Superior

superior-mark-millar-francis-leinil-yu-reseña-analisis-critica-opinion-comic-paniniEl popular guionista Mark Millar es conocido por llevar a cabo cómics de superhéroes bajo otro prisma o punto de vista, otorgando así una visión innovadora y atípica de los mismos. De este modo, en uno de los mejores what ifs del Hombre de Acero, Superman: Hijo Rojo, el escritor nos narraba qué hubiera sucedido si Kal-EL hubiese aterrizado en la Unión Soviética en lugar de Estados Unidos, aprovechando esta hipotética coyuntura para ofrecer una visión alternativa de los grandes personajes de DC: Batman, Green Lantern, Lex Luthor…A su vez, en Kick-Ass veíamos cómo serían los superhéroes en el mundo real, donde no existen los superpoderes ni los supervillanos habituales del mundo del cómic.

En los dos tomos mencionados jamás habíamos visto el proceso de origen o creación del superhéroe, entendiendo como tal un ser con poderes sobrehumanos. Es decir, no veíamos cómo habían obtenido tales habilidades, pues en el caso del Hombre del Mañana los tiene de nacimiento y en Kick-Ass no existen dichas cualidades. Por tanto, en Superior, la obra que nos ocupa, el escocés remedia de alguna forma esta carencia o, mejor dicho, amplia su repertorio de coyunturas hipotéticas.

superior-mark-millar-francis-leinil-yu-reseña-analisis-critica-opinion-comic-panini-2Así pues, Superior narra la historia de Simon Pooni, un joven de doce años de edad que padece esclerosis múltiple. En consecuencia, se ve obligado a ir en silla de ruedas y, tal como se nos relata en el cómic, en ciertos días malos tiene una gran dificultad para realizar las tareas más simples o sencillas como escribir mediante un lápiz. Sin embargo, un día, tras salir del cine después de haber visto la enésima entrega cinematográfica de Superior, una mezcla entre Superman y Capitán Marvel (Shazam! en la actualidad), una especie de genio mágico con forma de mono le otorga la oportunidad de convertirse en Superior.

Obviamente, el protagonista de la historia, Simon, acepta sin dudar ni un instante la oferta y adopta así el aspecto del intérprete que encarna al superhéroe en la gran pantalla. Tras la transformación o conversión, el recién creado Superior experimentará con sus múltiples poderes, idénticos a los del Hombre de Acero. De este modo, posee una gran fuerza, tiene la capacidad de volar, lanza vientos helados con sus soplos…y, lo que es más importante y primordial para Simon: por fin puede andar y llevar una vida normal sin tener que preocuparse por su enfermedad. Esto es quizá la parte que humaniza más al protagonista ya que vemos a los superhéroes, sobre todo si tienen muchas habilidades, como algo muy alejado de la realidad, pero en este caso el comportamiento del joven provoca una aproximación. En otros términos, pese a sus poderes Simon todavía tiene los recuerdos de su vida anterior.

A su vez, además de probar sus múltiples habilidades y de contarle a su mejor amigo su nueva condición, Millar nos muestra cómo reacciona el mundo ahora que Superior se ha vuelto real. Esto es, antes era un personaje creado durante la desastrosa Gran Depresión para infundir algo de ánimo a la población, pero ahora, décadas después, ha quedado anticuado. Sin embargo, las acciones de esta suerte de Shazam! volverán a tener el mismo efecto que tuvo antaño: proporcionar algo de esperanza a los desamparados o personas con dificultades, como los desempleados, puesto que, al menos, saben que alguien está haciendo buenas acciones ahí fuera y solucionando coyunturas complejas.

superior-mark-millar-francis-leinil-yu-reseña-analisis-critica-opinion-comic-panini-1

Ligado a lo anterior, veremos cómo Superior realiza múltiples misiones, primero a escala local, después nacional y finalmente global. Es decir, entre otros, evita accidentes, desarticula células terroristas, destruye armas nucleares…y todo ello sin matar a nadie y en un tiempo récord: una semana. En consecuencia, los primeros episodios resultan muy amenos debido a su agilidad y al estar centrados en diferentes aspectos de la vida de Superior y no solo en sus batallas.

superior-mark-millar-francis-leinil-yu-reseña-analisis-critica-opinion-comic-panini-3Aunque tratar todos los aspectos del argumento del cómic resultaría algo complejo y haría el artículo excesivamente largo, pues no dejaría sorpresas para el lector, sí me gustaría remarcar dos puntos importantes más: el papel que juega una periodista, una especie de homóloga de Lois Lane, otorgando un punto de vista más adulto a la historia, y el gran giro argumental que posee el cómic hacia su recta final, totalmente sorprendente y que plantea un gran dilema moral al protagonista. No voy a desvelar nada del mismo, pero basta decir que resulta, a mi juicio, completamente inesperado.

En lo que al aspecto gráfico se refiere, Millar cuenta con la ayuda de Leinil Yu, quien ha trabajado principalmente en Marvel dibujando a Los Vengadores (colaboró con Millar en esta última) o a la Patrulla X, entre otros. En un ámbito independiente, además de Superior, también ha trabajado en Supercrooks con el ya mentado Millar. La mayor cualidad de Yu, con un estilo que recuerda un poco al del famoso Jim Lee, es su gran habilidad para representar las batallas, desenvolviéndose muy bien en dichas escenas gracias a su buen hacer en las páginas dobles o las viñetas de gran amplitud. Pese a ello, a la hora de representar o plasmar las emociones de los personajes tiene algunas dificultades, puesto que en ocasiones no resultan quizá lo suficientemente expresivos.

En cuanto a la edición, la obra ha sido publicada en nuestro país por la editorial Panini, recopilando los siete números íntegros de la obra en un tomo de 200 páginas en formato cartoné por 19,95€. En suma, se trata de una obra notable de Millar que gustará tanto a los seguidores del guionista como a los que busquen un punto de vista diferente de los superhéroes. Su gran giro argumental también resulta muy acertado.

[xrr rating=4/5]

¡No te vayas sin comentar!