Los Inmortales de Meluha (Trilogía de Shiva 1)

los inmortales de meluha ecc edicionesEl libro que hoy me dispongo a reseñar forma parte de una de las 3 nuevas colecciones de narrativa de ECC ediciones, que repasamos en este artículo hace ya unas semanas. Tengo que decir que cuando empecé este primer libro de la colección Alter Ego no sabía como tomármelo. En general no suelo ser muy amigo de los best-sellers: sí, se leen muy deprisa y todo va sobre raíles para que el lector no se pierda, pero a la vez suele faltarles algo de miga y el nivel narrativo no suele ser muy alto. A menudo están muy mascados para apelar a un público que no está acostumbrado a leer. El problema es que este no es un best-seller al estilo Dan Brown. Estamos hablando de una novela editada originalmente en inglés en la India, con una temática que apela a ese público de manera especial, lo que explicaría el éxito de ventas. Al fin y al cabo, una novelización sobre el origen de uno de los dioses más queridos del hinduismo como es Shiva puede ser todo un éxito en esa zona, pero aquí el tema nos resulta bastante ajeno. Sí, la lectura se sigue con facilidad y las tramas son sencillas, pero a la vez tenemos un texto cargado de términos indios, que al principio nos resultarán un poco confusos, pero que poco a poco irán resultando parte normal de la lectura. Sin importar mucho lo que fuera en su país de origen, aquí Los Inmortales de Meluha es más una novela de aventuras con tintes fantásticos/seudohistóricos que otra cosa.

La novela empieza con Shiva, líder de la pequeña tribu de los gunas, que han sido invitados a formar parte de la gran nación de Meluha. Shiva, harto de las guerras territoriales con las tribus rivales, decide que lo mejor será aceptar la propuesta de los meluhanos y marcharse con todo su pueblo a formar parte de una sociedad superior. Este imperio, gobernado por los suryavanshis, tiene que aguantar ataques terroristas cada vez más frecuentes de los chandravanshis, sus enemigos, que se han aliado con los naga, humanos deformes y temibles en combate. Para deshacerse de sus enemigos, los suryavanshis siguen buscando al legendario NeelKanth (cuello azul) que surgirá de una tribu extranjera. No es difícil de adivinar que Shiva será este salvador esperado y que pronto se encontrará con un destino mucho más grande de lo que jamás se hubiera imaginado.

Una de las cosas que más me ha gustado de esta obra ha sido precisamente lo diferente que resulta desde un punto de vista occidental. El autor introduce conceptos e ideas que nos resultan de lo más raros constantemente. Desde el funcionamiento de las sociedades, pasando por la medicina o las creencias hasta el carácter mismo de los personajes, todo tiene ese carácter exótico al que el autor no renuncia en absoluto. Supongo que para el público indio todo debe resultar más natural, pero para mí ha sido todo un shock cultural bien recibido. En algunos momentos, tengo que reconocerlo, me sentía en una película de Bollywood, sobre todo en los momentos referentes al amor o al baile (sí, al baile, elemento vital de la cultura india). En otros, por contra, no podía evitar levantar la ceja ante la mención de, por ejemplo, los radicales libres en una novela ambientada en la India de hace 4000 años.

Amish Tripathi
Amish Tripathi

Para muchas cosas se nota que esta es la novela de un debutante. Amish Tripathi, el autor, deja demasiado obvios algunos elementos de la trama y hace que algunas escenas suenen demasiado forzadas. Afortunadamente, a medida que avanza el libro y deja de tener que explicarnos cómo funciona todo y se puede centrar en la historia que nos quiere contar, el nivel narrativo mejora considerablemente, llegando a una parte final muy interesante (aunque el cliffhanger no sea especialmente memorable). Hay que hacer un esfuerzo por recordar que Los Inmortales de Meluha sirve de introducción a otros dos libros de la trilogía de Shiva, en los que veremos cómo se desarrolla en su totalidad la historia que nos quiere relatar.

En la parte de las descripciones, tanto de personajes como de lugares, es donde se nota más ese toque best-seller del que hablaba. Aunque nos imaginamos los escenarios con suficiente riqueza, tenemos que poner mucho de nuestra parte para imaginarnos la arquitectura, la decoración o el ambiente de hace 4000 años. Algo parecido ocurre con los personajes, que tienden a ser algo planos, algo típico, por otra parte, de este tipo de obra de aventuras. El único que empieza a adquirir cierta profundidad es el mismo Shiva, que pasa de ser un observador llevado por las circunstancias a ser un protagonista mucho más sólido tirando hacia el final del libro. Por otro lado, la combinación y reinterpretación que hace Amish de los mitos hindúes da lugar a un mundo consistente, rico e interesante. Las escenas de combate se siguen bien y en general la experiencia lectora es satisfactoria.

La trilogía de Shiva
La trilogía de Shiva

Como ya se comentó en la presentación de la nueva narrativa de ECC ediciones, los derechos cinematográficos de esta obra ya se han vendido tanto para adaptarla en Bollywood como en Hollywood. Esto es un indicativo de la buena recepción que ha tenido la novela ya no solo en India sino también en el resto del mundo. Y yo, después de haber leído Los Inmortales de Meluha, lo entiendo. La verdad es que, si queréis una novela de aventuras novedosa y con tintes fantásticos, esta es una opción fantástica. Amish consigue mezlcar la exuberante mitología hindú con su propia visión del mito de Shiva para traernos una obra de ficción rica y sorprendente.

Antes de acabar, haré un repaso a esta edición de ECC. Estamos ante una obra relativamente corta, de 330 páginas, publicada en tapa blanda sin solapas, lo que implica que tendremos que ir con cuidado al transportarla. El papel no está mal, en calidad, y los márgenes son aceptables. La letra quizás resulte algo pequeña para algunos, pero sin llegar al nivel de las obras de tapa blanda en inglés. Su precio, 18,95€, es un tanto elevado pero dentro de la media de lo que otras editoriales ofrecen por ese precio. En general, una edición correcta, que habrá que tratar con cuidado para que nos dure.

[review]

¡No te vayas sin comentar!