Reseña de Escuadrón Supremo

escuadron supremo portadas
Hoy me gustaría dedicar unas líneas  a poner en alza una lectura que puede pasar desapercibida para muchos lectores de cómics, ya que no es demasiado conocida, todo y que ha pasado a ser una obra de culto. Esa lectura no es ni más ni menos que la de los dos tomos de la línea Marvel Gold que editó Panini hace unos años (muy acertadamente, a mi juicio) recopilando los doce números de la maxiserie que escribió en los ochenta el tristemente desaparecido Mark Gruenwald sobre el Escuadrón Supremo. La edición de Panini ( como decíamos en dos tomos, que podéis ver AQUÍ y AQUÍ) tiene un precio bastante razonable para el número de páginas que contiene (un total de 27.25 € por 368 páginas), teniendo en cuenta lo difícil que era de encontrar en España. Acompaña algunos extras interesantes, como los diseños originales de John Byrne, dibujante que en principio se iba a hacer cargo de ilustrar la maxiserie.

Antes de hablar del contenido del tomo, me gustaría poner en antecedentes, ya que el Escuadrón no es un grupo muy conocido entre los nuevos lectores. El Escuadrón Supremo es un grupo de superhéroes, al estilo de los Vengadores, pero que, a diferencia de estos, se encuentra ubicado en la Otra-Tierra del Universo Marvel, una tierra paralela en la que el Escuadrón es el único supergrupo que existe, en el cual se van integrando los héroes que van surgiendo. Su primera aparición se remonta al número 141 de Los Vengadores (aunque en el 70 de la misma aparecía el Escuadrón Siniestro, una copia malvada de algunos de los miembros del Escuadrón Supremo creada por el Gran Maestro), con lo que se puede advertir que es una formación muy veterana. Resulta llamativo que el primer contacto de los Héroes Más Poderosos de la Tierra fuera, de hecho, con el Escuadrón Siniestro (sin que se supiera entonces que eran dicha copia), porque eso provocó que en la portada del citado n.º 141 del Vol. I de Los Vengadores aparecieran con el nombre de Escuadrón Siniestro, aunque realmente se trataba del Escuadrón Supremo. Dicho número ha sido editado en España por Panini dentro de la línea Marvel Gold. Me abstengo de repasar ahora profusamente la trayectoria previa del grupo antes de la maxiserie, a lo que dedicaremos más abajo unas líneas, si bien en sus páginas se explica precisamente cómo ha llegado el grupo a la situación con la que arranca la serie.

Los Vengadores n.º 141, Vol. I
Los Vengadores n.º 141, Vol. I
No obstante, sí me gustaría hacer una última referencia de carácter general respecto al grupo en tanto en cuanto es una premisa para entender su especial ideosincrasia. El Escuadrón Supremo fue concebido como la “versión Marvel” de la Liga de la Justicia de DC ante la imposibilidad, por aquellas fechas, de hacer un verdadero cruce entre ambos grupos. Así se aprecia si analizamos a sus miembros, pudiendo trazarse la siguiente correspondencia:Hyperion_I_001

Hyperión – Superman : Hyperión es el líder del grupo y el miembro más poderoso, es alienígena y fue criado por una pareja de terrestres. Vuela, es virtualmente invulnerable y superfuerte, entre otras habilidades.Amphibian

Anfibio – Aquaman : Su propio nombre indica las características de este singular miembro del Escuadrón; puede hablar con criaturas marinas, respirar bajo el agua y es superfuerte.
440px-DrSpectrum28Earth-71229_Head
Dr. Espectro – Green Lantern : Otro parecido más que obvio. Mientras que Green Lantern (en cualquiera de sus encarnaciones) posee un anillo capaz de formar construcciones de energía que responden a su voluntad, el Dr. Espectro tiene un “prisma de poder” que le permite generar constructos similares a los de Green Lantern.
whizzer-1-1
Zumbador – Flash : Ambos son los velocistas en sus respectivos grupos. Como anécdota, puede señalarse que el Zumbador también cuenta con una versión en el Universo Marvel tradicional, que durante un tiempo se pensó que era el padre biológico de Mercurio y la Bruja Escarlata.320420-168427-nighthawk_super
Halcón Nocturno – Batman : Ambos son hombres ricos que carecen de poderes y basan su aportación a su grupo en su agilidad, habilidad y astucia. Al igual que el Zumbador, hay una versión en la Tierra 666 de Marvel, que ha formado parte de Los Defensores en distintas encarnaciones del grupo.497283-ga5_large
Arquero Dorado – Green Arrow : No podía faltar la figura del arquero en un grupo como el Escuadrón, tradicional en formaciones similares, tanto en la Liga como en los Vengadores (Ojo de Halcón).
Power_Princess_by_Paul_Ryan

Princesa Poder – Wonder Woman : Si bien en otros personajes las similitudes son meramente referidas a sus habilidades, en el caso de la Princesa Poder y la Amazona de DC hay algo más en común que tener superfuerza, volar, ser invulnerables y tener un objeto único proveniente de su pueblo (Zarda -su nombre de pila-, tiene un escudo indestructible y parcialmente transparente y Wonder Woman tiene su lazo); también comparten el haberse criado en una sociedad más avanzada y apartada de la humanidad (Wonder Woman con las Amazonas y Zarda en una sociedad creada por los Kree llamada “Utopía”) y haber sido enviadas al “mundo de los hombres” como emisarias de su pueblo.

Arcana Jones
Arcana Jones

Además también hay un obvio parecido entre Águila Azul y Hawkman, entre Lady Alondra y Canario Negro, entre Arcana y Zatanna, Nuke y Firestorm quedando un poco más difuso el parecido de Tomb Thumb (que aparece en la portada del segundo tomo), quizá con Oberón y El Átomo.

En cualquier caso y prácticamente hasta poco antes de esta maxiserie, el Escuadrón era una mera mala copia de héroes con mucho más carisma. Sin embargo, al sustituir Steve Englehart a Roy Thomas (el creador del Escuadrón) al frente de la cabecera de Los Vengadores, éste decidió darles un claro contenido diferenciador en un arco agrumental que definiría al Escuadrón como algo más . Lo que Englehart hizo fue dar una base a este grupo, creando una “continuidad” propia de la Otra-Tierra y sobre todo, un carácter diferenciador (aunque poco explotado) a cada miembro del grupo. En todo caso, no dejaban de ser un supergrupo secundario respecto de Los Vengadores, titulares de la cabecera en la que aparecía el Escuadrón.

187624-66754-skylark_super
Lady Alondra

Siguiendo esa misma línea, Jean-Marc DeMatteis, en mi opinión, uno de los mejores guionistas de su tiempo (autor de obras maestras como La Última Cacería de Kraven o la Liga de la Justicia que firmó junto a Giffen y Maguire) introdujo una línea argumental en la colección de Los Defensores en la cual el Escuadrón era dominado mentalmente por un poderoso alienígena llamado Mente Suprema para convertirse en el ejército superpoderoso de unos Estados Unidos presididos por Halcón Nocturno (que en su identidad de Kyle Richmond había llegado a ser Presidente) , quién también había sido manipulado por Mente Suprema, con la intención de dominar el mundo (recordemos que, en su mundo, el Escuadrón es el único grupo de héroes del mundo y no hay héroes solitarios). La intervención de Los Defensores fue crucial, pero se contó desde la perspectiva de éstos, sin profundizar en las consecuencias que acarrea que, esta vez, de cara al público, los culpables de la situación fueran los miembros del Escuadrón Supremo.

Es precisamente en este interesante punto en el que arranca la maxiserie guionizada por Mark Gruenwald. En un mundo destruido por el Escuadrón, donde la hambruna y la inestabilidad política, el mayor supergrupo de la historia de la Tierra (Otra-Tierra, desde nuestra óptica) tiene la inmensa tarea de plantearse cómo sacar al mundo de esta situación.

supreme-power-águila-azul
Águila Azul

Decíamos más arriba que el Escuadrón Supremo nació como una mera imitación de la Liga de la Justicia de América con el único propósito de enfrentarlos a los Vengadores y otros supergrupos del Universo Marvel casi siempre bajo el pretexto del control mental. Es el difunto Mark Gruenwald quién un buen día decide que esta formación es la ideal para contar una gran historia que precisa, para asegurar su impacto, un uso libre de sus protagonistas, sin las ataduras a las que se hubiera enfrentado de haber narrado esta misma historia con Los Vengadores.

Gruenwald se propone poner a prueba el ideal superheroico propio de los cómics pijameros colocando a los mejores (y únicos) héroes de la Tierra en la tesitura de tener que salvar al mundo de una situación de auténtico caos (con hambrunas y guerras) que, además, ellos mismos han causado. ¿Cómo enfrentarán esta situación? ¿serán sus decisiones correctas?. Las respuestas, unas líneas más abajo.

A partir de aquí puede haber spoilers

squad1El Escuadrón Supremo se encuentra en su momento más bajo. La Tierra está sumida en el caos como consecuencia de la tiranía a la que sometieron a la humanidad mientras estaban bajo el control de Mente Suprema; además, su antaño glorioso satélite (que, al igual que a la Liga de la Justicia, les servía de  base de operaciones) se está desmoronando en dirección a la Tierra sin remedio alguno. Es en este preciso punto donde arranca la historia que nos narran los tomos, con un Escuadrón en decadencia, con los uniformes rotos, fracasando en su intento de salvar el satélite. Tras esto, el grupo se reune y , ante la situación, decide, a propuesta de la Princesa Poder, tomar las riendas de los Estados Unidos de América de forma temporal para estabilizar el país y llevarlo a las más altas cotas de prosperidad y civilización nunca vistas. Para ello, pretenden poner en marcha el llamado “Proyecto Utopía”, basado en la concepción del mundo que tiene la raza de la Princesa Poder; se pretende erradicar el hambre, la pobreza, las armas, la enfermedad e incluso la mismísima muerte. Mark Gruenwald nos cuenta todo el proceso relativo a este proyecto a lo largo de la miniserie, desde sus comienzos ilusionantes a los problemas que surgen en su desarrollo, precisamente para que el lector valore cada paso que da el Escuadrón en su afán de controlarlo todo por el bien de la humanidad. Es por tanto una historia muy humana, pese a que sus protagonistas sean precisamente “supremos”. La relación con el poder y el uso que de él puede hacerse pone de manifiesto lo falibles que somos los humanos y por extensión, los superhumanos , no exentos de nuestros propios defectos.small_Escuadron.Supremo.(02de10).[CRG].By.Legard_13_0001Ahora bien, ¿cómo contar una historia humana con unos personajes tan esterotipados y planos?. La respuesta es obvia, haciéndolos tridimensionales.

En el primer número, el hábil guionista hace todo lo necesario para que captemos la profundidad del Escuadrón y el mundo en el que vive. Así, nos muestra que el grupo tiene un pasado (la Agencia Dorada, en correspondencia con la Sociedad de la Justicia de DC) y que los tiempos han cambiado desde entonces. En pocas páginas esboza con habilidad y maestría el carácter y personalidad de los principales integrantes del Escuadrón : la seguridad en sí mismo de Hyperión; la superioridad moral de Zarda; la frivolidad del Dr. Espectro; la inseguridad de Zumbador o la firme oposición de Halcón Nocturno al proyecto Utopía, alegando que controlar al mundo, aunque sea para mejorarlo, es acabar con la libertad del pueblo americano. Una vez que Mark Gruenwald consigue que nos olvidemos por completo de todo lo leído antes sobre el Escuadrón y tengamos una visión panorámica de la situación, establece el conflicto que supondrá la trama principal de la maxiserie: el conflicto entre el Escuadrón y Halcón Nocturno, siendo un claro precursor del dilema planteado en Civil War : sometimiento en virtud de un bien mayor vs. libertad. No obstante, este es el trasfondo en el que transcurre la historia, pero no es el único mensaje que nos transmitirá esta obra, que aprovecha la ocasión para explorar los defectos más humanos, como la frustración por el amor no correspondido, los celos, o sencillamente el ansia de tener una vida mejor a cualquier precio, fijándolos en algunos miembros del Escuadrón que servirán de ejemplos ilustrativos.

La aparición de la “máquina conductual”, que permite alterar el comportamiento de los criminales para convertirlos en buenas personas le permite a Gruenwald explorar más y mejor que Mark Millar en Civil War el eterno debate entre seguridad y libertad con argumentos más poderosos y contundentes para ambos lados, sin caer en el error de darle a uno la razón moral (el lado Anti-Registro en CW era cláramente “el bueno”, ya que el de Iron Man no sólo clona a Thor a traición, encierra héroes en la Zona Negativa y contrata supervillanos, sino que se carga a un héroe del otro bando).Nueva imagen3Es conveniente señalar que quizá es precisa un poco de paciencia en su lectura, ya que hay alguna parte hacia el último tercio de la historia que le falta ritmo, pero merece la pena totalmente por su glorioso final. Y sí, digo bien, glorioso. Si bien la mayoría de las ocasiones las buenas historias se disfrutan a lo largo del viaje la maxiserie del Escuadrón consigue no sólo sorprenderte como lector en su final, sino dar con ello sentido a todo lo leído anteriormente.En cuanto al apartado gráfico, la verdad es que no hay mucho que decir. La tarea de Bob Hall y Paul Ryan es bastante irregular. aunque los interesantes aportes de John Buscema suben el nivel. Es cierto que el potencial de este cómic no radica en su apartado visual, si bien es simplemente correcto la mayoría de las ocasiones.

En resumen, podemos decir que este Escuadrón Supremo es una obra redonda donde podeis encontrar personajes con algo que decir, una historia que plantea dilemas para que el lector (que no el guionista) valore con intensidad y un final apoteósico que pone a las claras las consecuencias de todo lo anterior. Una verdadera joya no demasiado conocida por lectores que no sean veteranos.

[review]

1 Comentario

  1. Solo añadir que a esta obra le siguió una novela gráfica llamada “la muerte de un universo” en la que narravan el qué paso despues de toda esta batalla, como acaba el Centurion Escarlata o porqué el Escuadron anda perdido entre universos en sus posteriores apariciones.

    Lo malo del escuadron supremo es que al ser una mera parodia de la JLA no les pueden dar mucho carisma (solo hay que ver el ridículo de sus uniformes, feos incluso para el mundo superheroico) ya que de lo contrario podrían terminar haciendo la competencia a los propios vengadores, lo cual seria ridículo.

    Yo personalmente me declaro fan del al maxiserie de Gruenwald porque te permite vr una liga de la justicia haciendo cosas fuera de la misma.

    Demasiado carismáticos como para darles mucha continuidad….

¡No te vayas sin comentar!