‘La Gran Guerra’, de Joe Sacco

‘La Gran Guerra’, de Joe Sacco

A lo largo de la historia ha habido innumerables guerras, pero solo ha existido una a la que se ha denominado como ‘La Gran Guerra’: la Primera Guerra Mundial. La crueldad que se dio en esta no se había visto reflejada hasta ese momento en ninguna otra, saldándose con casi 40 millones de muertos.

Este año, en el que se cumple el centenario de su inicio, el sello Reservoir Books de la editorial Penguin Random House publica en nuestro país el cómic ‘La Gran Guerra’, del periodista Joe Sacco. Alejándose del estilo que había ido mostrando el autor en sus obras anteriores, en esta ocasión decide crear una obra diferente a lo habitual: un cómic de más de siete metros de longitud.

La creación de este se remonta a una fría noche en la bahía de Nueva York, cuando el autor hablaba con un amigo sobre la posibilidad de retratar el horizonte de Manhattan en una sola ilustración, algo que tiempo después haría Matteo Pericoli en su obra de 2001. Años después de aquella charla, se le propuso en firme la realización de una gran lámina a modo de panorámica, pero en lugar de plasmar algo tan ‘frío’ como una ciudad, el emplazamiento elegido fue la Batalla del Somme, que comenzó el 1 de julio de 1916.

‘La Gran Guerra’, de Joe Sacco

En el primer día de este enfrentamiento, el Ejército Británico sufrió 57.740 bajas, de las que casi 20.000 fueron mortales. Estas altas cifras la convirtieron en el combate más sangriento de la historia británica. Pero no solo los aliados padecieron heridos, ya que para el Ejército Alemán el número de víctimas también fue alto. La batalla, en la que lucharon británicos y franceses contra las tropas del Eje, se saldó con más de un millón de bajas, de las que 300.000 fueron mortales.

Estas cifras, unidas a la evolución del conflicto, llevaron a Sacco ha decidir contar qué es lo que ocurrió aquel primer día de batalla junto al río Somme en Francia. Dejando a un lado el reporterismo en primera persona que había venido constituyendo desde hace años, el autor se embarcó en un trabajo de profunda documentación, aunque como comenta en el prólogo, nos muestra la batalla desde la perspectiva británica, ya que lógicamente está más familiarizado con la lengua inglesa a la hora de buscar información. Tras pasar innumerables horas en museos y leyendo sobre la historia de la Primera Guerra Mundial, Sacco decide ilustrar ese primer día como si de un tapiz medieval se tratara, de hecho comenta que una fuente de inspiración fue el tapiz de Bayeux bordado en el siglo XI, donde a lo largo de casi 70 metros se cuenta la invasión normanda a Inglaterra.

‘La Gran Guerra’, de Joe Sacco

Así, nada más abrir la primera página, observamos al general Douglas Haig (única persona nombrada en toda la obra), al que apodaron como ‘El Carnicero del Somme’, yendo a rezar como cada domingo al Refugio de la Iglesia Escocesa. Tras esto vamos viendo el paso del tiempo como si de una ilustración que cobra vida por sí misma se tratara. Los ejércitos se van preparando, la guerra comienza y la oscuridad se cierne sobre el campo de batalla. Sacco logra sumergir al lector en Somme, haciendo que este vea cómo pasa ante sus ojos aquel primer día que supuso uno de los enfrentamientos más largos y sangrientos de la Primera Guerra Mundial.

La panorámica carece de texto o bocadillos, de hecho no los necesita. Las imágenes hablan por sí solas y consiguen ilustrar perfectamente lo que va ocurriendo en cada lámina. Aun así, junto al volumen se incluye un folleto de 16 páginas que contiene un ensayo sobre la Batalla de Somme, realizado por el historiador Adam Hochschild, y las anotaciones de Joe Sacco sobre las 24 láminas que componen ‘La Gran Guerra’. Esto nos permite disfrutar aún más de esta interesantísima obra.

La edición de Reservoir Books es sublime: encontramos una robusta caja que incluye en su interior ‘La Gran Guerra’ con cubiertas cartoné y el folleto ya comentado. Lo más importante en una obra de esta índole es que tanto la calidad del papel como la de sus cubiertas sea excelente, permitiendo así que esta perdure, algo que la editorial consigue notablemente. El precio recomendado es de 23,90€, una cifra más que correcta para un ‘cómic’ de esta envergadura (7,23 metros).

‘La Gran Guerra’, de Joe Sacco

Joe Sacco nació en Malta en 1960, aunque en la actualidad reside en Portland, Oregon. En 1988 decide recorrer el mundo y publica sus vivencias en el cómic ‘El fin de la guerra’. En 1996 recibe el premio American Book Awards por su obra ‘Palestina: en la franja de Gaza’, donde cuenta sus dos meses de vivencia dentro del Territorio Palestino. Cuatro años después, en el 2000, publica ‘Gorazde: zona protegida’, un cómic en el que cuenta la guerra civil en Bosnia Oriental y por el que se le otorga el galardón Guggenheim Fellowship. En 2003 continúa este trabajo con la publicación de ‘El Medidador’, centrándose nuevamente en el conflicto de la antigua Yugoslavia.

En el año 2006 recopila varias historias sobre ‘rock and roll’ en su obra ‘But I Like It’, continuando con un trabajo sobre los refugiados chechenos, ‘Chechen War, Chechen Women’. Después de esto, su último trabajo antes de embaucarse en ‘La Gran Guerra’ fue ‘Notas al pie de Gaza’, donde reconstruyó una matanza de civiles palestinos ocurrida en 1956 que no había sido difundida por ningún medio de comunicación hasta aquel entonces.

[review]

‘La Gran Guerra’, de Joe Sacco

Este libro muestra los acontecimientos del 1 de julio de 1916, cuando Gran Bretaña y Francia comenzaron La Batalla del Somme.

Este libro muestra los acontecimientos del 1 de julio de 1916, cuando Gran Bretaña y Francia comenzaron La Batalla del Somme. Ese día, unos 20.000 soldados británicos murieron – 10.000 de ellos en la primera hora – y otros 40.000 resultaron heridos. La Batalla del Somme ha llegado a personificar la locura de la Primera Guerra Mundial y de la guerra moderna en general.

Los dibujos serán exactos y contundentes, y representarán distintos momentos de la batalla. No habrá palabras pero sí explicaciones de cada viñeta. El dibujo será crudo, real. El ojo del lector tendrá que viajar de un lado a otro, como si de una película bélica en blanco y negro se tratara, para poder contemplar cada momento: desde su inicio hasta el final. Desde los gloriosos generales, hasta el momento terrible de recontar los muertos.

1 Comentario

¡No te vayas sin comentar!