Parecidos más que razonables

alegre juventud

Algunos más veces y otros menos, pero todos hemos visto en alguna ocasión una serie de dibujos japonesa. Si esta es del tipo de “Oliver y Benji” o “Lupin III” es fácil identificar de cuál se trata, aunque no los veamos jugando al fútbol, ni robando. Esto se debe a que las caras de los protagonistas son difíciles de confundir. Sin embargo, hay otras ocasiones en las que los personajes principales de los animes tienen un parecido físico más que evidente y, si te pierdes el principio, puedes tardar en descubrir de qué serie se trata. A continuación, expondré cuatro ejemplos sobre esta peculiar situación y, además, añadiré imágenes que ayuden a demostrarlo. También hablaré un poco de cada una para quienes no las conozcan.

1. “Candy, Candy” versus “El misterio de la flor mágica“:

Candy

Es un dato demostrable que no fueron creados por la misma persona. El manga de “Candy, Candy” (“Kyandi, Kyandi“) nació de las manos de Kyoko Mizuki (seudónimo de Keiko Nagita) y Yumiko Igarashi (seudónimo de Yumiko Fijii) y “El misterio de la flor mágica” (“Hana no Ko Run Run“), también conocida como “Ángel, la niña de las flores” y “Lulú, la chica de las flores“, fue obra de Shiro Jumbo. No obstante, no cabe ninguna duda de que los aspectos físicos de los personajes de ambos animes es el mismo.

Mientras la primera serie nos narra las aventuras, penalidades y progresos de una niña huérfana, la protagonista de la segunda tiene como misión encontrar la flor de los siete colores, tarea en la que es ayudada por un perro y un gato parlantes. En nuestro país, las dos fueron emitidas por TVE.

El misterio de la flor mágica

2.” Bateadores” versus “Alegre Juventud” versus “Vacaciones de verano” versus “Johnny y sus amigos“:

Bateadores

Estas cuatro series son el mayor ejemplo de la falta de originalidad a la hora de dibujar las caras de los personajes. “Bateadores” (“Touch“), “Alegre juventud” (“Hiatari Ryoko!“) y “Vacaciones de verano” (“Miyuki“) fueron creados por Mitsuru Adachi, mientras que “Johnny y sus amigos” (“Kimagure Orange Road“) es obra de Izumi Matsumoto. Quizás en esta última, al haber sido hecha por otra persona, el aspecto físico del protagonista sea levemente más distinguible que en las otras tres, pero seguro que se lo podrían haber currado un poco más.

En la primera, el argumento mezcla tramas de amor con partidos de béisbol, la segunda nos narra las viviencias románticas y de amistad de un grupo de adolescentes, la tercera trata sobre una complicada relación de pareja que se inició en verano y la cuarta habla de una familia muy especial, ya que todos sus miembros poseen poderes mágicos. Todas ellas fueron retransmitidas en España por Telecinco.

Johnny

Hiatari Ryōkō!Artículo publicado en Deculture.es: http://www.deculture.es/2011/10/11/resena-alegre-juventud-hiatari-ryoko/
Hiatari Ryōkō!Artículo publicado en Deculture.es: http://www.deculture.es/2011/10/11/resena-alegre-juventud-hiatari-ryoko/

3. “Exploradores de espacio” versus “Galaxy Express 999“:

Exploradores

Este es otro caso en que los personajes son idénticos, debido a que tanto “Exploradores del espacio” (“Queen Millennia“) como “Galaxy Express 999” (“Ginga Tetsudo 999“) son obra de la misma persona: Leiji Matsumoto.

La primera nos narra una lucha para salvar el planeta de una invasión espacial, protagonizada por Eduardo, su tío y la ayudante Lorena, que acaba mostrando ser más de lo que parece. En España, pudimos disfrutarla en Telecinco. La segunda nos habla de una accidentado viaje a bordo de un tren espacial que circula por una red ferroviaria galáctica, y en nuestro país fue retransmitido por Canal Plus.

Galaxy express

4. “Bola de dragón” versus “Yaiba“:

Goku recién nacido

En este caso, los protagonistas no son completamente iguales, aunque ambos llevan el mismo tipo de peinado y, para colmo, también tienen un carácter parecido. Es igualmente cierto que no fueron creados por la misma persona. “Bola de Dragón” (“Doragon Boru“) es obra de Akira Toriyama y “Yaiba” (“Kenyu Densetsu Yaiba“) fue creado por Gosho Aoyama.

Como buenos animes japoneses de acción que son, el tema de las artes marciales es importante en ambas. La primera trata, como todo el mundo sabe, de la búsqueda de Goku y sus amigos de las siete esferas mágicas que conceden sus deseos a los que consiguen reunirlas, a la vez que se enfrentan a una gran cantidad de peligrosos enemigos. En nuestro país, antes de que Antena 3 (posteriormente Cuatro y, actualmente, Boing) emitiera la saga, era retransmitida por los canales autonómicos. La segunda nos cuenta las aventuras de un niño pequeño cuya mayor ambición es convertirse en el mejor samurái del mundo, y sus fans españoles pudieron seguir sus aventuras en Telecinco.

Yaiba

Por supuesto, cada cual tendrá su propia lista de este tipo de series, pero estas cuatro son una buena muestra de lo que decía al principio del artículo. Mi opinión personal es que esto no las beneficia en nada, pero supongo que sus creadores (sobre todo Mitsuru Adachi) tendrían sus buenos e inimaginables motivos para hacer este tipo de cosas. De todos modos, también es cierto que esto no nos impidió disfrutar de ellas. Supongo que, al fin y al cabo, eso es lo que cuenta.

Nota: Se aclaran algunos de los interrogantes planteados en el artículo en el comentario de Chibisake.

Fan del mundo de los cómics, sobre todo de Marvel. Me gusta tanto escribir como actuar y sueño con hacer de esto mi modo de vida.

4 Comentarios

  1. Buenas Raúl. Gracias por el artículo, bastante interesante. Me gustaría dejar mis impresiones sobre lo que conozco de algunos autores y, esencialmente, responder a la pregunta que te haces en el último párrafo “supongo que sus creadores (sobre todo Mitsuru Adachi) tendrían sus buenos e inimaginables motivos para hacer este tipo de cosas”

    La razón por la que los personajes de Mitsuru Adachi son tan parecidos, que más que parecidos son los mismos, se debe al “Sistema de estrellas” o “Star System” ideado por Osamu Tezuka. Esta consiste en coger a los mismos personajes y, como si fueran actores de carne y hueso (de ahí lo de “estrellas”), reutilizarlos en distintas historias, con distintos papeles. Esto, lejos de ser un recurso para no currar, aprovecha los sentimientos que un lector habitual del autor ha forjado para jugar con ellos. Por ejemplo, Osamu Tezuka hizo que algunos “actores” cambiaran su rol habitual de personaje bueno en algunas historias por el de personaje malo en otra de manera intencionada para buscar el shock en el lector. Adachi no es tanto de esto, pero sí que busca que el lector habitual se sienta más cómodo con los personajes.

    Por otra parte, bueno, los diseños Kimagure Orange Road, realizados por Akemi Takada, que es de las pocas ilustradoras japonesas que hoy en día siguen recurriendo a las vías tradicionales y plásticas para sus trabajos, son muy distintos a los de Bateadores. Solo hay que fijarse que Takada es menos clásica (adaptándose, en este caso, a los diseños de Izumi Matsumoto para el manga original) a la hora de diseñar los peinados y vestidos. Las caras son también muy distintas, trabajando Takada mucho más en los ojos que Adachi, quien aprovecha la sencillez de los rostros para transmitir sentimientos de manera más sencilla, hacerlos de algún modo más humanos. Puede que los peinados coincidan algo, según personajes, pero hay que recordar que todas las series de Adachi mencionadas y Kimagure Orange Road se inspiran en el Japón de los 70/80, intentando recrear aquella sociedad y sus modas.

    Un saludo!

  2. Te dejaste el mas polemico de todos tio

    Ulquiorra de Bleach y L de Death Note Busca las imagenes, pero yo a todo esto no lo veo mal, creo que peor son los seiyu, que al doblar los tratan con la misma personalidad

¡No te vayas sin comentar!