Tyler Cross: Río Bravo

Tyler Cross

Por separado son grandiosos pero cuando Fabien Nury y Brüno se juntan son capaces de darnos obras de una calidad incontestable. Por ejemplo, hace un tiempo os hablamos de Silas Corey: La Red Aquilla otra obra también de Dibbuks cuyo guion pertenecía a Nury y que embelesó a más de uno. También Brüno nos ha deleitado con obras como Biotopo junto a Olivier Apollodorus pero, como os comentaba, el tándem Nury – Brüno se hizo notar con otra obra que hicieron juntos también bajo el sello de Dibbuks, a saber, Atar Gull o el destino de un esclavo modélico.

En esta ocasión se vuelven a juntar para darnos otra obra de arte: Tyler Cross: Río Bravo. Esta obra viene de ser un enorme éxito en el pasado año en Francia, habiendo sido publicada por la editorial francesa Editions Dargaud y cosechando una serie de logros y premios a lo largo del pasado año. Se vendieron más de 35.000 ejemplares y en solo 6 meses ha conseguido varios galardones como el Premio BDGEst’ Arts 2013 al mejor álbum o el Premio BD Le Point 2013 entre otros.

Esta novela gráfica nos sitúa en los años 50 del pasado siglo y nos presenta al gángster Tyler Cross quien, tras una sucesión de catastróficas desdichas, se ve solo en mitad del desierto con 20 kilos de heroína. Finalmente acaba llegando a un poblado de Texas llamado Black Rock controlado por la familia Pragg. Cross llegará al poblado para poner orden (o desorden, según se mire) y tratar de acabar con el despotismo de los Pragg.

Tyler Cross

El guion de Nury es realmente soberbio. Los hechos ocurren muy rápido, sin entretenerse en los detalles y primando el qué y el cómo por encima del por qué. Muy posiblemente llegue a convertirse en una novela gráfica de referencia en la cultura pulp. De hecho, a lo largo de la misma nos encontraremos con multitud de referencias que nos recordarán a muchas películas del género. En ocasiones veremos escenas puramente tarantinianas y en otras ocasiones veremos, metafóricamente hablando, a Clint Eastwood en alguna de sus míticas películas del género western. Lo que sí que es claro es que, a pesar de ser un cómic con muchas referencias ajenas, la amalgama de las mismas lo acaba dotando de una identidad propia que nos resultará más que atractiva. Su ritmo también es trepidante. Como decíamos, lo importante era el qué y el cómo y es por ello que no nos da lugar a pensar en los detalles (de eso ya habrá tiempo cuando lo terminemos de leer), sino que su ritmo frenético nos lleva continuamente de una escena a otra, a cada cual más impresionante.

Tyler Cross Rio BravoCon todo, también hay de vez en cuando momentos dignos de ser aplaudidos, como el momento en el que se narran los hechos que están ocurriendo a los ojos de una serpiente, la cual se siente identificada con nuestro protagonista. Tanto es así, que acaba dándose una relación simbiótica al final de la narración de los hechos entre el gángster y el ofidio.

Centrándonos ahora en el dibujo de Brüno, podemos decir que es muy característico. Sus personajes, principalmente el protagonista, está prácticamente mejor definido por cómo se dibuja que por cómo se describe: Cara angulosa, adusta, mirada y gesto impertérrito… Estas características dibujadas por Brüno son las que identifican a Tyler Cross como un hombre frío, calculador, poco sociable y práctico. No solo es capaz de definir a los personajes con sus dibujos, sino también recrea de manera excelente los lugares y paisajes por donde transcurre la historia dotándoles de vida. Además, el color de Laurence Croix también es muy acertado, usando tonos más claros o más oscuros dependiendo del lugar en el que se encuentren, en el interior o el exterior, y dependiendo del momento del día en el que se ubiquen los hechos que se están narrando.

En cuanto a la edición, solo encuentro virtudes. Dibbuks ha sido quien ha publicado Tyler Cross: Río Bravo en formato cartoné a color de 19,5 x 27,5 cm. y 104 páginas a un precio de 18€. Además, algo que ha hecho que suba aún más la nota de este cómic es lo que nos encontramos al final del mismo. Primeramente veremos unos bocetos y después tendremos lo que posiblemente sean los extras más interesantes que me he encontrado hasta ahora en un cómic. En primer lugar, Fabien Nury menciona bajo el título El juego de las referencias, todas las referencias al cine y a novelas negras que se hacen en este cómic de forma voluntaria o involuntaria, mostrándonos detalles tan curiosos, entre muchos otros, como la amalgama de personajes en los que está inspirado el protagonista del cómic, Tyler Cross. Tras esto, veremos un making of con alguna de las escenas que han sido replanteadas, redibujadas o eliminadas. Por último se nos mostrará una serie de portadas con Tyler Cross y otros personajes de la obra como protagonistas, dibujados por Cyril Pedrosa, Sylvain Vaillée, Pierre Alary y Richard Guérineau.

Sin duda, Tyler Cross: Río Bravo, es un cómic imprescindible para que engrose un lugar en nuestras bibliotecas.

[review]

Tyler Cross: Río Bravo

TYLER CROSS: RÍO BRAVO

Tyler Cross llega a España, el éxitoso cómic con más de 35.000 ejemplares vendidos y cuatro premios en tan solo seis meses.

Años 50. Tyler Cross es un gánster de sangre fría que, acumulando las desgracias, acaba errando por el desierto con una bolsa llena de droga. Su camino le lleva al pueblo tejano de Black Rock donde reina sin rival la familia Pragg. La bella Stella está a punto de casarse, el viejo Joe se ahoga en su rencor, el sheriff Pragg sospecha de Tyler, quien está atrapado en este nido de serpientes y sin un duro. El enfrentamiento entre el pistolero solitario y el clan está a punto de estallar.

Tyler Cross es una oda a la cultura pulp, las pelis del oeste o las novelas hard boiled. El homenaje al cine es omnipresente: Tarantino, Sergio Leone, Peckinpah o los hermanos Coen vienen a la mente. Los autores han sabido utilizar los códigos clásicos y tradicionales de las obras de género modernizándolos para crear un álbum de ritmo trepidante, balazos y suspense. Un principio explosivo para una serie que deja marcas.

Las páginas finales de nuestra edición desvelarán el camerino de la creación de este álbum con los trabajos preliminares de Brüno y la lista de inspiraciones de Nury, así como los homenajes de los ilustradores amigos (Pedrosa, Vallée, Alary y Guérineau).

Fan de Rocky, Superman y, en definitiva, el buen cine, tanto moderno como clásico. Disfruto con un buen libro así como leyendo a Mark Waid o a Alan Moore y viendo dibujar a Alex Ross o los Romita entre otros. También disfruto con videojuegos tanto actuales como de antaño con las consolas de 8 y 16 bits y me entusiasman las series tipo sitcom o de ciencia ficción. @GigioPoloux

2 Comentarios

¡No te vayas sin comentar!