le ocurría a Los Vengadores de Silvestri, la incidentalidad del score no debería privarnos de apreciar el tema principal del Capitán América, recogido en el corte Taking a Stand y que suena durante los títulos de crédito “cortos” al final de la película. Siguiendo con el paralelismo de Los Vengadores, cuando asoma este tema en cualquiera de los otros tracks del cd brilla con luz propia, porque Taking a Stand define a la perfección el tono de este nuevo Capitán América del presente. Se acabaron las fanfarrias para las leyendas vivientes, hoy necesitamos algo más moderno para el espía en que se acaba convirtiendo el Capitán Rogers; todo ello manteniendo la épica y el esfuerzo por darle al protagonista un tema reconocible y emocionante. Probablemente, uno de los mejores temas del año y sin duda del género. Por tanto, creo que han sido inmerecidas buena parte de las críticas que se llevó cuando se lanzó el cd, en tanto en cuanto Jackman se adapta a lo que le piden, trata de ajustarse al máximo a lo que vemos en pantalla, y a pesar de ello crea un gran tema principal. Comprendida la música como elemento dentro de una película, hay que aplaudir el trabajo de Jackman, sobre todo en los momentos en que se deja llevar, se relaja y nos seduce con el tema principal.

[review]

¡No te vayas sin comentar!